MEDELLÍN, COLOMBIA, SURAMERICA No. 250 JULIO DEL AÑO 2019 ISNN 0124-4388 elpulso@sanvicentefundacion.com

Borrador de reglamentación de ley de residentes no deja a nadie contento

Por: Redacción EL PULSO
elpulso@sanvicentefundacion.com

La normativa que fue considerada un logro en la comunidad médica colombiana es ahora un nuevo dolor de cabeza, el borrador de resolución para reglamentar la Ley 1917 de 2018 (Ley de residencias médicas) presentado hace pocas semanas por el Ministerio de Salud y Protección Social deja muchas dudas, insisten especialistas de diferentes sectores.

Los hospitales universitarios están en desacuerdo, especialmente, con dos asuntos: el primero tiene que ver con que el proyecto de Resolución dice que el apoyo de sostenimiento educativo de los internos (3 salarios mínimos mensuales vigentes), que son los estudiantes de especializaciones que prestan sus servicios en hospitales mientras aprenden, serán pagados por la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (Adres), sin embargo, la “puesta en marcha del Sistema Nacional de Residencias Médicas estará sujeta a la disponibilidad presupuestal de cada vigencia”.

Para Julio César Castellanos, director del Hospital Universitario San Ignacio, una apuesta como esta no puede depender de la asignación presupuestal que se le dé al Adres cada año, teniendo en cuenta que para cada vigencia el presupuesto del Ministerio de Salud va en descenso. “¿Qué va a pasar en el momento en el que digan que no hay dinero?”, cuestionó.

En ese mismo sentido, la Asociación Nacional de Internos y Residentes (Anir) y la Federación Médica Colombiana entregaron un concepto al Ministerio de Salud en el que explicaron que “el artículo 8 de la Ley de Residencias establece taxativamente las fuentes de financiación, por lo cual no hay lugar a dubitación sobre la posibilidad de obtener los recursos. A su vez, el artículo 13 de la misma ley fija un término de 3 años como límite para dar totalmente cumplimiento a la norma, por lo cual, imponer restricciones al cumplimiento con criterios subjetivos como ‘disponibilidad presupuestal’ en lugar de priorizar la implementación, podría derivar en el incumplimiento del mandato legal y el desuso del Sistema de Residencias Médicas”.

Juliana Moreno Ladino, presidenta de la Asociación Nacional de Internos y Residentes, anotó que “el Ministerio de Salud atendiendo a sus deberes constitucionales y legales, debe proceder a priorizar la implementación integral del Sistema de Residencias Médicas, como parte del avance en calidad e idoneidad del Sistema General de Seguridad Social en Salud como acción afirmativa para la garantía del Derecho Fundamental a la Salud en Colombia”.

El segundo asunto que preocupa a los hospitales es que deberán crear un sistema de información muy robusto con las funciones de los residentes médicos en sus sitios de práctica, lo que para Castellanos es muy difícil de documentar, además de costoso, ya que la mayoría de las actividades que realizan los internos está vigilada y supervisada por los especialistas de planta. “Crear ese sistema y pagar a personal administrativo para que entregue la información al nivel de detalle que se pide, puede acarrear nuevos costos que deberán ser trasladados en las tarifas del servicio”, anotó el director.

Moreno Ladino cree que esto no será tan problemático, pues desde el Ministerio de Salud le aseguraron que saldrá una cartilla que explicará qué cosas deben reportarse, cómo y cuándo, para que la labor de los residentes, los hospitales y las universidades sea más sencilla.

Horarios y beneficios

El borrador de resolución dice en su capítulo 7, literal h, que los residentes tendrán derecho a “desarrollar su práctica con sujeción a los turnos establecidos por la Institución de Educación Superior por un término no superior a las 12 horas por turno y 66 horas por semana, salvo en los casos de emergencia... Estos turnos deberán incluir las actividades académicas de prestación de servicios de salud e investigativas”.

