MEDELLÍN, COLOMBIA, SURAMERICA No. 247 ABRIL DEL AÑO 2019 ISNN 0124-4388 elpulso@sanvicentefundacion.com

Y la salud de la salud ¿qué?

De: Redacción EL PULSO
elpulso@sanvicentefundacion.com

Parece una verdad de Perogrullo, y por lo tanto una tontería preguntarse ¿para qué sirve un sistema de salud? Pero a veces es necesario recordar conceptos básicos para saber si se avanza por el camino correcto o si es el momento de replantear, o por lo menos de tomar acciones que corrijan los problemas.

En las últimas semanas los colombianos hemos conocido cifras preocupantes en relación con la salud en el país. El Instituto Nacional de Salud, a pesar de la dificultad para señalar causalidades únicas, ha dicho que el número de muertes asociadas con la calidad del aire va en aumento, y si bien este es un fenómeno que puede catalogarse como mundial, si debe ser la alerta para que desde la política sanitaria se comience a observar con más cuidado el control de este tipo de determinantes externos que ocasionan muertes y enormes costos al sistema.

También nos hemos alertado con el anuncio del Instituto Nacional de Salud por las más de 40 muertes en lo corrido del año por dengue. Si bien sabemos la dificultad que implica controlar este tipo de problemas, y más cuando dependen tanto de procesos estacionarios y climáticos, vale la pena preguntarse ahora que el proyecto de Plan Nacional de Desarrollo recorta los recursos para salud pública, cómo harán los municipios para adelantar campañas y fumigaciones como estrategia preventiva. La verdad es que ciudades ricas en Colombia son pocas, o por lo menos con recursos amplios para la salud, y si estos se trasladan todos al aseguramiento será más difícil que la prevención y promoción puedan adelantarse en los territorios más alejados.

En el caso del cáncer las cifras continúan preocupando en aspectos como la baja sobrevida que se tiene en Colombia frente a otros países, según estudio publicado de manera reciente por el INS e incluso en un informe dado a conocer por la Organización Panamericana de ls Salud, pero lo más grave es cuando se conocen experiencias en el país como la de Cali donde simplemente con voluntad entre los actores se logran mejorar los resultados. Y no preocupa porque Cali haya encontrado la fórmula, sino porque la totalidad del resto del país no vaya en la misma dirección, y más cuando el elemento esencial para el éxito no parece ser tan difícil de alcanzar, la articulación entre estado, aseguradores y prestadores para trabajar unidos privilegiando la salud de los pacientes.

Y qué decir de las desigualdades en acceso y oportunidad entre las regiones. En Antioquia, y es solo un ejemplo, las diferencias entre los resultados en salud del Valle de Aburrá son abismales a veces con otras subregiones que se encuentran a pocas horas de distancia, y para que hablar de las más alejadas como Urabá o el Magdalena Medio. Y acá reaparece una de esas fallas de nuestro país, las leyes se quedan muchas veces en el papel, porque se supondría que el derecho fundamental a la salud debe operar en todo el territorio nacional y para todas las personas, pero estamos lejos de tener un sistema capaz de dar cumplimiento al mandato constitucional.

Y es precisamente ante este panorama que se esperaría que un Plan Nacional de Desarrollo plantee en profundidad soluciones a largo plazo, que establezca los principios para ir corrigiendo las desigualdades, que le dé al país las luces suficientes para tener un norte claro. Es claro que el actual gobierno tiene interés en abordar la salud como un tema importante en su administración y por lo tanto el llamado es que aún estamos a tiempo, faltan debates y los colombianos esperamos un poco más.


Dirección Comercial

Diana Cecilia Arbeláez Gómez

Tel: (4) 516 74 43

Tel: (4) 516 74 43

Cel: 3017547479

diana.arbelaez@sanvicentefundacion.com