MEDELLÍN, COLOMBIA, SURAMERICA No. 251 AGOSTO DEL AÑO 2019 ISNN 0124-4388 elpulso@sanvicentefundacion.com

Voces tras el lanzamiento del acuerdo de punto final

Por: Redacción EL PULSO
elpulso@sanvicentefundacion.com

Para el Ministro de Salud, Juan Pablo Uribe Restrepo, el acuerdo de punto final es una gran oportunidad para que, reconociendo y saldando una deuda histórica acumulada por años en el caso de los servicios por fuera de la UPC, ahora darle brillo, orgullo y capacidad de desarrollo a los servicios de salud en Colombia: “se va a fortalecer a nuestras EPS, e IPS públicas y privadas y así mejorar la capacidad de servir en todo el territorio; esa es la importancia del acuerdo de punto final que viene acompañado de reformas estructurales que requiere el sistema de salud para seguir con la cobertura universal; son reformas que harán más eficiente el gasto, más preventivos los modelos de atención, y con mayor oportunidad y satisfacción de toda la población”. Y afirma: “Ya arrancó el acuerdo de punto final en la salud en Colombia”.

Para algunos dirigentes del sistema de salud, como la doctora Carmen Elisa Torrenegra, de Gestarsalud, una de las causas de la magnitud de la deuda, se debe a la dispersión de las fuentes: “los pagadores inicialmente eran más de mil municipios, después más de 38 entes entre departamentos y distritos, y eso ha causado que como no todos tienen la misma capacidad financiera para responder por sus obligaciones, se colgaban, ahí comenzó la cadena de deudas”.

Precisamente la centralización de las fuentes de pago en el ADRES, es para la doctora Torrenegra un elemento para garantizar la no repetición: “con la centralización y todo organizado en la ADRES, se va a evitar que la situación se repita, ahora bien, tenemos que garantizar eficiencia y efectividad en los tratamientos para que los recursos disponibles no entren a agotarse, hay que poner en práctica un modelo de atención basado en la prevención de la mano de los médicos generales que deben estar muy bien remunerados, y con especialistas disponibles en todo el país; ojalá que a través de telemedicina podamos apoyar el proceso para llegar a todas las zonas, pero hay que resolver el acceso efectivo a los lugares más alejados del país.

Otra inquietud que a bordeado el acuerdo se refiere a la posibilidad de las EPS de acceder a créditos en la banca comercial para saldar la deuda corriente. Frente al tema la doctora Torrenegra indicó que ya se viene haciendo: “nuestras organizaciones se están endeudando para resolver carteras que no nos pagaban, lo que pasa hoy es que teníamos unas carteras por cobrar que hoy nos van a empezar a pagar desde los departamentos y eso va a posibilitar que la necesidad de recursos por arte de las EPS sea menor. Pero además la banca pueda tener más credibilidad en las EPS como deudor, ya que podremos garantizar un endeudamiento que no lleve al traste las condiciones de habilitación” y agregó: “creo que si vamos a contemplar el endeudamiento, obviamente priorizando el recaudo y la dinamización del pago de lo no POS y recibir los recursos de manera efectiva, lo que falte, se buscará en endeudamiento o capitalización”.

Una solución esperada

Para el Director General del Hospital Pablo Tobón Uribe, Andrés Aguirre Martínez, el anunciado por el gobierno nacional es un acuerdo que tiene cosas positivas: una inyección de recursos de alrededor de seis billones de pesos, una centralización de pago de los servicios por fuera del Plan de Beneficios, una concurrencia entre gobierno nacional y los entes territoriales para el pago de la deuda con los hospitales, pero que debe ser entendido como un punto de inicio: “aunque es un acuerdo de punto final esto nos compromete a ser muy responsables en mejorar la calidad de los servicios, tal vez la gente no piensa que lo que más ahorra costos y sufrimientos innecesarios es trabajar en la calidad, y esto debe ser un reinicio para que todos los agentes del sistema pensemos en las responsabilidades que nos asisten para que las personas y las comunidades, que finalmente son el propósito del sistema, vean beneficios claros en todo el paquete de medidas”.

El doctor Aguirre también tiene muy claro que luego de 25 años del SGSSS aún faltan aspectos del sistema por madurar. “Habrá que sentarnos y eso tiene que ser iniciativa de Ministerio, sentar a los agentes, porque el sistema hay que madurarlo, se ganó en cobertura y universalidad del acceso, pero al sistema hay que darle mejores herramientas de evaluación del riesgo, de atención primaria y tenemos, sin dejar de pensar en los recursos, que hablar de otros temas que un sistema más adulto lo va a permitir”.

“Asistimos al envejecimiento de la población, lo muestra el censo 2018, y esto reta a los sistemas a pensar en los modos como le llegamos a las personas que ya tienen un riesgo materializado; si bien hay que hablar de lo que se conoce en salud como la prevención primaria que es muy importante, pero también hay que pensar que vamos a hacer con el hipertenso y el diabético, porque por mucha prevención que hagamos, este tipo de situaciones no se pueden evitar al 100 por ciento, pero si tienen que ser manejadas de la mejor manera, de tal forma que las personas no deterioren su salud y los sistemas puedan ser más eficientes en su atención. Hay que cambiar el lenguaje, no todo es susceptible de mejora continua, el telégrafo cumplió su ciclo y desapareció, ahora está el correo electrónico. Hay cosas donde hay que innovar y transformar la prestación de los servicios de salud, y este es un momento para pensar en eso” concluyó el doctor Aguirre.

Un acuerdo bajo el ojo de la Supersalud

Para el Superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizabal Ángel, el acuerdo le va a permitir a Colombia que los recursos lleguen con mayor oportunidad y desatrancar una deuda histórica del estado, pero los demás actores también deberán poner de su parte: “las gobernaciones deben aportar al pago de la deuda con el régimen subsidiado y se necesita también la capitalización de las EPS, porque no toda la deuda es del estado, y aquí hay una responsabilidad compartida. Este inicio le va a permitir al país tener salud con oportunidad y calidad, y a mí como superintendente me corresponderá vigilar que los acuerdos se cumplan y que no sigan los abusos.


Dirección Comercial

Diana Cecilia Arbeláez Gómez

Tel: (4) 516 74 43

Tel: (4) 516 74 43

Cel: 3017547479

diana.arbelaez@sanvicentefundacion.com