Para la presidenta de Anir no queda claro a qué se refiere la norma con “casos de emergencia”, ya que cuando se habla del servicio de salud todo puede ser considerado como tal, por lo que podría estar poniéndose en hombros de los internos la responsabilidad de turnos más pesados, como viene ocurriendo ahora y que, de por sí, con la misma ley son superiores a los que labora cualquier trabajador en Colombia (48 horas semanales) o que terminen limitando su acceso a información e investigación.

“Con la redacción de este artículo las IPS estarían habilitadas para aumentar los turnos todos los días, porque situaciones que pongan en peligro la vida e integridad de la persona, son eventos que suceden y presenciamos todos los días cuando ejecutamos nuestros servicios”, dijo Moreno Ladino.

Por lo que Anir y la Federación Médica Colombiana propusieron moderar el literal h así: “Desarrollar su práctica con sujeción a los turnos establecidos por la Institución de Educación Superior por un término no superior a las 12 horas por turno y 66 horas por semana, salvo en los casos de emergencia, previa decisión motivada de la Institución Prestadora de Servicios de Salud y de la Institución de Educación Superior, y de presentarse, el residente tendrá derecho a descansar el día siguiente”.

Y para hacer un mejor seguimiento del cumplimiento de esos turnos, las agremiaciones pidieron que las IPS debieran llenar un documento, cada día, en el que expresaran horarios de entrada y de salida de los internos o residentes, horas dedicadas al servicio médico, horas académicas y horas de investigación, con indicación de si son diurnas o nocturnas.

Por otro lado, los residentes tendrán el derecho a estar afiliado a los sistemas de seguridad social en salud y riesgos laborales durante el término que dure su práctica formativa, por parte de la Institución de Educación Superior, sin embargo, la afiliación al sistema pensional será voluntario de cada residente y a su propia cuenta, lo que para Anir no es bueno, ya que en las precarias condiciones económicas de los residentes la opción más fácil será no cotizar a la pensión y dejar el inicio de la historia laboral para cuando termine la especialización, hasta cinco años después de iniciada.

Además, a Moreno le preocupa que si los residentes no cotizan al sistema pensional nadie se haga cargo de sus “salarios” cuando haya lugar a incapacidades de más de 180 días, “no queda claro quién asume ese pago”.

El silencio del Ministerio de Educación

Anir y la Federación, aunque están en desacuerdo con gran parte del borrador presentado por el Ministerio de Salud celebraron la celeridad de la entidad para avanzar con la reglamentación, cosa que no pueden decir de la cartera de Educación.

“En la Ley quedó establecido que Anir y la Federación Médica Colombiana seríamos veedores en todo el proceso de reglamentación e implementación y hasta ahora nunca hemos sido convocados por el Ministerio de Educación para avanzar en la reglamentación de todo lo que tiene que ver con las instituciones de educación superior, aunque se supone que tienen hasta este mes de julio para sacar la resolución”, explicó Carolina Corcho, vicepresidenta de la Federación.

Y es que la tarea que tiene el Ministerio de Educación no es sencilla: debe reglamentar el cobro de matrículas para especializaciones médicas quirúrgicas y ordenar los pagos de los parafiscales para los residentes. Es decir, la Adres pagará las retribuciones mensuales pero las universidades pagarán las cotizaciones a salud y al sistema de riesgos profesionales.

Por eso, la Asociación Colombiana de Facultades de Medicina (Ascofame) también entregó un concepto al Ministerio de Salud sobre su borrador de resolución, pero no quiso hacerlo público.

Carlos Palacio, decano de Medicina de la Universidad de Antioquia, aseguró que la Facultad hizo parte del equipo que formuló el concepto con “muchas apreciaciones sobre asuntos que se pueden mejorar en la resolución”.

Ascofame indicó que no hará público su concepto hasta que haya primero un diálogo fluido con los ministerios.


Dirección Comercial

Diana Cecilia Arbeláez Gómez

Tel: (4) 516 74 43

Tel: (4) 516 74 43

Cel: 3017547479

diana.arbelaez@sanvicentefundacion.com