MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 15    No. 182  NOVIEMBRE DEL AÑO 2013    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 

 

Sostenibilidad de la misión
en San Vicente Fundación

Luisa Fernanda Rodríguez - Jaramillo Periodista - elpulso@elhospital.org.co
Hace 100 años, don Alejandro Echavarría se comprometió con la sociedad de su época a fundar un gran hospital que prestara servicios de salud a toda persona de Antioquia y de Colombia que los necesitara, con los avances de la ciencia y los médicos más capacitados, con profundo sentido de responsabilidad social y a la luz del humanismo.
Cien años después, San Vicente Fundación sigue comprometida con el cumplimiento de esa misión del fundador, de ser y mantenerse como una institución privada sin ánimo de lucro, de puertas abiertas, enfocada a la atención de la alta complejidad en salud, con enfoque integral, alta calidad, ética, investigación y formación del talento humano en salud.
El director de estrategia corpo-rativa de San Vicente Fundación, Santiago Acosta Maya, explica que para cumplir esa misión se desarrolla una gerencia integral de la sostenibilidad, conside-rando el ámbito social, técnico, económico y ambiental; como estrategia, la sostenibilidad permite orientar y guiar la organización en el cumplimiento de la misión, para mantener a San Vicente Fundación como una institución vigente, productiva, competitiva, capaz de desarrollar nuevo conocimiento y con exce-lente reputación, que responde efectivamente a las demandas y necesidades de la población.
Agrega que San Vicente Fundación nació hace 100 años con el Hospital Universitario y a través del tiempo se incorporan otros pilares: “Hace 40 años se incorporó CORPAUL para manejar los recursos e ingresos no hospitalarios que ayudan a sostener la misión; hace 21 años se incorpora el Instituto de Alta Tecnología Médica -IATM-, otro pilar importante para ayudar a sostener la misión; y hace 2 años se incorpora Centros Especializados, otro pilar que es una gran apuesta a futuro, un edificio nuevo que cumple la normatividad ambiental más exigente a nivel internacional, también enfocado en la alta complejidad y de puertas abiertas; y a futuro podrían incorporarse otro pilares sobre la base de San Vicente Fundación, para seguir sosteniendo la misión establecida hace 100 años”.
“En el sector salud, la habilitación
es cumplir el reto de vigencia, seguir siendo una
opción viable y confiable mediante el cumplimiento de
requisitos mínimos; y la acreditación es cumplir los retos
de competitividad y disrupción, saber cómo se distancia
de los demás y se diferencia. La habilitación es
vigencia y la acreditación es competitividad”.
Dr. Santiago Acosta Maya
Con los pilares de San Vicente Fundación, como son el Hospital Universitario, CORPAUL, el Instituto de Alta Tecnología Médica -IATM- y Centros Especializados, se conformó una red de medicina de alta complejidad que atiende procedimientos como trasplantes, trauma severo, quemados, neurocirugía funcional, quimioterapia intra-arterial oftálmica en cáncer ocular, implantes de tejidos, resonancia magnética especializada, y que desarrolla productos médico-clínicos y farmacéuticos en una planta de categoría mundial.
Sostenibilidad social
Señala el directivo de San Vicente Fundación, que toda organización, pública o privada, grande o pequeña, con o sin ánimo de lucro, debe definir su estrategia de sostenibilidad considerando sus 4 elementos: lo social, lo técnico, lo económico y lo ambiental.
La sostenibilidad social va mucho más allá de la Responsabilidad Social Empresarial; toda organización tiene grupos de interés a los cuales debe responder, bajo los principios de respeto, solidaridad, compromiso, responsabilidad y honestidad. Explica el experto que lo primero es la gestión integral de esos grupos de interés: “Es saber qué esperan ellos de uno como organización, entender qué temas son importantes para ellos, y que yo debo atender y convertir en parte de mi estrategia y de mis proyectos de crecimiento”.
En San Vicente Fundación, entre sus grupos de interés están los pacientes, la comunidad cercana, los pagadores, proveedores, cooperantes, academia, colaboradores, entre otros. Con cada uno de ellos debe definirse el nivel de relacionamiento y los canales: información, monitoreo, hacer equipo con ellos o hacerlos partícipes de su gobierno.
Sostenibilidad técnica
Acosta Maya explica que para cumplir la misión de seguir siendo una institución privada, sin ánimo de lucro, enfocada en alta complejidad, de puertas abiertas, con enfoque integral y altos estándares de calidad, hay que ser responsable con el desarrollo, la incorporación y la aplicación de tecnologías y conocimientos: “Tenemos la responsabilidad de mantener el equipo humano actualizado, la infraestructura física adecuada y la tecnología que respondan a esas exigencias, porque de lo contrario se cometería el más grave de los errores que es prometer algo y no tener con qué cumplir, o cumplir a medidas y pretender que se cumple. Eso no es sostenible porque en el largo plazo se desploma”.
Sostenibilidad económica
El experto indica que toda organización tiene la responsabilidad de utilizar de manera adecuada sus recursos, de no ejecutar recursos físicos, económicos y humanos de manera tal que destruya su valor: “No se puede pretender sostener la capacidad para cumplir la misión, si no se es capaz de asegurar un flujo de recursos financieros de manera saludable y legal para financiar esas operaciones. De no hacerlo, de no atender la responsabilidad económica, simplemente llega un momento en que la organización no puede cumplir su misión. La responsabilidad económica implica la adecuada gestión de los recursos económicos, de los bienes, su manejo juicioso y muy disciplinado”.
Sostenibilidad ambiental
Esta responsabilidad parte de un concepto muy básico, explica el directivo: “Nosotros recibimos un mundo de nuestros padres, le vamos a entregar un mundo a nuestros hijos, nuestra responsabilidad hoy como administradores y como ciudadanos es devolver ese planeta a nuestros hijos igual o mejor a cómo lo recibimos, porque de no hacerlo así, estamos atentando contra la sostenibilidad del entorno y del ecosistema en el cual vivimos. De ahí la gran importancia del tema ambiental”.
Sostenibilidad y coherencia
Acosta Maya indica que desde la estrategia corporativa la guía de gestión es la sostenibilidad de la misión, buscando utilizar de la manera más adecuada los recursos y planear el crecimiento de toda la organización: “El primer mandato del área de estrategia corporativa es la sostenibilidad de la misión y el segundo mandato es la coherencia, porque cuando uno es coherente y está enfocado en la sostenibilidad de la misión, es además potente, es imparable, y esta organización ha sido imparable durante muchos años. Nuestra responsabilidad y nuestro compromiso es no permitir que esta dinámica se frene, sino potenciarla. Es una responsabilidad muy grande y muy difícil, porque hay muchísimos grupos de interés y todos tienen sus propios intereses”.
Para reportar su sostenibilidad, San Vicente Fundación adoptó el GRI (Global Reporting Initiative) en su versión 4, una buena práctica muy exigente a nivel internacional que permite mostrar una institución comprometida con la construcción de confianza y con el mantenimiento de su reputación a lo largo del tiempo.
Finalmente, Acosta Maya indicó que en San Vicente Fundación se conserva ese compromiso adquirido en la misión hace ya un siglo y que deberá mantenerse en el tiempo mediante la adopción de buenas prácticas de sostenibilidad empresarial de talla mundial .
 
