MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 15    No. 182  NOVIEMBRE DEL AÑO 2013    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 

 

 

Propiedad intelectual:
obstáculo para una salud equitativa

Juan Carlos Arboleda Z. - Periodista - elpulso@elhospital.org.co
Un factor considerado desde hace años como un impedimento para una prestación justa, equitativa y ética de los servicios de salud, es la imposición de mecanismos de protección a la propiedad intelectual (PI), y en nuestro medio con mayor razón por su relevancia dentro del marco de los Tratados de Libre Comercio (TLC). El doctor Luis Guillermo Restrepo, presidente del Colegio Colombiano de Químicos Farmacéuticos, afirma que tanto los TLC como los mecanismos de protección de la PI, atentan contra una prestación justa de los servicios de salud y la razón es simple: la regulación de patentes pervierte a la industria y ha entrado en el libre comercio.
En esencia, explicó el experto en el I Simposio Internacional de Bioética y Medicamentos realizado en el Hospital Universitario de San Vicente Fundación, una patente es un derecho exclusivo que se le concede a una invención, producto o procedimiento que aporta un avance o una solución técnica a un problema. Para ser patentable, las invenciones tienen que cumplir con tres criterios básicos: tener un uso práctico, novedad o no estar incluida en el cuerpo del conocimiento, y tener nivel inventivo.
En la medida en que las patentes funcionan como un reconocimiento, incluyen como contraprestación por la divulgación pública del avance, una exclusividad para su comercialización durante un lapso de 20 años, autorizándose así un monopolio del nuevo producto.
Patentes sin límite amenazan la ética de la vida
Desde la bioética, Van Rensselaer Potter indicó hace años que la ética de la vida se ve amenazada por algunos avances técnicos que han permitido manipular tanto la vida misma como las relaciones que establecen los seres humanos entre sí y su entorno. Para el doctor Restrepo, la justicia es el principio ético más restringido con el desarrollo de las políticas de propiedad intelectual y los tratados de libre comercio.
“Tanto los TLC como los mecanismos de
protección de la PI, atentan contra una prestación
justa de los servicios de salud, y la razón es simple:
la regulación de patentes pervierte a la industria
y entró en el libre comercio”.
Dr. Luis Guillermo Restrepo
Así lo explicó: “Hasta hace 40 años las patentes se otorgaban sobre artefactos, y sobre medicamentos solamente en algunos países, dado que existía discusión muy intensa sobre si las cuestiones relacionadas con la vida podían patentarse. Sin embargo, un caso en los Estados Unidos de solicitud de una patente sobre bacterias modificadas, originó cambios como la creación de bancos de material genético modificado y el otorgamiento de la patente bajo la premisa de que las bacterias no eran seres vivos. El proceso continuó y de las bacterias se pasó a las células modificadas, y actualmente se patentan mamíferos con material genético modificado. Los seres humanos, si bien son mamíferos, aún no pueden patentarse aunque tuviesen modificaciones genéticas, debido a la vigencia de la ley que abolió la esclavitud en Estados Unidos”.
Y agregó: “Los límites de la patentabilidad no existen: se patentan plantas, animales modificados, pero además, la concepción de patentar todo se trata de hacer extensiva al mundo entero, no a través de las discusiones bioéticas que deberían regir el tema, sino por medio de los manejos comerciales y Tratados de Libre Comercio de Estados Unidos. Si bien los medicamentos se reconocieron como parte del derecho fundamental e integral a la vida, y que muchos medicamentos son aislamientos de sustancias que existen en la naturaleza, lo cual eliminaría el criterio de invención necesario para expedir una patente al ser más descubrimientos que invenciones, la presión de grupos industriales amplió el espectro de las materias patentables de manera exponencial”. “Los TLC incluyeron una cláusula de menos-cabo que indica que la industria puede calcular sus pérdidas o la dismi-nución en sus expecta-tivas de ganancias, y aplicar reclamaciones y demandas por repara-ciones económicas, acciones que pueden ser emprendidas tanto por el gobierno de Estados Unidos como por las empresas particulares”. Dr. Luis Guillermo Restrepo.
Foto: Rodrigo Peláez
“Modelo de PI de Estados Unidos incluye patentar cualquier cosa”
Anotó además: “A su vez, los Tratados de Libre Comercio implican abrir todas las barreras comerciales no sólo en cuanto a los aranceles sino en todo el 'ADN de un país', a la libre competencia sin ninguna restricción. Es así como se han incluido en las negociaciones asuntos muy complejos que no responden al concepto de apertura, sino del proteccionismo pero en la vía contraria, por ejemplo: ante la propiedad intelectual que hasta hace 40 años se ubicaba bajo la esfera de la OMPI, la ciencia y la tecnología, tras la creación de la Organización Mundial del Comercio (OMC), la industria farmacéutica, del cine, espectáculos y software se agruparon y presionaron para incluir en los tratados comerciales protecciones sobre sus productos. De esta forma el manejo de la PI no es aperturista sino proteccionista, y opera en beneficio de los países más desarrollados como forma para apropiarse de los recursos y del conocimiento”.
“Las restricciones a las disposiciones
quelas naciones podrían tomar, como licencias
obligatorias para autorizar a terceros la producción
de un medicamento patentado pero otorgando
regalías al titular, atemoriza a los laboratorios debido
a su efecto de reducir los precios incluso
en miles de veces”.
Dr. Luis Guillermo Restrepo

