MEDELLÍN, COLOMBIA, SURAMERICA No. 260 MAYO DEL AÑO 2020 ISNN 0124-4388 elpulso@sanvicentefundacion.com icono facebook icono twitter

Las EPS ¿un actor de espaldas a la pandemia?

Por: Redacción EL PULSO
elpulso@sanvicentefundacion.com

La pandemia del Covid-19 ha colocado en el centro de la atención del país y del mundo, la efectividad de los sistemas de salud, y en el caso de Colombia, desde los primeros decretos de la emergencia el gobierno nacional fue claro al asignar la gestión de la atención bajo la responsabilidad de las EPS, sin embargo pasados casi 60 días desde el primer caso confirmado de Covid-19, una pregunta ronda entre los ciudadanos, ¿Qué están haciendo las EPS frente a la pandemia? Y es natural que se lo pregunten por cuanto las atenciones en salud recaen es sobre los prestadores que reclaman a la vez la falta de unos recursos que se anuncian pero no fluyen, y por otro lado es el ministerio quien todos los días avisa nuevas normas, directrices y medidas, todo esto mientras las aseguradoras en salud no responden las líneas telefónicas, las filas para reclamar medicamentos son inmensas y cuando se hacen envíos domiciliarios, estos, si acaso llegan, lo hacen incompletos. Aunque también hay que reconocer que algunas EPS cumplen bien con su tarea.

El gobernador de Caldas, Luis Carlos Velásquez, es un ejemplo de la inconformidad de los mandatarios locales y de los ciudadanos en general, frente al accionar de las EPS. En las últimas semanas decidió emprender una firmatón para buscar el pago de las deudas que las aseguradoras tienen en el Eje Cafetero que ascienden a los 546 mil millones de pesos, de los cuales 194 mil corresponden al departamento de Caldas. Y su preocupación es similar a la manifestada por las IPS de toda Colombia: “nuestro temor es que las EPS, al no haber cancelado la cartera y no estar a la altura de las expectativas, los dineros que ha anunciado el gobierno no sean efectuados en los hospitales para subsanar la crisis del coronavirus”. Y agregó que el deseo es que los recursos que viene entregando el gobierno nacional vayan a la atención efectiva de la ciudadanía por medio de los hospitales.

Y es que como dice Luis Carlos Velásquez, la sensación generalizada es que las EPS no han estado a la altura de la atención que la gente necesita. “Vemos un ministro de salud, al cual yo le creo, pero siento que las EPS no le están copiando”. Y agregó “le suplicamos a las EPS que tengan caridad y el más mínimo sentido de solidaridad y le transfieran esos recursos al pueblo colombiano que lo está esperando, esta es la oportunidad para que demuestren que están a la altura de las expectativas de los colombianos ante esta situación”, e hizo un llamado: “es el momento de que se realice una reforma a la salud en Colombia”.

Las acciones de las EPS

Con el anuncio de la emergencia, la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (Acemi), presentaron lo que ellos denominaron el Plan Prioridad Mayor como estrategia para enfrentar el Covid-19. Allí se priorizan cuatro grupos de atenciones: personas mayores de 70 años, pacientes crónicos de todas las edades, mujeres gestantes y trabajadores de la salud. En su momento Acemi informó que la intención era trabajar unidos para “salir fortalecidos de esta crisis, y por eso hemos redoblado esfuerzos en los modelos de atención para reducir el riesgo. Nos reinventamos para cuidar y atender de mejor manera la salud de los usuarios”, indicó Gustavo Morales, Presidente del gremio.

Para cumplir esta meta se establecerían canales de atención prioritarios en tres áreas: teleconsulta y teleorientación, atención domiciliaria, y entrega de medicamentos a terceros y a domicilio. Con lo que según Morales, se buscaba realizar consultas y orientaciones en especialidades como medicina interna, cirugía general, ortopedia, dermatología, entre otras, para así disminuir la afluencia de pacientes vulnerables a los centros de salud. “Hemos ampliado la capacidad instalada de las unidades básicas de atención en nuestros canales telefónicos y web”.

La otra realidad

A pesar de lo básico que era el plan de las EPS, en la práctica sus fallas han sido tantas, tal vez por lo inesperada de la situación, que además de los reclamos de los usuarios, los entes de control han denunciado anomalías cada semana. La Registraduría Nacional, por ejemplo ,denunció que las EPS no estaban atendiendo bebés sin registro civil, lo que llevó al registrador Alexander Vega Rocha a enviar una comunicación al presidente Iván Duque expresando su preocupación. Esta barrera con los recién nacidos se presentó incluso desconociendo una reciente resolución, la 064 del pasado 20 de enero, que obliga a la atención sin el requisito del registro civil.

Por su parte la Personería de Bogotá informó filas de hasta seis cuadras y de cinco horas, en su mayoría conformadas por adultos mayores, para reclamar medicamentos en la capital, fenómeno que se ha repetido en la mayoría de las ciudades. Asimismo la Superintendencia Nacional de Salud encontró fallas en los portales web y canales de comunicación de las EPS con los usuarios luego de auditar sitios web: “el 10% de las líneas de atención siguen presentando dificultades en el acceso y no son atendidas oportunamente. Algunas solo responden entre las 11 y 12 del día, y ninguna contestó al 100% de los intentos realizados por el equipo auditor”, señaló la delegada para la Protección al Usuario de la Superintendencia de Salud, Marianella Sierra Saa a la Revista Semana.

Sin embargo tal vez lo más grave es que a pesar de los cuantiosos recursos girados por el gobierno nacional para atender la pandemia de Covid-19, y la conciencia de tener una deuda histórica con los prestadores que ronda los 20 billones de pesos, no se aproveche la oportunidad generada por la disminución en el número de atenciones ambulatorias y otras prestaciones, para abonar al pago y permitir así que hospitales y clínicas se preparen como es debido para atender a la población. Ante esta demostración de falta de solidaridad y de operar como un verdaero engranaje dentro del sistema, las EPS ante la pandemia parecen ser unos testigos silenciosos de la crisis sanitaria en el país.


EL PULSO como un aporte a la buena calidad de la información en momentos de contingencia, pública y pone a disposición de toda la comunidad, los enlaces donde se pueden consultar de manera expedita todo lo relacionado con el Covid-19-


Dirección Comercial

Diana Cecilia Arbeláez Gómez

Tel: (4) 516 74 43

Cel: 3017547479

diana.arbelaez@sanvicentefundacion.com