MEDELLÍN, COLOMBIA, SURAMERICA No. 251 AGOSTO DEL AÑO 2019 ISNN 0124-4388 elpulso@sanvicentefundacion.com

El Hospital San Vicente Fundación inaugurará Clínica de Falla Cardíaca

Por: Daniel Correa Parra
elpulso@sanvicentefundacion.com

La Clínica de Falla Cardíaca es el proceso especializado del Hospital San Vicente Fundación.

La importancia clínica está en que “la estancia de los pacientes de falla cardíaca con descompensaciones es muy alta y porque la población con este tipo de patología es muy grande, y en estos momentos no hay una manera de optimizar el manejo médico”, explicó, Astrid Natalia Jaramillo Cataño, cardióloga especialista en falla cardíaca y líder de la clínica.

El programa está compuesto por dos servicios principales: consulta de falla cardíaca y el ‘Hospital de día’ que muy posiblemente en un futuro cercano se complementen con tele medicina: “la idea es que la clínica sea la matriz para conectarse con diferentes servicios como: hospitalización, urgencias, UCI y en el futuro atención primaria”, expresó la doctora Jaramillo.

El objetivo de las clínicas de falla cardíaca es lograr un manejo óptimo y rápido en la atención; de no ser inmediata la intervención, la cardióloga asegura que los pacientes se van diluyendo, se van perdiendo, se quedan con medicina interna, las estancias son prolongadas y reingresan a menudo.

Bajo estos principios, el ‘Hospital de día’ es indispensable y uno de los puntos claves de la clínica, puesto que es un espacio parecido a urgencias, pero donde se aplican tratamientos puntuales, sin tener que pasar por el triaje, el ingreso por urgencias o esperar una interconsulta. Allí se atenderán pacientes que ya están en el programa de falla cardíaca que necesitan un tratamiento específico; especialmente se les aplicaría medicamentos venosos y se les realizaría una evaluación rápida cuando se descompensan, para que el paciente se pueda ir para su casa ese mismo día o venga periódicamente para poderlo compensar y así ahorrar su hospitalización”, apuntó.

La población objeto de la clínica son los pacientes con insuficiencia cardíaca con fracción de eyección reducida (pacientes que no tienen la capacidad de bombear) que necesiten hospitalización y que no tengan un manejo médico óptimo.

De acuerdo con la cardióloga, la intención es captarlos en hospitalización, por consulta externa, desde su clínica de atención primaria, medicina interna o en cardiología clínica. Los principales síntomas para identificar a un paciente de falla cardíaca son: asfixia e hinchamiento.

Los pacientes con falla se tratarán principalmente con manejo médico, es decir: “con medicamentos que van aumentando o disminuyendo según las condiciones de los pacientes y con dispositivos como el desfibrilador que cumple la función de evitar muertes por arritmias”.

Según la doctora Jaramillo, también se atenderán pacientes con hipertensión pulmonar, debido a que es una enfermedad grave de la parte derecha del corazón y que se asocia mucho a la falla cardíaca. Generalmente estas dos enfermedades van unidas y la clínica permite un manejo integral de ambas.

“Los pacientes deben llevar una vida activa y aumentar el ejercicio para que sea más fácil controlar factores de riesgo que llevan a una falla cardíaca como: la presión arterial, la diabetes, el colesterol y el sobrepeso”, expresó.

Para la atención y manejo integral, la clínica cuenta con: dos cardiólogos, una cardióloga especialista en falla cardíaca y una enfermera entrenada en falla; además cuentan con el apoyo de fisioterapia, nutrición, trabajo social y farmacia.

Un aspecto primordial, es el papel de la enfermera, pues es la base del programa, ya que por medio de ayudas didácticas y charlas, educa y evalúa a los pacientes en cada visita a consulta médica y de enfermería, para así ayudarles a que se apropien de su enfermedad y de un estilo de vida adecuado.

Por otro lado, la diferencia de esta clínica de falla con otras similares, consiste en que la del Hospital Universitario San Vicente Fundación busca articular el manejo de los pacientes según su necesidad en los diferentes niveles de atención: “la intención es trabajar de la mano con el primer y segundo nivel, para que ellos manejen a los pacientes cuando estén estables y nos los remitan solo cuando se descompensen” explicó la doctora Jaramillo.

Según la cardióloga, los niveles van a ser determinados según la gravedad de la enfermedad y de los síntomas, y la red del paciente. Igualmente afirma que el programa busca integrar y articular, y explicó que: “si un paciente vive en un pueblo cercano, la idea es integrar al médico de allá para que el paciente no se esté desplazando”.

Y en este campo yace también una función educadora de la Clínica de Falla Cardíaca del Hospital, los médicos que van a tratar a estos pacientes por fuera, contarán con formación y solución a todo tipo de dudas, para que puedan manejarlos cuando estén estables y sean capaces de identificar las inestabilidades efectivamente.

Asimismo, afirma que: “así podemos liberar la carga asistencial y dedicarnos a los pacientes más enfermos, para que en el primer y segundo nivel puedan manejar a los menos graves de manera continua y que nosotros seamos un apoyo para ellos”.

El principal reto de la clínica es cambiar el paradigma de la atención, puesto que se piensa que solo el cardiólogo puede atender a este tipo de pacientes: “la intención es darles a los médicos de atención primaria el conocimiento y la confianza para que puedan manejarlos e identificar las complicaciones tempranamente”, concluyó.


Dirección Comercial

Diana Cecilia Arbeláez Gómez

Tel: (4) 516 74 43

Tel: (4) 516 74 43

Cel: 3017547479

diana.arbelaez@sanvicentefundacion.com