MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 12    No. 155  AGOSTO DEL AÑO 2011    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 

 

Habilidades para la vida

¿Qué significa ser competente?
En los últimos años, el término “competencia” se ha abierto camino con gran facilidad y es habitual encontrarlo en programas, currículos y evaluaciones de todo tipo. Se usa como adjetivo y como sustantivo. Y si bien algunos piensan que es una moda, una palabra que no resuelve los problemas que plantea la difícil tarea de educar y de vivir, otros opinan que es la forma de identificar lo que es realmente esencial para ser aprendido.
El Diccionario de la Real Academia Española define competencia como “pericia, aptitud o idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado” (RAE, 2006). Puede resultar difícil diferenciar entre competencia y habilidad, siendo la habilidad la capacidad de ser realmente eficiente en una tarea, mientras la competencia sería la potencialidad de serlo dadas ciertas condiciones. Esta distinción, está sin duda basada en la diferenciación establecida por Chomsky entre competencia y actuación en la adquisición del lenguaje.
En contra de esto, hay motivos para suponer que las competencias para las que se forma por ejemplo en la escuela, no están previamente en los alumnos, sino que son construcciones sociales que deben ser internalizadas a través de la educación.
De acuerdo con Ángel Riviere (2003), “la mente humana, en su diseño natural, producto de su larga evolución, está dotada de una serie de funciones o dispositivos para ejecutar eficazmente diferentes tareas (dispositivos o funciones emocionales, comunicativas o lingüísticas, perceptivas, motoras, etc.)”.
Esto significa que nacemos con los recursos de nuestra especie y que las limitaciones pueden derivarse de las opciones que brinda o no el desarrollo.
Demostrar competencia en algún ámbito de la vida conlleva resolver problemas de cierta complejidad, a través del empleo de estrategias coordinadas. Una competencia puede comprenderse como un conjunto de recursos potenciales (saber qué, saber cómo, saber cuándo y saber por qué) que posee una persona, para enfrentar problemas propios del escenario social en que se desenvuelve.
Pero el asunto no concluye luego de esta definición, porque es necesario definir qué tipo de estrategias se necesitan para cada caso en particular. Esto es: competencias básicas, macro-competencias, competencias laborales, competencias psicosociales y se podría continuar enumerando otro tipo de competencias dependiendo del problema a resolver.
A nivel de escuelas y colegios por ejemplo, se dice que las competencias se agrupan en 4 ámbitos: para la gestión del conocimiento y el aprendizaje; las del acceso al mundo laboral; las que ayudan a una mejor convivencia y relaciones sociales; y las que vinculan autoestima y ajuste personal.
10 competencias del ciudadano para el siglo XXI
Surge entonces una pregunta simple: ¿Cuáles son las competencias esenciales para una persona en el mundo actual? Algunos proponen 10 competencias que necesitaría un ciudadano del siglo XXI: 1) Buscar información de manera crítica; 2) Leer tratando de comprender; 3) Escribir de manera argumentada para convencer; 4) Automatizar lo rutinario y dedicar los esfuerzos en pensar lo relevante; 5) Analizar los problemas de forma rigurosa; 6) Escuchar con atención, tratando de comprender; 7) Hablar con claridad, convencimiento y rigor; 8) Crear empatía con los demás; 9) Cooperar en el desarrollo de tareas comunes; 10) Fijar metas razonables que permitan superarse día a día.
Estas 10 competencias prometen permitir a quién las alcance, moverse a la velocidad de un mundo en constante cambio. Sin embargo, estas competencias hablan poco de Cómo Ser: ¿Cómo ser mejores seres humanos? ¿Cómo ser más asertivos en nuestras relaciones interpersonales? ¿Cómo relacionarnos mejor con nuestro entorno? Por esto parecen especialmente útiles las competencias que le apuestan a Ser, que abordaremos en nuestra próxima publicación.
 
Otros artículos...
“La tutela no tiene que ver con la corrupción en salud ni causó crisis del sistema”
“Sostenibilidad fiscal”: jaque al Estado Social de Derecho
“Gracias a Dios existe la tutela”
“Intervenciones de Supersalud a EPS no han servido”: Aesa
“La tutela es sana y viable”
Antioquia, campeón de tutelas en salud
Tutela: mecanismo por excelencia para hacer valer derecho a la salud
Tutela en salud desde la percepción del usuario
Escandalosos porcentajes en recobros de medicamentos
Centros Especializados deSan Vicente Fundación ¡Una promesa cumplida!
Medicina de alta complejidad para la vida
Promover salud bucal como componente de la salud general
Aclaración sobre artículo de Atención Primaria en Salud
Crisis hospitalaria nacional: estructural y por falta de pago
Giro directo impide control a EPS, advierte la Contraloría
Habilidades para la vida ¿Qué significa ser competente?
Los Pinos - Tecnología para una vida más Fácil
 

 

 



Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Monitoreo | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved