MEDELLÍN, COLOMBIA, SURAMERICA No. 264 SEPTIEMBRE DEL AÑO 2020 ISNN 0124-4388 elpulso@sanvicentefundacion.com icono facebook icono twitter

Ajustar la logística, clave para nueva fase de contención

elpulso@sanvicentefundacion.com

Al llegar al sexto mes de la presencia de la Covid-19 en Colombia, el país comienza una cuarta fase de mitigación donde el retorno pleno a la vida social y productiva, aunada a un mayor grado de responsabilidad social e individual, son las estrategias definidas desde el gobierno nacional para superar la que hasta ahora es la mayor amenaza sanitaria que ha tenido el planeta en lo corrido del siglo XXI.

Si bien cada fase ha traído sus prioridades, el actual momento es de una importancia fundamental para superar lo que se ha convertido en una epidemia con la que nos debemos acostumbrar a convivir durante mucho tiempo más. Y lo primero que se debe evitar es la falsa sensación de seguridad que ya flota en el ambiente, ocasionada por la percepción en muchas personas de que ya todo pasó, que el llamado al retorno a una “nueva normalidad” se limita a incluir el cubre bocas como un elemento nuevo de la moda.

La estrategia definida por el ministerio de salud para afrontar esta nueva fase, el Programa de pruebas, rastreo y aislamiento selectivo sostenible – PRASS – si bien responde a una metodología ya probada en muchos países, también implica la puesta en marcha de una logística que compromete a toda la sociedad. Quedarse en casa cuando se tiene algún síntoma de los ampliamente difundidos, no solo depende de la conciencia de cada individuo, sino también de la realidad de su entorno. Veamos.

En el caso de una persona que aún conserva un trabajo formal, avisar a su empleador que posiblemente está contagiado por Covid-19 le implica que su EPS le expida ya sea una incapacidad laboral, para la cual debe esperar la asignación de cita, elaboración de prueba, entrega de resultados, lo que hace que sea un proceso de por lo menos dos a tres semanas, tiempo durante el cual la ausencia del trabajo no podrá justificarse, y la opción de teletrabajo solo es posible para algunas actividades, otras definitivamente no, ¿qué pasa si nuestro ejemplo es el portero de una fábrica, pero además si por alguna razón el resultado al final es negativo, y la persona se abstuvo de ir a trabajar por ser consiente y seguir las recomendaciones de cuidado social, quien asume los dineros dejados de devengar?

En otro caso hipotético, pero muy posible, la persona tiene un trabajo informal, y si bien la estrategia contempla la entrega de un auxilio económico a la familia, condicionado al compromiso de quedarse en casa, el asunto acá pasa por la capacidad del estado para dar una respuesta oportuna, porque en plata blanca, en la mayoría de los hogares colombianos se vive del día a día, se trabaja hoy para comer mañana, como quedó demostrado en las primeras semanas de aislamiento en el mes de marzo, entonces la pregunta es, ¿será el estado capaz, y tiene la infraestructura logística y financiera para responder a las necesidades vitales de las personas al ritmo que ellas lo requieren?

El éxito del PRASS no radicará en su concepción sino en la capacidad logística del país para su implementación.

El otro elemento a considerar cuando se habla del retorno a una nueva realidad, es a cual realidad se quiere regresar. Porque en el caso del sistema de salud colombiano, es difícil pensar que se deba a lo mismo de antes.

Es fundamental aprovechar la coyuntura para que se repiensen las condiciones de un sistema que ha mostrado grandes debilidades desde hace años. La forma en que la pandemia destapó la crisis de los prestadores en el país debe ser el punto de partida para corregir la sostenibilidad de todos los actores del sistema, pero también para evaluar la suficiencia de los recursos de oferta, la centralización de la alta complejidad en pocas regiones, la articulación entre los integrantes del SGSSS, entre otras variables.


EL PULSO como un aporte a la buena calidad de la información en momentos de contingencia, pública y pone a disposición de toda la comunidad, los enlaces donde se pueden consultar de manera expedita todo lo relacionado con el Covid-19-


Dirección Comercial

Diana Cecilia Arbeláez Gómez

Tel: (4) 516 74 43

Cel: 3017547479

diana.arbelaez@sanvicentefundacion.com