El doctor Restrepo señala que si bien dentro de tratados como ADPIC existen algunas exclusiones en el tema farmacéutico, Estados Unidos ha exportado su modelo de PI a través de la OMC, y va más allá a través de una agenda de la industria farmacéutica que se plasma en todos los TLC, que en esencia consiste en una especie de plantilla que incluye poder patentar cualquier cosa, por tiempos de exclusividad cada vez mayores, y con menores posibilidades de los Estados para actuar sobre los derechos de explotación entregados. La adhesión de las naciones a estas exigencias se presiona con las ofertas de ayuda militar y de cualquier otra índole, pero además se conecta con la aplicación del articulo 301 de la Ley de Comercio de Estados Unidos, que ordena la creación de una clasificación unilateral sobre el cumplimiento de los países con los parámetros dictados por Estados Unidos en PI y que incluye listados oficiales con los países con el “peor comportamiento”, que son vetados para recibir ayudas norteamericanas. La protección de datos de prueba en Colombia por ejemplo, entró a través de una imposición de este tipo.
Otras barreras a salud desde los TLC y las patentes
Otras limitaciones que provienen desde los TLC frente al derecho a la salud, son por ejemplo las barreras técnicas al comercio, el establecimiento de la bioequivalencia de los medicamentos (exabrupto desde el punto de vista técnico y con consecuencias graves para la entrada de competidores), la protección de exclusividad sobre los datos de prueba por 5 años, modalidad que no existía en ninguna parte del mundo pero que Estados Unidos implementó, y las restricciones a las disposiciones que las naciones podrían tomar como licencias obligatorias que permiten autorizar a terceros la producción de un medicamento patentado pero otorgando regalías al titular, medida que causa temor en los laboratorios debido a su efecto de reducir los precios incluso en miles de veces.
Ante la posibilidad de que los Estados soberanos utilicen estas opciones, como lo ha hecho la India en varias oportunidades, y que podría llevar los precios a cifras cercanas al costo de producción real de los medicamentos, los TLC incluyeron una cláusula de menoscabo que indica que la industria puede calcular sus pérdidas o la disminución en sus expectativas de ganancias, y aplicar reclamaciones y demandas por reparaciones económicas, acciones que pueden ser emprendidas tanto por el gobierno de Estados Unidos como por las empresas particulares.
Por todo ello concluye el doctor Restrepo: “En líneas generales, el sistema de patentes es un llamado a la perversión de la industria. Y si bien las discusiones son bastante complejas, la economía del mundo occidental está basada en estos parámetros; de ahí que al hacer cuentas, un gramo de un medicamento puede valer mucho más que el oro o el petróleo” .

   
Otros artículos...
Sostenibilidad de la misión en San Vicente Fundación
Hospital Universitario de San Vicente Fundación llega a 500 trasplantes de hígado
Reconocimiento de la Universidad Pontificia Bolivariana al Hospital Universitario de San Vicente Fundación por sus 100 años
“Reforma a salud vulnera papel de la Universidad y no mejora formación de médicos”: Ascofame
“Inconstitucionalidad e ilegalidad en reforma a formación de especialistas”: Ascun
“Proyecto de reforma: un Frankenstein para la formación de especialistas”: CES
“Propuesta oficial para formar especialistas tiene más riesgos que bondades”: UIS
Un acuerdo desde la ética y la economía: primer paso a un modelo justo en salud
Propiedad intelectual: obstáculo para una salud equitativa
Facultad Nacional de Salud Pública: 50 años dedicados a la prevención
Colombia estrena curvas de crecimiento infantil
Premio Nobel de Medicina 2013 al transporte interno en células
Avanza investigación de Contraloría por detrimento patrimonial en SaludCoop
 

 



Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Monitoreo | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved