MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 15    No. 183  DICIEMBRE DEL AÑO 2013    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 

 

 

Como en botica:
en caso SaludCoop,

Contraloría encontró de todo
Jorge Luis Velásquez Valencia - Periodista - elpulso@elhospital.org.co
En el caso de la intervenida SaludCoop, la Contraloría General de la República ha encontrado de todo. En declaraciones al periodista Yamit Amat (El Tiempo, agosto 10 de 2013, “SaludCoop fue saqueada por antiguos propietarios”), la contralora Sandra Morelli reveló que la Contraloría identificó en la EPS el desvío de importantes recursos de la salud para la adquisición de bienes, otros que se fueron a diferentes gastos, otros más a sociedades en el exterior, otros están en bienes que nada tienen que ver con la salud y otros que están en manejo de portafolio de inversiones.
Explicó en ese entonces la contralora, que las directivas de SaludCoop EPS poco a poco fueron transfiriendo clínicas, laboratorios, Unidades de Cuidados Intensivos, unidades de rayos X y otros activos de infraestructura construidos con recursos de la salud, a la firma SaludCoop IPS, una empresa que en una asamblea de accionistas -cuya legalidad también cuestiona-, cambió la composición accionaria, permitiendo el ingreso de nuevos asociados que hoy son los propietarios de cerca del 80% de la antigua SaludCoop EPS.
Más de 33 clínicas en el país pasaron a Saludcoop IPS
Gracias a esas maniobras, en algunos casos facilitadas por vacíos legales, a la EPS intervenida le corresponderá cumplir varios fallos de Procuraduría, el Consejo de Estado, Supersalud, la Corte Constitucional y enfrentar a la Fiscalía, cuyo titular, Eduardo Montealegre -cuestionado por la contralora Morelli por un supuesto vínculo contractual de su esposa y de él mismo con la empresa cuestionada-, optó por declararse impedido.
La no intervención de todas
las empresas vinculadas con SaludCoop
como grupo empresarial, permitió la negociación
de importantes activos que se extrajeron de
la EPS y que habían sido conseguidos
con recursos de la salud.
Al interrogante de por qué la Contraloría no embargó los bienes de SaludCoop EPS para evitar esa transferencia, explicó que la limitante que supone la no declaratoria de todas las empresas vinculadas con SaludCoop como grupo empresarial, llevó a que la a intervención de Supersalud sobre una sola empresa -sin controlar los vasos comunicantes-, permitiera la negociación de las clínicas de Bogotá, Tunja y Neiva, tres importantes activos titularizados en una operación realizada a través de Fiduprevisora.
Explicó la contralora: “Esta titularización implica el pago de los activos a 12 años. Luego de este período deben ser transferidos a quien paga por ellos. Fiduprevisora colocó los títulos en el mercado financiero y todos los títulos fueron adquiridos por Juan Carlos Ortiz, accionista de Proyectar Valores e Interbolsa, quien a su turno las negoció con terceros, obteniendo importantes utilidades en la operación. SaludCoop EPS terminó pagando no sólo el servicio de las tres clínicas sino el valor de compra de las mismas, con el detalle de que, al final, las clínicas serán propiedad de empresas no intervenidas”. De los activos que tuvo SaludCoop, en la actualidad la EPS sólo es propietaria del 27%, por lo que los demás bienes transferidos escaparon al control oficial en la intervención de Supersalud.
Posibles acciones
La contralora Morelli indicó que al no haber intervenido todo el grupo empresarial se permitieron esas evasiones, pero que el Estado podría repetir lo que hizo en el año 2000 con el sector financiero: una toma de posesión, un saneamiento y luego ponerla en venta, como hizo con el Banco Cafetero. Y ante el saqueo de algunos de sus antiguos dueños, los jueces y la Fiscalía podrían utilizar herramientas que prevé el ordenamiento jurídico, como el levantamiento del velo corporativo, para establecer a dónde fueron los recursos destinados al servicio de salud: “Eso haría mucho más fácil poder incautar esos bienes adquiridos con recursos de la salud. Para embargar se deben cumplir unos requisitos de identidad entre el sujeto y el titular de ese bien que hoy en día no existen”, dijo Morelli.
 
