MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 15    No. 182  NOVIEMBRE DEL AÑO 2013    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 

 

 

Colombia estrena
curvas de crecimiento infantil
Hernando Guzmán Paniagua - Periodista - elpulso@elhospital.org.co
Aunque no todos los “grandes con grandeza” tienen alta estatura ni enorme masa corporal, las personas que desde la niñez se ajustan a los estándares de crecimiento y desarrollo denotan mejor estado de salud y mayores opciones vitales. Aunque Bolívar medía 1.63 o 1.67, Alejandro Magno 1.69, Chopin -uno de los grandes genios del piano- era chiquito y debilucho, y la voz prodigiosa de Enrico Carusso salía de un cuerpo pequeño, estas excepciones no ocultan hazañas físicas y espirituales logradas por héroes corpulentos que mostraron desde niños su condición. Hoy Colombia tiene por primera vez sus curvas de crecimiento infantil, resultado del estudio que será herramienta fundamental para futuras mediciones, en bien de los maltratados Determinantes Sociales de la Salud.
La idea de establecer estos parámetros para Colombia nació en Suecia, con los doctores Lars Hagenäs, Uhle Zedhler, Jaime Céspedes y Eugenia Colón: 30 expertos nacionales y extranjeros del Instituto Karolinska de Suecia, la Fundación Cardioinfantil y la Asociación Colombiana de Endocrinología Pediátrica, financiados por Colciencias, hicieron el estudio. La endocrinóloga pediatra e investigadora principal, Paola Durán, indicó que antes nos regíamos por estándares de crecimiento de la Organización Mundial de la Salud -OMS- y del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos -CDC-: “Colombia adoptó por ley en 2010 esos estándares, lo cual no excluye la necesidad de tener patrones propios.
El país nunca tuvo algo de esta magnitud para valorar el potencial genético y el efecto de factores ambientales, sociales y económicos en el crecimiento de la población”.
Y agregó: “La muestra fue totalmente al azar -no escogíamos qué niño estudiar-. De cero a un año, se siguió su crecimiento. A partir del año no seguimos al mismo niño, sino cortes seccionales de muchos niños al tiempo: el de 12, el de 14, en las 4 ciudades más grandes de Colombia (Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla), y asistimos a los partos en las IPS; cuando era recién nacido sano y cumplía todos los criterios, tomábamos los consentimientos informados; dividíamos por edades a los mayores de un año, con intervalos de tres meses, representativos de cada edad, e incluyendo los infantes sanos de clase socioeconómica media y alta para asegurar que cumplían con salud, alimentación y demás requisitos básicos para crecer bien y excluyendo los de cualquier condición médica o que tomasen medicamentos que afectasen el crecimiento, o si tenían ambos padres extranjeros, pues sus genes no se acoplaban a nuestra genética. Con la pesa, el infantómetro (para medir niños acostados) y el estadiómetro (para medirlos parados), miramos peso, talla, circunferencia de cintura, perímetro cefálico, índice de masa corporal y de otros segmentos, y se hizo una encuesta demográfica a los padres”.
Y agregó: “Las enfermeras entrenadas hacían el seguimiento a los recién nacidos en las casas, visitamos 10 IPS, 158 jardines infantiles, 117 colegios y 21 universidades, medimos 540 niños de cero a un año y 26.670 de uno a 20 años. Vimos que la talla media del hombre en Colombia es de 172 centímetros, la talla inferior normal es 159 cm y la superior normal 186 cm. O sea, un hombre se considera normal si mide entre 1.59 y 1.86 metros, y una mujer es normal si mide entre 148.5 centímetros y 171 cm con un promedio de 160 centímetros. Estos son los valores para la edad adulta, pero existen valores para cada año y para cada tres meses”.
La talla media del hombre en Colombia es
de 172 centímetros: un hombre se considera normal
si mide entre 1.59 y 1.86 metros, y una mujer es normal
si mide entre 148.5 centímetros y 171 cm con un
promedio de 160 centímetros.
Las curvas están disponibles en la web de la Fundación Cardioinfantil y de la Asociación Colombiana de Endocrinología Pediátrica, para el sector salud. El doctor Jaime Céspedes, director del Hospital Pediátrico de la Fundación Cardioinfantil e investigador, dijo: “Las curvas son una herramienta útil y práctica para los médicos, pues sus diagnósticos se fundan en la precisión de sus datos; en la medida que seamos precisos, es probable que no sobre-diagnostiquemos, evitemos gastos y angustias innecesarios”.
Colombia mejora en crecimiento infantil
Eugenia Colón, doctora en endocrinología pediátrica del Instituto Karolinska -autor del diseño- y coordinadora de investigación, manifestó: “Estas curvas son el primer paso para saber cómo crece la población colombiana, y un instrumento para que los diagnósticos de pediatras y demás profesionales que valoran niños sean menos sesgados por el uso de estándares internacionales que no corresponden a la realidad local. Con Colombia ocurre lo mismo que con la mayoría de países de Suramérica, somos una población muy joven comparada con otras de Europa y con países de condiciones socioeconómicas mejores como Estados Unidos o Canadá, pero se ve mejoría; más frente a países desarrollados, aún no tenemos la misma talla y eso refleja deficiencias sociales y económicas grandes”.
Expresó que la población colombiana es mixta, dicen estadísticas del Dane tomadas en distintas partes: “A partir de las curvas, se pueden hacer estudios locales de poblaciones. El crecimiento obedece al conjunto de muchos factores: potencial genético, alimentación, estado de la familia, etc. Estudios europeos muestran cómo la vacunación que disminuyó las infecciones, y el agua potable, mejoraron el crecimiento de la población. No conozco cómo es la diversidad de otros países de Suramérica, pero seguramente en países como Perú y Bolivia la población indígena representa mucho más que en Colombia, y daría otra visión del crecimiento. En todo América hay gran mezcla, las curvas de Colombia serían modelo para Suramérica, pero la población se distribuye de modo distinto en cada país”.
La doctora Colón resaltó los estándares nacionales como herramienta valiosa para definir políticas públicas de salud, tener con qué medirlas y ponernos en el nivel de países desarrollados como los nórdicos, Holanda, Francia y aún Italia, que tienen sus propias tablas de crecimiento y desarrollo: “Nuestra población, si la comparamos con otros países, es pequeña; o sea, a futuro, con unas condiciones socioeconómicas, de alimentación y potencial genético desarrolladas, la talla de la gente aumentará. Al comparar nuestros niños sanos con los de otros países en iguales condiciones, los otros niños crecen más, lo cual quiere decir que podemos mejorar el potencial genético a 10 o 15 años”.
 
Otros artículos...
Sostenibilidad de la misión en San Vicente Fundación
Hospital Universitario de San Vicente Fundación llega a 500 trasplantes de hígado
Reconocimiento de la Universidad Pontificia Bolivariana al Hospital Universitario de San Vicente Fundación por sus 100 años
“Reforma a salud vulnera papel de la Universidad y no mejora formación de médicos”: Ascofame
“Inconstitucionalidad e ilegalidad en reforma a formación de especialistas”: Ascun
“Proyecto de reforma: un Frankenstein para la formación de especialistas”: CES
“Propuesta oficial para formar especialistas tiene más riesgos que bondades”: UIS
Un acuerdo desde la ética y la economía: primer paso a un modelo justo en salud
Propiedad intelectual: obstáculo para una salud equitativa
Facultad Nacional de Salud Pública: 50 años dedicados a la prevención
Colombia estrena curvas de crecimiento infantil
Premio Nobel de Medicina 2013 al transporte interno en células
Avanza investigación de Contraloría por detrimento patrimonial en SaludCoop
 

 



Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Monitoreo | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved