MEDELLÍN, COLOMBIA, SURAMERICA No. 249 JUNIO DEL AÑO 2019 ISNN 0124-4388 elpulso@sanvicentefundacion.com

¿Será el pesimismo, cuestión de enfoque?

Por: Julián H. Ramírez Urrea, MD, MSc; Médico internista, Hospital Universitario San Vicente Fundación. Jefe del Departamento de Medicina Interna, Universidad de Antioquia.
elpulso@sanvicentefundacion.com

“Quien conserva la facultad de ver la belleza, no envejece”
Franz Kafka

Seguro que usted ha tenido la experiencia de estar al lado de una persona caracterizada por ser un “profeta de la desgracia”. Alguien al que parecen encantarle las malas noticias y que asegura, padecerá todo lo desfavorable que se anuncia en distintos medios de comunicación, así algunos de estos eventos sean falsos.

Los pesimistas están convencidos que no vale la pena emprender ningún proyecto nuevo porque nunca existirá un tiempo favorable. No se atreven a zarpar porque se imaginan naufragando antes que su barco inicie el periplo. Por eso mismo, ni se aventuran ni permiten que otros lo hagan, tildándolos de insensatos, utópicos e ingenuos. En conclusión: son individuos tóxicos que insuflan miedo y angustia a cualquier buena idea o iniciativa.

Es muy fácil caer en la fosa de la desesperanza. No hay que hacer ningún esfuerzo por salir de allí. Basta solo con cerrar los ojos y sumirse en tenebrosas pesadillas, repitiéndose a sí mismo: “todo tiempo pasado fue mejor” y “todo está perdido”.

No estamos tratando de afirmar que no existan el sufrimiento ni las realidades dolorosas. Pero sí es bien importante recoger todas las evidencias y contrastar las distintas manifestaciones de la vida… no hay que fiarse solo de nuestras propias percepciones y experiencias pues hay que escuchar también a aquellos que han hecho grandes conquistas en su vida y han sido felices, aún en arduas circunstancias.

El pesimismo es cuestión de enfoque porque la realidad no es sólo una: existen muchas realidades y el juicio del observador depende hacia cuál de ellas está mirando con mayor intensidad. Si se concentra solo en mirar las cosas negativas, tendrá la percepción que el mundo es en todo su conjunto, algo malo y peligroso. Pero no es así: también existen muchas realidades llenas de bondad, virtud y heroísmo que nos rodean a diario y que no son sino suaves manifestaciones de la vida… porque muchas veces, lo bonito de la vida sucede con poco ruido y hay que esforzarse realmente para notarlo.

Los seres optimistas activan su creatividad, buscando las mejores alternativas ante las situaciones y siempre terminan ganando en cualquier evento, porque saben que los retos y dificultades son fuentes de aprendizaje. Ser optimista es ser espiritual porque se es capaz de trascender las visiones inmediatas y fáciles de la desgracia y la pena.

Si usted está sano y respira y todavía tiene algún motivo para reír y celebrar, aunque no lo crea, es feliz en este preciso y precioso instante.


Dirección Comercial

Diana Cecilia Arbeláez Gómez

Tel: (4) 516 74 43

Tel: (4) 516 74 43

Cel: 3017547479

diana.arbelaez@sanvicentefundacion.com