MEDELLÍN, COLOMBIA, SURAMERICA No. 251 AGOSTO DEL AÑO 2019 ISNN 0124-4388 elpulso@sanvicentefundacion.com

A propósito del Rey León: algunas reflexiones sobre liderazgo

Por: Abraham Chams Anturi, Director Unidad Funcional Materno Infantil de San Vicente Fundación. Profesor Asociado de la Sección de Cirugía y Urología Pediátrica, Universidad de Antioquia.
elpulso@sanvicentefundacion.com

Han pasado 25 años desde que por primera vez Disney llevo al cine este clásico (1994), ahora nuevamente en cartelera (2019). Evoca muchos recuerdos del pasado y trae a mi memoria muchos de mis sueños de juventud, cursaba algo así como tercer semestre, el tipo de película que vas a ver sin que sepan en la “U” porque es de niños. Un cuarto de siglo después voy a su estreno con mis hijos de 9 y 7 años, y rememoro hermosas escenas y recuerdo frases que me hacen llorar.

El Rey León es una película animada producida por Walt Disney Feature Animation. Es la trigésima segunda cinta en la serie Walt Disney Animated Classics y se realizó en un período conocido como el Renacimiento de Disney. Realizada a mano y en 2D originalmente y relanzada en 3D en 2011, la crítica premió su música, argumento y animación, ganando dos premios Oscar y un Globo de Oro como mejor película comedia o musical. Llevada al teatro y traducida a múltiples idiomas, es un clásico del séptimo arte contemporáneo.

Quiero traer a reflexión algunas frases de la película que pueden servir para las nuevas generaciones y para todas las profesiones, la gran mayoría de estas del padre de Simba, el rey Mufasa y otras muy rescatables del resto de personajes.

Mufasa: “Todo lo que toca la luz... es nuestro reino. Pero el tiempo de un rey como gobernante se eleva y cae como el sol. Un día, el sol se pondrá en mi tiempo aquí, y se levantará contigo como el nuevo rey.”

El tiempo pasa, ningún cargo es eterno, no debemos competir con las nuevas generaciones, debemos formarlas y ayudarlas a crecer. No hay mayor orgullo como líder que formar en valores a tu equipo de trabajo, que uno de ellos continúe el relevo, llegue a la meta. Todo lo que toca la luz es tu responsabilidad, desde lo más pequeño a lo más grande. Se tú la Luz.

Mufasa: “En todo lo que ves, existe en un delicado equilibrio. Mientras que otros buscan lo que pueden tomar, un verdadero rey busca lo que puede dar.”

Un verdadero líder mantiene la serenidad, sabe hacia dónde va, su seguridad no depende de cargo sino de la autoridad que le da el camino recorrido. Hay dos formas de liderazgo, la primera la que se sirve de los demás (un depredador, un carnívoro, caníbal), la segunda forma es el que sirve a los demás (un verdadero líder, un verdadero Rey), se hace alimento. Un pedacito de Pan.

Mufasa: “Mira las estrellas, los grandes reyes nos miran desde esas estrellas... Y yo también lo haré.” Todos recibimos algo y la verdadera inmanencia es entregar a las nuevas generaciones un mundo mejor, solo el deber cumplido nos permite trascender, llegar más lejos, tocar el cielo. El verdadero Rey sabe que más allá hay siempre vida, esperanza, un mañana, por eso no teme a la muerte. “El León de Judá ha vencido”

Scar: “La vida, no es justa, ¿o lo es mi pequeña amiga? Mientras que algunos nacen para festejar, otros pasan sus vidas en la oscuridad... pidiendo sobras.”

Solo los fracasados toman decisiones basados en el miedo, los malos líderes se conforman con la carroña, no se atreven a entrar más profundo en el bosque, en bogar mar adentro. Son envidiosos, traicionan, acusan, pero en lo más profundo tienen temor, se niegan a soltar la orilla. La vida es justa, da a cada cual lo que se merece.

Rafiki: “¿Quién eres?” - Simba: “No soy nadie.” - Rafiki: “Todo el mundo es alguien. Así que vuelvo a preguntar, ¿quién eres?” - Simba: “Soy Simba, hijo de Mufasa.”

Un verdadero líder sabe quién es, no es su cargo, no es su título, no es su cuenta bancaria ni su físico, esta es la fuente del miedo. Un verdadero Rey sabe de dónde viene y hacia dónde va, tiene un punto de partida y uno de llegada, tiene una dirección y un sentido, sentido de vida. Es el capitán de su vida y puede conducir a los demás a mejores pastos y aguas seguras, da la vida por la manada. ¿De quién eres hijo?, Yo si lo sé.

Timon: “Repite después de mí, Hakuna Matata”

Hakuna Matata es una frase del idioma swahili o suajili, lengua hablada en el este de África. La expresión Hakuna significa “no hay”, y la expresión matata significa “problemas”. Por lo tanto, la frase significa literalmente “no hay problema”, “todo está bien” o “no te preocupes, sé feliz”.

En la cinta de Disney es una expresión egoísta, no te preocupes por la realidad de los demás, mientras nosotros estemos bien no hay problema. Muchas personas siguen este fácil camino, mientras yo esté bien todo está bien, evitamos el dolor de los demás, sacamos excusas estúpidas para calmar la conciencia, callamos la voz interior con el canto “todo está bien mientras yo esté bien”. Qué tal si me acerco, si decido tocar el dolor de los demás, que tal si me hago prójimo del otro.

Quiero cerrar estas reflexiones y nuevamente citaré algunas ideas de Adela Cortina en: “La ética, ¿para qué sirve realmente?”

-Un verdadero líder es un profesional que educa con calidad, forma ciudadanos y personas justas, que compartan valores en una sociedad pluralista y democrática. Igualdad de oportunidades, capacidades básicas, la solidaridad en que nos apoyamos los seres vulnerables.

-Dios impone una misión a cada persona, el líder tiene una vocación, debe ejercerla sin intereses egoístas, sino para servir a la sociedad, servir a una tarea que le trasciende.

Ya es tarde y debo dormir, quiero soñar que algún día tendré la majestad de mi Padre, el verdadero Rey.


Dirección Comercial

Diana Cecilia Arbeláez Gómez

Tel: (4) 516 74 43

Tel: (4) 516 74 43

Cel: 3017547479

diana.arbelaez@sanvicentefundacion.com