MEDELLÍN, COLOMBIA, SURAMERICA No. 247 ABRIL DEL AÑO 2019 ISNN 0124-4388 elpulso@sanvicentefundacion.com

¿Por qué creo?

Apuntes en una noche de insomnio

De: Abraham Chams Anturi, Director Unidad Funcional Materno Infantil de San Vicente Fundación. Profesor Asociado de la Sección de Cirugía y Urología Pediátrica, Universidad de Antioquia.
elpulso@sanvicentefundacion.com

Aquí estoy, nuevamente sin poder dormir, pensativo y silencioso a la vez, tengo dos opciones, dar vueltas en la cama y rezar o sentarme frente al ordenador a leer algún artículo de un prestigioso journal.

Muy frecuentemente me preguntan que por qué soy creyente, abiertamente me dicen que no es común encontrar un académico con estas convicciones. Es como si ser creyente fuese antónimo de inteligencia, como si se tratase del agua y el aceite. Se suele relacionar el oscurantismo medieval con un determinado dogma.

Blaise Pascal fue un famoso matemático y físico francés, que trabajó en probabilística, presión, vacío, etc. Después de una experiencia mística centró sus estudios complementando la física con la metafísica y la teología. Importantes sus aportes en filosofía ya que es de los pocos contemporáneos de Descartes que no sigue la línea de la duda.

Para este autor existen cuatro formas de enfocar el problema: 1- Creer y que sea real, el resultado de esto es el paraíso. 2- Creer y que no sea real, se tiene una vida socialmente buena sin consecuencias, al final nadie te lo demostrará. 3- No creer y que esto si sea real, quiere decir que estas en problemas. 4- Que no creas y que no sea real, nunca podrás demostrar que tienes la razón. En conclusión, siempre será mejor creer.

No quiero crear polémica con este escrito, lo que pasa es que siempre que no puedo dormir surge en mi este anhelo de infinito, algo que llevamos los seres humanos enclavados muy dentro. Algo que se rehúsa dentro de mí a simplemente definirme como un homínido evolucionado en un pequeño punto azul de la galaxia. Ya lo decían los griegos, tener dos puntos no solo te da una línea recta, sino que también te dan un sentido. Ese punto de partida es un ¿Por qué?, el punto de llegada es un ¿Para qué?, eso da un sentido de vida; descubrirte amado, deseado, planeado cambia tu realidad, tu forma de concebir la realidad. No ser un accidente evolutivo o un producto del ciego azar.

No entiendo porque la ciencia y la fe deban ser enemigas, la razón te indica que detrás de la materia, la información y la energía hay dos verdades, primero un diseño y segundo un propósito. Cuando lees el gran diseño de Hawking, escuchas sus argumentos y los sigues cuidadosamente, y está a punto de hablar del diseñador, prefiere escapar, prefiere eludir la lógica conclusión y termina su obra negándolo todo con argumentos forzados.

Diseño y propósito es lo que evidentemente hay detrás de la realidad, poética, poesía armoniosa por longitudes de ondas cuánticas vibrando en diferentes tonalidades, una partitura, arte creado para ser interpretado y disfrutado por un ser sensible y racional.

En palabras de Ratzinger esta maravillosa melodía, esta profunda sinfonía solo puede ser interpretada por un “solo” ese componente central que le da sentido a toda la música, la clave de interpretación de la obra maestra. En palabras de los físicos “una teoría del todo”. Para él la fe es un instrumento, no ciego, todo lo contrario, nos permite ver lo que el ojo común no ve. Como una lente de microscopio que deja en evidencia lo que antes no era.

En este momento de mi vida, en este momento de la noche en que no puedo dormir, en esta profunda oscuridad creo que una visión monocular es perversa, tan grande es el error del científico que desprecia la fe, como la del creyente que anula la evidencia. Ambos puntos de vista son complementarios: física y metafísica, cualidad y cantidad, razón y fe.

Comprenderán que es tarde, debo dormir para responder con mis deberes mañana. Me da miedo dormir, creo que hay mucho por escribir. No quiero quedarme a solas conmigo mismo. Voy a estudiar, voy a rezar.


Dirección Comercial

Diana Cecilia Arbeláez Gómez

Tel: (4) 516 74 43

Tel: (4) 516 74 43

Cel: 3017547479

diana.arbelaez@sanvicentefundacion.com