De lo normal y extravagancias en SaludCoop EPS
Según el fallo 1890 de la Contraloría, SaludCoop construyó y dotó un importante grupo de clínicas y empresas asociadas a la actividad de la EPS, no con recursos propios o de sus accionistas, sino dejando de pagar oportunamente servicios de salud de proveedores y apropiándose parte de recursos de salud que le ingresaban y registraba como utilidades.
Así, con la bonanza de la EPS, fue configurando una posición dominante en el sector salud: en 2001 y en asocio con Cafesalud compró en Chile la EPS Cruz Blanca, en 2003 adquirió a Cafesalud por 25 millones de dólares; también inició inversiones en empresas de salud en el exterior, financiadas con recursos del sistema de salud colombiano. Y al contar con una gran EPS, que tenía su red propia de clínicas, SaludCoop constituyó empresas de medicamentos, administración y prestación de servicios de salud; asimismo, patrocinó equipos de fútbol (La Equidad) y torneos de baloncesto (Copa SaludCoop), construyó colegios, canchas de golf y condominios campestres (como Villa Valeria).
También se encontraron gastos extravagantes en carros de alta gama y viajes a encuentros internacionales de salud, educación y cooperativismo, con dineros de la EPS que según Contraloría pertenecían a recursos de salud; se hallaron pruebas de viajes de ejecutivos de la EPS a Portugal y a Singapur, en algunos con sus cónyuges (en la reunión en Singapur se decidió comprar la torre 3 del Centro Empresarial Paralelo 108 en Bogotá). Asimismo, dice Contraloría, sólo entre 2005 y 2010 se pagaron $6.000 millones en bonificaciones a los directivos (de ellos, $3.541 millones a Palacino).
Y la Contraloría también señala que para enfrentar investigación de Supersalud en 2004, que le prohibía usar recursos de la salud para otros fines, SaludCoop contrató un ejército de renombrados abogados como José Joaquín Bernal, Marcela Monroy, Jaime Lombana, Hernán Jiménez y el actual fiscal, Eduardo Montealegre. Con ellos y varios congresistas presentaron un informe ante el Ministerio de Salud, el presidente Uribe y varios ministros. Tras esa gestión, dice Contraloría, se diseñó un plan de actividades que diluyó el caso.
 
Procuraduría también falló, ¿y la Fiscalía qué?
En fallo de primera instancia en octubre de 2012, la Procuraduría General de la Nación sancionó con multa de 100 salarios mínimos (más de $56 millones), e inhabilidad de 18 años para ejercer función pública o contratar con el Estado, a Carlos Palacino, representante legal de Saludcoop EPS, y con 50 salarios mínimos legales a 11 miembros del Consejo de Administración, por irregularidades en recobros a Fosyga y porque Palacino inobservó normas obligatorias y adecuó su comportamiento a los tipos penales de estafa e incremento patrimonial a favor de terceros (la EPS Saludcoop).
Fiscalía: pendiente de fallar en caso SaludCoop
En su “Radiografía del caso SaludCoop en la Fiscalía” (noviembre 19/13), El Espectador publicó los principales avances judiciales contra Palacino y SaludCoop. Está pendiente un proceso por presunto enriquecimiento ilícito de Palacino y el excurador de Bogotá, Jaime Eduardo Barrero, si se apropiaron de millonarios recursos del sistema de salud para invertirlos en bienes y sociedades personales donde los socios mayoritarios son sus hijos, quienes por su corta edad no pueden justificar esos dineros en sus patrimonios.
Otro proceso indagará 10.157 falsos recobros al Fosyga por $27.836 millones, con base en instrucciones de los directivos para elaborar cheques y manipular la contabilidad para no mostrar la insolvencia de la EPS. Un tercer proceso busca establecer el desvío de recursos de la salud entre 2004 y 2010 a inversiones privadas en firmas del grupo empresarial o venta de clínicas a terceros por precios irrisorios luego de ser construidas con dichos recursos. Y un cuarto proceso indaga el origen de recursos usados por Saludcoop para invertir más de $20.000 millones y ser acreedor de la Ciudadela Salud y del Hospital Internacional de Alta Tecnología (HIAT) en Sopó, pues utilizó un crédito que derivó en hipoteca abierta sin límite de cuantía sobre un terreno declarado zona franca, “lo que generó una demanda ejecutiva y la imposibilidad de construir el hospital mencionado”.
Después de años de investigación, Procuraduría y Contraloría determinaron responsabilidades en el caso de SaludCoop EPS y Palacino, y enviaron copia de sus hallazgos a la Fiscalía, donde también llegaron otras denuncias, pero ésta aún no falla.
 
Otros artículos...
Homenaje de Gratitud A quienes forjaron el Hospital Universitario de San Vicente Fundación en sus 100 años
Homenaje de Gratitud... - “Velar por prestar siempre el servicio" / Cápsula del tiempo a 2063 / Libro del centenario del Hospital
Reconocimientos a quienes hicieron grande el Hospital Universitario de San Vicente Fundación en sus 100 años (1)
Reconocimientos a quienes hicieron grande el Hospital Universitario de San Vicente Fundación en sus 100 años (2)
Reconocimientos a quienes hicieron grande el Hospital Universitario de San Vicente Fundación en sus 100 años (3)
Afganistán y la salud de Colombia
Como en botica: en caso SaludCoop, Contraloría encontró de todo
Expectativa por futuro de reforma al sistema de salud
Supersalud ordena programa de recuperación a Caprecom
ACHC propuso cambios a la reforma de salud
Hospitales públicos agremiados en Acesi rechazan reforma a la salud
30 años de la Clínica Clofán
El Vigía - Pertinencia de las ayudas diagnósticas
Red hospitalaria en Putumayo, a punto de colapsar
Proyecto colombiano contra la malaria, el mejor del continente: OPS/OMS
 

 



Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Monitoreo | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved