MEDELLÍN, COLOMBIA, SURAMERICA No. 247 ABRIL DEL AÑO 2019 ISNN 0124-4388 elpulso@sanvicentefundacion.com

Corte Constitucional puso el ojo en la salud de Antioquia

De: Redacción EL PULSO
elpulso@sanvicentefundacion.com

Dos temas llamaron especialmente la atención de la Corte Constitucional para adelantar una visita especial y en pleno al departamento de Antioquia y conocer de primera mano el estado real de la situación de la salud en el departamento: el alto número de tutelas presentadas y las constantes denuncias sobre el hacinamiento y condiciones de salubridad de la población privada de la libertad. Así lo manifestó la magistrada Gloria Stella Ortiz Delgado en la audiencia especial llevada a cabo el 1 de abril en Medellín en el auditorio Fundadores de la Universidad Eafit y que también contó con la participación del Procurador General de la Nación Fernando Carrillo.

El calificado grupo de actores invitados a la jornada mostraron a los honorables magistrados cifras y testimonios que reflejan una realidad alejada de la creencia y voces oficiales que muestran a Antioquia como una región con un estado general, e indicadores, positivos en salud, pero el asunto se torna diferente cuando se analizan en detalle aspectos que la mayoría de las veces se camuflan dentro de las “grandes cifras” que en palabras de uno de los expositores, enmascaran la verdad.

En el caso de la población privada de la libertad, el panorama es deprimente: hacinamiento tanto en cárceles como en inspecciones y URI´s, malas condiciones y calidad en la alimentación con casos aberrantes como comida en mal estado, infecciones generalizadas que terminan afectando a miles de reclusos; si bien la prestación de servicios de salud parece haber mejorado, según palabras de los mismos representantes de los presos, continúan los problemas con la oportunidad en la entrega de medicamentos, y con el traslado de los reclusos a las citas extramurales.

Una mirada a la salud en Antioquia

Antioquia, y su capital Medellín, durante años han sido señalados como territorios donde los niveles de salud se pueden considerar de los mejores del país, al igual a lo que sucede con el Valle del Cauca y Bogotá, sin embargo, en la audiencia ante la Corte Constitucional lo que quedó en evidencia es que muchas veces las cifras generales camuflan grandes dificultades y de ahí que se justifique precisamente la preocupación de la Corte: ¿Por qué en Antioquia el número de tutelas es tan grande?

En aseguramiento en salud, el gran logro del sistema según el discurso oficial, Antioquia registra un 93,3%, un poco más de un punto por debajo del cálculo nacional, sin embargo el desglose muestra resultados no tan positivos. Seis subregiones de las nueve del departamento no alcanzan el 90 por ciento, e incluso algunas como el Magdalena Medio solo llega al 76.4 % o Urabá donde se registra un 79.14 %. Otra cifra que explicaría el número de tutelas, es que 3´370.000 personas, que representan el 54 % de la totalidad de afiliados se encuentran en EPS que no cumplen según la Supersalud, los indicadores financieros exigidos a estas entidades, y lo más grave, alrededor de 450 mil personas no tienen afiliación.

Las cifras, mostradas por el doctor Luis Alberto Martínez, coordinador de la Mesa Antioquia por la Transformación del Sistema de Salud, y basadas en información oficial, dejan ver una desigualdad por regiones como fenómeno que se ha denunciado para el resto del país, y donde si bien los números pueden cambiar, la realidad del sistema parece ser la misma.

Tomando la Razón de mortalidad materna como un trazador significativo, el doctor Martínez mostró como si bien el total del departamento para el año 2017 era de 27,3, mostrando un descenso desde 2010 cuando se registraba un 51,1, en otras subregiones como el occidente antioqueño se llaga al 162,7; y al analizar el año 2016, periodo en el cual se tienen cifras de todas las subregiones se observan datos como: Magdalena Medio: 75,0; Urabá: 97,1; Norte: 129,4; Suroeste: 82,4. Asimismo, y como se ha evidenciado en estudios similares y para todo el país, en Antioquia dicha Razón de mortalidad materna es significativamente mayor en la población que no se encuentra afiliada al SGSSS seguida de las mujeres del régimen subsidiado, y según el grado de educación las cifras aumentan en las mujeres sin ningún grado de educación, seguidas de quienes alcanzaron la primaria, y menor en quienes cuentan con educación superior.

El dato más desolador mostrado por el doctor Martínez hace referencia a que en el periodo entre 2004 y 2012 se presentaron 419 casos de fallecimientos catalogados como mortalidad materna, de los cuales 355 eran evitables.

Oferta pública en disminución

Si bien al momento de atender una patología el carácter privado o público de la institución que presta el servicio puede pasar a un segundo plano con tal de garantizar el cumplimiento del derecho a la salud, la realidad es que la mayoría del territorio colombiano, igual que en Antioquia, es mayoritariamente rural, y las poblaciones generalmente no superan los 20 habitantes. De ahí que la oferta pública se reviste de una especial importancia por cuanto cumple con el papel de atender las necesidades en salud de la población en los lugares donde las condiciones del mercado desalientan la inversión privada.

Por esta razón, el doctor Luis Alberto Martínez incluyó en su exposición ante la Corte Constitucional un análisis de la oferta en el departamento. En el periodo entre 2012 y 2018 la oferta de servicios en Antioquia según información de la Secretaria Seccional de Salud, pasó de 5.384 a 8.224, excluyendo a los profesionales independientes, las IPS privadas aumentaron de 904 a 1.141, en el mismo tiempo en cambio las ESE se redujeron de 133 a 123; en cuanto a la capacidad instalada resulta interesante observar que mientras los quirófanos bajaron de 403 a 395 y las salas de partos de 182 en el año 2012 a solo 153 en 2018, los servicios de ambulancia si crecieron desde 291 a 507 y las medicalizadas de 84 a 105, lo que para el doctor Martínez muestra que la inversión está determinada por las posibilidades de obtener ganancias y no de cubrir las necesidades de las personas.

En el caso de las camas la radiografía es aún más clara; mientras el total de camas aumentó en seis años de 9.933 a 10.089, al observar su distribución por tipos de servicios se presenta la misma tendencia en busca de la rentabilidad: las camas pediátricas bajaron de 1.293 en el año 2012 a 1.208 en 2018, las de obstetricia de 1.054 a 919, las de cuidado intermedio neonatal de 195 a 153, las de siquiatría de 580 a 555 y las de farmacodependencia de 675 a solo 292: El aumento en la totalidad se encuentra en mayor cantidad de camas de UCI y de cuidados intermedio adultos, así como de camas generales para adultos que pasaron de 5.045 a 5.578.

Pero además, la tendencia también se ha centrado en un crecimiento en la zona de Medellín y el Valle de Aburrá. El promedio de camas por mil habitantes en Colombia se encuentra en 1,4, en las Américas está en 2,4 y a nivel mundial en 3; sin embargo en Antioquia se registra 1,5 camas por cada mil habitantes, en el valle de Aburrá se supera el promedio nacional y se tienen 1,9 y en el Oriente Antioqueño 1,6; pero en subregiones como el suroeste es de apenas el 0,6, en el Magdalena Medio y Urabá es de 0,8 y en el norte de 0,7: Esta concentración, para el doctor Martínez ha producido una red centrípeta donde los pacientes deben desplazarse hacia la capital del departamento con los mayores costos y demás problemas que esto acarrea, pero además congestionando y muchas veces colapsando los servicios de urgencias y a los terceros niveles de complejidad.


Dirección Comercial

Diana Cecilia Arbeláez Gómez

Tel: (4) 516 74 43

Tel: (4) 516 74 43

Cel: 3017547479

diana.arbelaez@sanvicentefundacion.com