MEDELLÍN, COLOMBIA, SURAMERICA No. 249 JUNIO DEL AÑO 2019 ISNN 0124-4388 elpulso@sanvicentefundacion.com

La esencia de MAITE

Por: Redacción EL PULSO
elpulso@sanvicentefundacion.com

MAITE trae ocho líneas de acción con las que se pretende que permitan las condiciones de salud de la población a través de acciones coordinadas entre los agentes del sistema de salud y de otros sistemas, así como de las comunidades, todo bajo el liderazgo del ente territorial que tendría como función identificar prioridades y establecer acciones que se deben hacer operativas a través de acuerdos interinstitucionales y comunitarios. En esta figura el papel del Ministerio de salud, sería solo de “acompañamiento y facilitación”.

En cuanto al aseguramiento, este continúa con sus mismas funciones: afiliación de la población, gestión de riesgo financiero y en salud, representación del usuario ante los demás agentes del sistema. Dentro de sus Acciones específicas se señalan la coordinación, monitoreo y ajuste de todas las acciones intencionales y planificadas dentro de cada grupo de riesgo. Se hace énfasis en el trabajo en PyP al indicar: “Las intervenciones están dirigidas a anticiparse en la ocurrencia de los eventos de interés en salud pública, controlar los riesgos para la salud del individuo, la familia y la comunidad, prevenir las enfermedades y los traumatismos, así como la discapacidad ocasionada por la enfermedad”. Como aspecto interesante se indica que las EPS deberán “Disminuir las barreras administrativas para el acceso”. Y se les ordena desarrollar mecanismos para dar respuesta oportuna, acciones para garantizar la cobertura universal, mecanismos para garantizarla y para la afiliación automática de poblaciones vulnerables.

Para MAITE la Gestión Integral del Riesgo en Salud consiste en la identificación de los grupos de riesgo y sus características, la implementación y adaptación de las Rutas Integrales de Atención en Salud -RIAS-, el seguimiento de cohortes, la aplicación de modelos predictivos de riesgo, la efectividad de los procesos de servicio, y los mecanismos de interacción entre la entidad territorial, las EPS y la red, así como la interoperabilidad de la información entre los agentes.

Salud Pública

La definición consignada en MAITE para salud pública señala que esta es el conjunto de políticas que buscan garantizar, de manera integrada, la salud de la población por medio de acciones de salubridad, individuales y colectivas, realizadas bajo la rectoría del Estado.

Igual que lo consignado para la mayoría de las líneas, MAITE define las acciones de la salud pública de manera general y ampliamente conocidas: “Comprende temas de promoción de la salud y prevención de la enfermedad, vigilancia en salud pública, gestión del conocimiento en salud. Se desarrollarán acciones para las prioridades identificadas”, y plantea como prioridades: el consumo de sustancias psicoactivas, el VIH SIDA, y Cáncer (especial atención a cáncer de mama, cuello uterino, estómago y próstata).

Los grupos de riesgo priorizados en MAITE son: personas con hipertensión arterial y diabetes mellitus, la malaria, dengue, tuberculosis y lepra, la salud mental con especial atención en depresión; salud de la mujer, población infantil con especial atención a la desnutrición; la salud ambiental, las condiciones del agua y del aire, la accidentalidad vial y por primera vez se plantea una política para el asbesto. La herramienta principal para la implementación de las acciones de salud pública son las RIAS.

Plan Decenal de Salud Pública 2012 – 2021

Por primera vez desde el inicio del actual mandato, la cartera de salud hace alusión al Plan Decenal de Salud vigente, y que por fechas le corresponderá evaluar y dejar sentadas las bases para el siguiente periodo. Sin embargo frente al tema MAITE se limita a recordar los objetivos: avanzar hacia la garantía del goce efectivo del derecho a la salud, mejorar las condiciones de vida para modificar de manera positiva la situación de salud y disminuyen la carga de enfermedad existente, y mantener cero tolerancia frente a la mortalidad, la morbilidad y la discapacidad evitable, y agrega que los Planes territoriales de Salud deberán incluir las acciones que den cuenta de la implementación del Modelo de Acción Integral Territorial.

Prestación de Servicios

Dentro de los elementos relacionados con la prestación de servicios, se destaca la importancia dada al Análisis de Situación en Salud –ASIS- para determinar la suficiencia de la oferta. En cuanto a la conformación de las redes integrales de prestadores de servicios de salud, estas deberán organizarse de acuerdo con las necesidades de los territorios, lo que o resulta novedosos por cuanto esa ha sido la solicitud eterna en este tema, sin embargo es en cuanto a su habilitación donde aparece un elemento nuevo y es que se incluye a la Superintendencia Nacional de Salud en la verificación del mantenimiento de las condiciones de habilitación por parte de las EPS, con lo que se insiste en que sean las aseguradoras quienes organicen las anheladas RISS.

Talento Humano en Salud

Si bien el nuevo modelo de atención señala directamente que el talento humano debe ser dignificado, no se detectan acciones específicas por parte del gobierno ni del sistema para hacerlo ya que los elementos propuestos no pasan de las generalidades obvias y en ninguna parte se plantea como se financiará. Dice MAITE que se debe: fortalecer las capacidades institucionales y las competencias del talento humano en salud para la APS centrada en las personas, familias y comunidades, respondiendo mejor a las necesidades en salud de la población. Fortalecer la formación territorial y regional. Desarrollar incentivos efectivos basados en gestión por competencias, dignificación del talento humano en salud y cierre de brechas en cuanto a calidad y suficiencia y distribución del personal de salud. Fortalecer los procesos de investigación y gestión de la información y el conocimiento del talento humano en salud.

Lo curioso es que en vez der asumir compromisos y responsabilidades directas, el ministerio llama a una “concertación nacional, regional y territorial” entre todos los actores para lograr entre otros asuntos reorientar los currículos, implementar acciones de formación continua, promover la autorregulación y el desarrollo de investigaciones, planear la gestión del talento humano a través de los Comités Intersectoriales de Talento Humano en Salud Regionales y Territoriales. En cuanto al servicio social obligatorio se propone su fortalecimiento generando incentivos y acuerdos para la reubicación y creación de nuevas plazas en las ESE con mayor de necesidad, sin embargo, ¿con qué recursos?

Financiamiento

Este punto, crucial para el cumplimiento de las propuestas de MAITE, en la visión de los analistas se queda completamente flojo, dice la Resolución: “Las acciones e inversiones realizadas para la implementación de los componentes del Modelo de Atención Integral en Salud se articularán en la implementación del Modelo de Acción Integral Territorial para garantizar con la sostenibilidad del mismo, a saber: Generar capacidad y eficiencia en los procesos presupuestales en las Entidades Territoriales a través de la articulación de las secretarías territoriales de salud y de hacienda, o quienes hagan sus veces.Mejorar los instrumentos de ejecución y seguimiento de los recursos destinados a salud pública y oferta, atendiendo las necesidades particulares del territorio. Optimización de la operación del aseguramiento a través del giro directo en los Regímenes subsidiado y contributivo. Modelo de seguimiento a la ejecución de los recursos de salud pública a través del análisis de la ejecución de cuentas maestras y fondos locales de salud.

Enfoque Diferencial

Las tres últimas líneas de MAITE abordan la necesidad de un enfoque diferencial en la medida que se reconoce que hay poblaciones con características particulares en razón de su edad, género, etnia, condición de discapacidad y víctimas de la violencia, para las cuales el sistema ofrecerá especiales garantías para eliminar las situaciones de discriminación y marginación. En este orden de ideas se plantea incluso la toma de acciones afirmativas frente a los grupos más vulnerables de la sociedad.

En cuanto a la articulación intersectorial se reconoce también la necesidad de abordar la salud como producto social más allá de los límites del sector, para lo que se deberán desarrollar acciones conjuntas tanto comunitarias, sectoriales, intersectoriales y transectoriales en la formulación de las políticas públicas. Para esto se propone construir agendas locales o territoriales de salud que incluyan objetivos comunes que permitan articular acciones.

Finalmente la gobernanza se supone debe fundamentarse en la participación de la sociedad civil con un rol de rectoría a cargo del gobierno con todos los agentes del Sistema de Salud. El camino incluye realizar consensos y procesos de toma de decisiones participativos, fortalecer la autoridad sanitaria local, aclarar competencias, roles y funciones de los agentes del sistema, monitorear las acciones, rendición de cuentas.


Dirección Comercial

Diana Cecilia Arbeláez Gómez

Tel: (4) 516 74 43

Tel: (4) 516 74 43

Cel: 3017547479

diana.arbelaez@sanvicentefundacion.com