Resultados 2012
Los resultados obtenidos en el Hospital Universitario de San Vicente Fundación en 2012, dan cuenta del cumplimiento de su misión: se atendieron 25.504 pacientes, se brindó empleo a 2.179 personas (el 76.5% mujeres), se desarrollaron 34.662 acciones de promoción y prevención, se capacitó a 1.138 estudiantes de 11 universidades, se entregaron subsidios por $5.120 millones, el tiempo promedio de pago a proveedores es 30 días y se logró un crecimiento 2011-2012 del 9.6%,
 
5 retos
El director de estrategia corporativa de San Vicente Fundación, Santiago Acosta Maya, explica que dentro de la estrategia la primera gran responsabilidad es entender los retos que enfrenta cada compañía y el tiempo en que los debe tener resueltos para seguir siendo sostenibles y no desaparecer. Toda organización tiene 5 importantes retos:
1. Vigencia: Desde la estrategia se ayuda a que la organización entienda los retos para seguir siendo una opción actualizada, viable y confiable para sus grupos de interés.
2. Productividad: Es aprovechar mejor los recursos disponibles hoy para hacer más.
3. Competitividad: Es saber distanciarse y diferenciarse de otras opciones en el medio, por tener o hacer algo que los demás no hacen, algo único o difícil de imitar; ser más competitivos es saber cómo distanciarse de los demás y diferenciarse de ellos.
4. Disrupción: Es saber innovar y cambiar las reglas de juego a 2 o 3 segmentos del mercado o áreas de aplicación, en los cuales generar espacios únicos donde ser el mejor.
Cuando se atienden esos 4 retos, se gana el derecho a atender el quinto tipo de reto:
5. Reputación y confianza: Es lograr mantenerse en el imaginario de los grupos de interés de la organización, como la mejor y como la más comprometida con llevar su arte al límite, y mantenerse ahí siempre (“No ser golondrina de un solo verano”).
Concluye el experto: “Cuando uno atiende los retos de vigencia y de productividad, se gana el derecho a existir; cuando uno cumple los retos de productividad y competitividad, se gana el derecho a crecer; y cuando uno atiende los retos de competitividad y de disrupción, se gana el derecho a ser y a mantenerse. En el sector salud, la habilitación es cumplir el reto de vigencia, seguir siendo una opción viable y confiable mediante el cumplimiento de requisitos mínimos; y la acreditación es cumplir los retos de competitividad y disrupción, saber cómo se distancia de los demás y se diferencia. La habilitación es vigencia y la acreditación es competitividad”.
 
Otros artículos...
Sostenibilidad de la misión en San Vicente Fundación
Hospital Universitario de San Vicente Fundación llega a 500 trasplantes de hígado
Reconocimiento de la Universidad Pontificia Bolivariana al Hospital Universitario de San Vicente Fundación por sus 100 años
“Reforma a salud vulnera papel de la Universidad y no mejora formación de médicos”: Ascofame
“Inconstitucionalidad e ilegalidad en reforma a formación de especialistas”: Ascun
“Proyecto de reforma: un Frankenstein para la formación de especialistas”: CES
“Propuesta oficial para formar especialistas tiene más riesgos que bondades”: UIS
Un acuerdo desde la ética y la economía: primer paso a un modelo justo en salud
Propiedad intelectual: obstáculo para una salud equitativa
Facultad Nacional de Salud Pública: 50 años dedicados a la prevención
Colombia estrena curvas de crecimiento infantil
Premio Nobel de Medicina 2013 al transporte interno en células
Avanza investigación de Contraloría por detrimento patrimonial en SaludCoop
 

 



Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Monitoreo | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved