MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 10    No. 129  JUNIO DEL AÑO 2009    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 

 


Lecciones e interrogantes en atención de Influenza A (H1N1)
Olga Lucia Muñoz López - Periodista - elpulso@elhospital.org.co
Luego de mes y medio de una sobredimensionada alerta mundial por la “gripe porcina” luego llamada Influenza A (H1N1), que movilizó recursos y esfuerzos de los gobiernos y autoridades sanitarias alrededor del mundo, empiezan a aflorar los cuestionamientos y a plantearse lecciones aprendidas.
Escultura de madre e hijo con tapabocas, en avenida
La Reforma de Ciudad de Méjico.
El colombiano Germán Velásquez, director del secretariado de Salud Pública, Innovación y Propiedad Intelectual de la Organización Mundial de la Salud (OMS), declaró a El Tiempo (mayo 21), que “tras la gripa A hay intereses económicos y políticos”, que la alarma fue exagerada y llamó la atención sobre enfermedades más graves. Explicaba que "estamos ante un fenómeno en el que hay una serie de intereses: los específicos, puros y netos de salud pública que debemos defender desde aquí, pero que se mezclan y a veces se enredan a nivel global o nacional con intereses que también son comerciales".
Por ello aseguró que "estamos hablando de la gallina de los huevos de oro, la fabricación de medicamentos o vacunas a volúmenes gigantescos". En cuanto al papel de los medios, señaló que "la prensa, que hace un muy buen trabajo, pero primeras páginas con noticias alarmantes hacen subir las ventas o aumentar la audiencia, e intereses de tipo político, por ejemplo para ocultar problemas como la crisis financiera".
Velásquez advirtió además que “en los países en desarrollo hay que hacer un equilibrio muy complejo entre cuánto se gasta en esta enfermedad y cuánto en otras como el sida, la malaria o el dengue. Es un problema ético muy grave y cada país debe ver cuáles son sus prioridades (…) Un país que no está cubriendo más que a la mitad de enfermos de sida debería preguntarse dos veces si va a comprar medicamentos para una epidemia que no ha llegado (…) Y no está comprobado clínicamente que el Oseltamivir (Tamiflú) sea eficaz contra la nueva gripa. Se ha visto que hay alguna sensibilidad 'in vitro'. Pero la eficacia clínica no la conocemos todavía. Sabemos que es eficaz para la gripe estacional, que rebaja los síntomas, que reduce segregación nasal y estornudos, y así también se reduce el contagio. En realidad acorta la duración de la enfermedad entre 8 y 12 horas".
Sobre una eventual producción de vacunas -5 millones de dosis según OMS-, Velásquez indicó que "se trata de algo gigantesco que no se ha visto en la historia del mercado de medicamentos". Insistió en que habría que preguntarse cuántas vacunas se necesitarían en realidad y cuántos países tendrán fondos para comprarlas, además de ser prematuro pensar en vacunar a la población mundial, pues primero debe observarse hacia dónde va a mutar el virus y si se hace más severo o no.
Demandan atención para enfermedades más letales
Durante la Asamblea anual de la OMS, distintas organizaciones protestaron por el descuido de enfermedades que causan millones de muertos al año (malaria, Chagas, dengue, diabetes, cáncer, enfermedades cardiovasculares), por darle prioridad al brote de Influenza A (H1N1), cuyo cuadro hasta ahora es predominantemente leve fuera de Méjico. Más aún, cuando se califica la Influenza A como bastante benigna y con poco riesgo de muerte, prevenible y tratable con medidas sencillas de protección, que eso sí, no deben descuidarse.
También se llamó la atención sobre la poca importancia que se da a la gripa común, pese a que mata muchísimas más personas: cada año mueren en el mundo por complicaciones como neumonías, alrededor de 600.000 personas: entre 8.000 a 10.000 en Colombia (donde cada año 15% de la población -6,5 millones de personas- la contraen).
¿Epidemia mediática?
En la revista Semana (mayo 9), Germán Velásquez aclaraba que ante la nueva enfermedad de la Influenza A, nunca en la historia hubo un caso con tantos recursos a la mano, con posibilidad de crear información epidemiológica, estadística, médica y científica minuto a minuto: “A pesar del miedo, no estamos en la misma situación en la que la Gripa Española tomó al mundo (1918)”. Destacó la gran capacidad mundial para comunicar y alertar, más señaló que el farmacólogo Juan Ramón Laporte, decía que “la epidemia iba a durar el tiempo que los medios de comunicación se interesaran en ella”.
En cuanto a la compra de medicamentos, señaló que “la OMS aprendió de los errores cometidos hace 6 años con la gripa aviar, cuando anunciamos que podría haber 150 millones de muertos y facilitamos que los países adquirieran miles de millones de dólares en medicamentos que hoy están guardados, esperando una epidemia que no ha llegado”.
En general, en el mundo se criticó que los medios “se volvieron locos al principio” anunciando y replicando hasta el cansancio, noticias apocalípticas de la llegada de la muerte al vecindario, pero con los días cumplieron un buen papel informando al público sobre la necesidad de lavarse las manos y aislarse en caso de sentirse afectado.
En Colombia: Circulares y campaña de prevención
