MEDELLÍN, COLOMBIA, SURAMERICA No. 252 SEPTIEMBRE DEL AÑO 2019 ISNN 0124-4388 elpulso@sanvicentefundacion.com

Informe de la Defensoría: un insumo desaprovechado

Por: Redacción EL PULSO
elpulso@sanvicentefundacion.com

El país se ha acostumbrado a que de manera periódica los entes de control publiquen informes, alertas, comunicados y otros documentos que en el mejor de los casos ocupan titulares de prensa durante algunos días, alertan a la sociedad varias semanas, y después pasan a ser archivos consultados por académicos y analistas, sin que sus contenidos produzcan los correctivos necesarios para solucionar las situaciones allí denunciadas. Y es precisamente eso lo que ha sucedido con los estudios que cada año publica la Defensoría del Pueblo como seguimiento al comportamiento de la tutela en Colombia.

El informe más reciente de la entidad: “La tutela y los derechos a la salud y la seguridad social 2018” mostró que en el país cada 34 segundos se interpone una tutela por alguna violación al derecho a la salud, y lo que puede resultar más preocupante aun es que la cifra de 207.734 acciones presentadas en 2018 es la cantidad más alta en la historia de Colombia desde la constitución de 1991, lo que en otras palabras muestra que a pesar del paso de los años, y de los perfeccionamientos que debería haber tenido el sistema, miles de ciudadanos continúan necesitando una acción judicial como mecanismo para la protección efectiva de su derecho fundamental a la salud.

En esa medida, el informe de la Defensoría del Pueblo debería ser asumido por las autoridades y actores del sistema de salud como algo más allá de un registro estadístico, y ser entendido como el insumo que es para detectar falencias ya sean operativas o estructurales del SGSSS, y tomar medidas que permitan corregir las causas de las reclamaciones.

Y el camino de las medidas a tomar lo define en forma clara la misma Defensoría: “la situación de la salud en Colombia sigue presentando problemas que impiden la materialización del derecho fundamental a la salud. Es así como aún persisten las amenazas y vulneraciones a los derechos de los ciudadanos que acceden a los servicios de salud, la falta de capacidad resolutiva de los diferentes actores, la no garantía de los beneficios contemplados en el Plan de Beneficios de Salud (PBS), la falta de oportunidad en la atención, entre otros. Estos problemas se reflejan en el número de quejas y tutelas que a diario se presentan en el país por la vulneración del derecho a la salud”.

Entendiendo entonces a la tutela como un indicador de solicitudes no atendidas dentro del sistema, resulta interesante observar que las cinco especialidades más tuteladas fueron en 2018: ortopedia, neurología, oncología, oftalmología y urología. Asimismo las tutelas por servicios de especialistas con mayor crecimiento porcentual fueron hepatología, otorrinolaringología, endocrinología, psicología y vascular, mientras que disminuyeron las especialidades de medicina interna, neurocirugía, reumatología, maxilofacial y nutricionista. En ortopedia las tutelas se presentan principalmente por citas con el especialista, cirugías y tratamientos médicos. En neurología, por citas especializadas de control y su consecuente tratamiento y en oncología, por falta de diagnóstico y tratamiento oportuno.

Y dice el informe: ”En el SGSSS, específicamente en el régimen contributivo, las frecuencias más altas fueron en ortopedia, neurología, oncología, oftalmología y urología, mientras que en el subsidiado las más frecuentes fueron neurología, ortopedia, oncología, oftalmología y urología. Cabe anotar que, en el régimen de excepción de las fuerzas militares y de policía, predominan las solicitudes por ortopedia y neurología en atención a la falta de especialistas”.

Otro componente del informe que resulta muy preocupante es que el porcentaje de solicitudes PBS en 2018 se incrementó al 81.33%, siendo la cifra más alta desde 2003 y la mayor en el régimen contributivo. Y recuerda la Defensoría: “Es importante tener en cuenta que las solicitudes PBS ya están financiadas por la UPC, motivo por el cual no se entiende su negación.

Según los resultados de 2018, del total de 377.386 solicitudes, el 81.33% (306.917) correspondieron a tecnologías en salud incluidas en el PBS, con un incremento del 32.16% con relación al año 2017. En general, las solicitudes para reclamar servicios de salud en los dos regímenes se incrementaron en 2,64 por ciento con relación a 2017, posiblemente, según el informe, como resultado de los aumentos en tratamientos y citas médicas especializadas principalmente; sin embargo se destaca la disminución de tutelas por medicamentos en un 20%.

En relación con los tratamientos, la tendencia es solicitar de manera integral los servicios de salud, especialmente aquellos relacionados con enfermedades de alto costo o crónicas, de conformidad a la Ley Estatutaria de Salud. “Las tecnologías más solicitadas en las tutelas de 2018 fueron los tratamientos, debido, sobre todo, a la integralidad de los mismos. Estas acciones tuvieron un incremento del 23.14% con relación a 2017.

En cuanto a las solicitudes de citas médicas especializadas, el principal motivo para tutelar fue la falta de oportunidad en la atención, que en ocasiones es superior al año. Lo que reconoce como grave la Defensoría: “Esta situación es preocupante si se tiene en cuenta que el acceso a especialistas implica continuidad de los tratamientos, administración de medicamentos, exámenes de laboratorio y procedimientos diagnósticos y quirúrgicos, lo cual en muchas ocasiones no se cumple y afecta la salud del paciente”.

“Con relación a las solicitudes PBS (o sea SI incluidas en el Plan de Beneficios) en cada uno de los servicios, los mayores porcentajes se encontraron en exámenes diagnósticos (99.18%) y en citas médicas especializadas (99.08%). Les siguen los tratamientos (97.34%), procedimientos quirúrgicos (95,9) y procedimientos diagnósticos (92.78%). En el régimen contributivo, las solicitudes de estos servicios disminuyeron en 9,04 por ciento con respecto a 2017 y los servicios más solicitados fueron los tratamientos (29.68%), seguidos de medicamentos (18.45%) y citas médicas especializadas (15.46%).

En el régimen subsidiado, las solicitudes de servicios médicos presentaron un incremento del 14.65% con respecto a 2017. Los servicios más solicitados fueron tratamientos (29%), medicamentos (20.08%) y citas médicas especializadas (17.07%). Las solicitudes de mayor incremento fueron las citas médicas especializadas (37.55%) y los tratamientos (34.92%), mientras que se observa disminución en prótesis, órtesis e insumos médicos, debido, en gran parte, a que varios insumos quedaron en el 2018 como exclusiones.

Si bien un argumento reiterado de las administradoras de planes de beneficios es que muchas tutelas corresponden a atención no incluídas, el informe de la Defensoría desmonta esta tesis: “El 83.19% de las solicitudes en el régimen contributivo son PBS, cifra superior a la observada en años anteriores En el subsidiado fue el 79.81%, cifra superior a la observada en el año 2017.

Las cifras se encuentran de manera oficial sobre la mesa, que se tomen acciones correctivas dependerá de otras instancias del estado, y que no se haga también debería ser objeto de inspección, vigilancia y control.


Dirección Comercial

Diana Cecilia Arbeláez Gómez

Tel: (4) 516 74 43

Tel: (4) 516 74 43

Cel: 3017547479

diana.arbelaez@sanvicentefundacion.com