Ante recomendaciones de la OMS y un cálculo inicial de que la epidemia de Influenza A afectaría a 7 millones de personas en Colombia en 8 semanas (¿?), el gobierno adoptó la declaratoria de Situación de Desastre, como medida preventiva para enfrentar el impacto de una emergencia por el virus de Influenza A; la declaratoria permitió tomar medidas como destinación de recursos por $15.000 millones para fortalecer sistemas de vigilancia epidemiológica y de comunicación, información a la población y otras medidas.
El 24 de abril, el Ministerio de la Protección Social expidió la Circular 23 pidiendo intensificar la vigilancia y el control en el tránsito de personas provenientes de Méjico, California y Texas (curiosamente, las aerolíneas entregan encuestas a los pasajeros pero en el aeropuerto no hay quién las reciba). Y en la Circular 24 pidió implementar planes locales de prevención y mitigación de pandemia de influenza. El 30 de abril, en la Circular 26 se pidió la adecuación de la red de prestación de servicios de salud para el manejo de enfermedades respiratorias similares a la Influenza; y en la Circular 27 se llamó a activar los planes hospitalarios de emergencia y declaratoria de alerta verde. La Circular 30 hizo las definiciones de caso por la vigilancia en salud pública de la Influenza A; la Circular 31 determinó medidas generales de prevención y mitigación de la epidemia; la Circular 05 de la Aeronáutica Civil fijó las condiciones de transporte vía aérea de muestras de pacientes sospechosos de portar el virus A (H1N1); y la Circular 10002.49109 del Ministerio del Medio Ambiente, determinó medidas preventivas anti-pandemia.
Igualmente, el Ministerio de la Protección Social difundió por medios masivos algunos mensajes de prevención, invitó a bajar de Internet una cartilla con medidas de prevención e invitó a imprimirla y difundirla entre la población, abrió la línea gratuita nacional 01 8000 11 17 58 y en Bogotá el teléfono 587 90 30 para consulta de dudas sobre el virus AH1N1; también se nombró a José Fernando Cardona como vocero oficial para centralizar la información oficial sobre medidas para enfrentar la enfermedad en el país.
Polémica por antivirales comprados
Asimismo, el Ministerio de la Protección Social amplió la solicitud a Productos Roche por 200.000 unidades del medicamento Tamiflu, aumentando así a 400.000 los tratamientos que llegarán al país. Por ser tema de interés en salud pública, Roche mantuvo el precio preferencial definido a nivel global con la OMS para venta a entes gubernamentales. Además, se anunció que se disminuirían de 10% a cero los aranceles para Fluvir, Tamiflu y Oseltamivir, y bajaría de 20% a cero el arancel para importar tapabocas.
En respuesta a un derecho de petición del presidente del Colegio Médico de Cundinamarca, Sergio Robledo, el Ministerio de la Protección Social informó que en 2007 adquirió 26.083 tratamientos de Tamiflu a precio unitario de Col$. 38.400 (IVA incluido); el 30 de abril de 2009 adquirió 400.000 tratamientos al mismo precio; y que el Ministerio no hizo reserva para compra del medicamento Relenza y no compró más medicamentos.
Por su parte, Observamed planteó las siguientes reflexiones: El valor invertido en la compra de 400.000 unidades de Tamiflu equivale prácticamente a toda la apropiación presupuestal basada en la declaratoria de "desastre nacional"; para enfrentar la influenza aviar, en 2007 se adquirieron 26.083 unidades de Tamiflu por valor estimado de Col$ 1.000.000.000.- (Col$ 38.400 la unidad). En abril de 2009 para enfrentar la Influenza A (H1N1) se adquirieron 400.000 unidades del mismo producto al mismo precio unitario, por lo que el monto de la negociación superó los Col$ 15.000.000.000, es decir, equivale a toda la apropiación presupuestal hecha con base en la declaratoria de desastre nacional.
También señala Observamed que a 3 semanas de la declaratoria de "desastre nacional", no se cumplieron las predicciones maximalistas de propagación de la enfermedad: no se había reportado ninguna muerte ni había siquiera un caso confirmado. Además, que las 400.000 unidades de Tamiflu no tendrán que ser utilizadas y que en 5 años estarán vencidas: “Hoy, los hechos plantean un escenario muy diferente: La gravedad de la epidemia no era tal y la suficiencia presupuestal, tampoco. Por lo tanto, comienzan a circular inquietudes sobre cuán 'cerebral' fue esta compra, cuando ya existían dudas de expertos reconocidos, sobre la gravedad de la amenaza y la real utilidad del medicamento”. Vale anotar que Germán Velásquez al ser consultado por “Semana” sobre si Colombia hacía hecho un mal negocio por la compra masiva de antiviral, respondió que “es mejor negocio comprar el ingrediente activo, que tiene una validez de 10 años o más”.
El riesgo jamás termina
Aparte de la mutabilidad intrínseca de los virus de influenza, si éste sigue propagándose hay otros factores que podrían modificar de forma totalmente imprevisible la gravedad de la enfermedad observada. Los científicos están preocupados por posibles cambios que puedan tener lugar cuando el virus se propague por el hemisferio austral y se encuentre con virus humanos circulantes, dado que en este hemisferio empieza ahora la estación gripal. Por eso, como concluía Germán Velásquez ante de la pregunta de qué va a pasar: “No se sabe. Se ha dicho que el virus tiene una capacidad de mutación muy alta y rápida que abre dos escenarios: que se vuelva una pandemia, o que se debilite y desaparezca”
 
Expansión del contagio
Hasta el pasado 29 de mayo, la Organización Mundial de la Salud -OMS- reportaba un total de 15.871 casos confirmados en 53 países del mundo, incluidas 113 defunciones, con el nuevo virus de Influenza A (H1N1). Y en Colombia, hasta el pasado 29 de mayo se registraban 940 alertas de posibles sintomáticos con antecedentes de viaje a áreas afectadas o de contacto con casos, distribuidas de la siguiente manera: 169 casos sospechosos, 5 casos probables, 17 casos confirmados y 749 casos descartados (602 de éstos por laboratorio y 147 no cumplen definición de caso).
La fecha de inicio de los síntomas del primer caso confirmado de la inicialmente llamada “gripe porcina” fue el 28 de marzo en Estados Unidos. El 21 de abril, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en Atlanta (EU), confirman 2 casos en California, 3 más al día siguiente y otros 2 en Texas un día después. Se reporta brote en Méjico y las autoridades decretan nivel de alerta en rojo. El 25 de abril, la directora de la OMS, Margareth Chan, denomina al problema de la influenza “una emergencia de salud pública de interés internacional” y en Méjico se suspenden las clases en todos los niveles educativos. El 26 de abril, la OMS eleva el nivel de alerta por pandemia a nivel 4 al haber una transmisión confirmada de humano a humano capaz de causar “brotes a nivel comunitario. La fase 4 indica un significativo incremento en el riesgo de pandemia”. El 28 de abril, 7 países reportan casos confirmados: Estados Unidos, Méjico, Canadá, Nueva Zelanda, Inglaterra, Israel y España. El 29 de abril la OMS eleva el nivel de alerta por pandemia a la fase 5, “una fuerte señal de que una pandemia es inminente” y dijo que dejaría de usar el término ''gripe porcina'' para evitar confusiones acerca del peligro que significaban los cerdos: el nuevo término es influenza A (H1N1). El 4 de mayo el gobierno mejicano informa que tiende a disminuir la aparición de más personas contagiadas; el 11 de mayo, más de 20 millones de niños regresan a clases y el 21 de mayo se bajó al mínimo el nivel de alerta luego de que no se presentaran nuevos casos en una semana.
En la Asamblea de la OMS (mayo 20) el organismo reportó 10.243 casos en 41 países y 80 fallecimientos, pero explicó que necesitaba “tiempo” para determinar el paso al nivel de alerta 6, que significaría anunciar la primera gran pandemia del siglo XXI. En esa fecha, Méjico, Estados Unidos y Canadá constituían la región del mundo más afectada, seguida de Japón; pero al no tener pruebas de que el foco japonés fuera un foco autónomo de transmisión entre humanos, no se podría activar la sexta y última fase del nivel de alerta.
Y mientras la Influenza A se extiende por el mundo, Gran Bretaña, Japón y otros países pidieron a la OMS que cambie la forma en la declara una pandemia, alegando que se debe considerar cuán letal es el virus, no la rapidez con que se disemina. El actual sistema de OMS se concentra en la diseminación de una enfermedad, no en su gravedad. Algunos países miembros no quieren que OMS declare una pandemia, pues las consecuencias pueden ser muy costosas y traerían consecuencias graves a nivel político.
 
Otros artículos...
“¿Para dónde va el sistema de salud en Colombia?” (I) - La equidad, gran ausente en la salud
“¿Para dónde va el sistema de salud en Colombia?” (II) - Sin norte: encrucijada del sistema de salud
Confianza entre actores, clave para la ACHC
Dudas en calidad de medicamentos, ¿estrategia para manejar el mercado?
En el Hospital Universitario San Vicente de Paúl Banco de Sangre: 60 años salvando vidas
Avances en Programa de Rehabilitación visual
Lecciones e interrogantes en atención de Influenza A (H1N1)
El Vigia - Influenza A (H1N1): ni pánico innecesario, ni bajar la guardia
Nueva Encuesta Sisbén completó 120.000 hogares validados en 47 municipios
DINÁMICA IPS inauguró moderno Laboratorio Central de Referencia
Sobre-oferta de odontólogos en Colombia
Investigan a 15 EPS por presuntas prácticas anti-competitivas
Nombrados los 5 Comisionados de la CRES
País y Niñez - Colombia y el Día de la Niñez
 

 



Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Monitoreo | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved