MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 15    No. 183 DICIEMBRE DEL AÑO 2013    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co


La Economía de la Salud
toma fuerza en Colombia
Jairo Humberto Restrepo Zea Profesor titular - Facultad de Ciencias Económicas, Universidad de Antioquia - elpulso@elhospital.org.co

Entre el 20 y el 22 de noviembre del presente año se llevó a cabo en Medellín el tercer Congreso de la Asociación Colombiana de Economía de la Salud -ACOES-. En esta oportunidad, luego de los congresos de Bogotá en 2008 y de Cartagena en 2010, se puso en evidencia el crecimiento y la consolidación de una comunidad académica que busca hacer aportes a la generación de conocimiento y a la formulación y la evaluación de políticas públicas en el campo de la salud.
El entusiasmo de las nuevas generaciones, la colaboración entre varias universidades y centros de investigación, y el apoyo de organizaciones públicas y privadas tanto nacionales como internacionales, permitirán que esta área de la economía siga creciendo y proponiendo soluciones a la problemática del sector salud en Colombia.
50 años de la Economía de la Salud
Uno de los principales objetivos del Congreso de ACOES 2013 fue el de conmemorar los 50 años del artículo del premio Nobel de Economía, Kenneth Arrow, “La incertidumbre y el análisis de bienestar de las prestaciones médicas”, reconocido por haber dado lugar a la Economía de la Salud como un campo de estudio.
Para esto se contó con la conferencia inaugural de Bill Savedoff, del Centro para el Desarrollo Global, quien puso de presente la vigencia de las reflexiones de Arrow y por tanto la motivación para desarrollar la Economía de la Salud. Esto es: el reconocimiento de las fallas del mercado en el campo de la salud, así como el examen sobre los arreglos institucionales y sociales que buscan brindar soluciones, pero que en ocasiones agravan los problemas de eficiencia y de equidad.
Mercados y competencia regulada
El tema central de este congreso, siguiendo el artículo de Arrow de 1963, se refiere a la posibilidad que tienen los mercados de salud para facilitar el alcance del bienestar, y a las exigencias o al espacio que se tiene para la regulación pública. Sobre el particular, se analizó la situación que enfrentan los países, en particular Colombia, respecto del mercado de medicamentos.
Como lo enseñó Elías Mizrahi, de la Comisión Federal de Competencia Económica de México, la regulación de precios y las compras públicas centralizadas son algunos de los principales instrumentos con que cuentan los países. De estos, Colombia apenas retoma el primero mediante el control a los precios de los medicamentos no incluidos en el Plan Obligatorio de Salud -POS-.
Como quedó de manifiesto
en el tercer Congreso de ACOES, el país
cuenta con recursos humanos cada vez más calificados
para enfrentar los retos económicos a que se
enfrenta el sistema de salud colombiano.
Además de reconocer el esfuerzo que hace el gobierno colombiano, al definir una fórmula de intervención que precisamente relaciona la regulación de los precios a partir de la concentración del mercado, se llama la atención para que esta medida se extienda a todo el espectro del mercado, y además cuente con mecanismos de monitoreo y evaluación para ilustrar sus bondades e impactos. Esto significa que además de lograr ahorros importantes para el Fondo de Solidaridad y Garantía (Fosyga), por una reducción en los montos de los denominados “recobros”, también se busque una eficiencia global del sistema al observar la situación de los medicamentos del POS y aquellos que son cubiertos por pagos de bolsillo.
En cuanto a otros mercados o industrias del sector salud, como el seguro y la prestación de servicios, la cuestión es aún más compleja. Puede advertirse que en el marco del Congreso de ACOES no fue posible encontrar un consenso sobre la situación actual del país y las opciones de reforma en cuanto a una nueva configuración de estos mercados. Aunque se escuchó la propuesta del gobierno, en cabeza del viceministro de Salud Pública y Prestación de Servicios, Fernando Ruiz, así como la visión sobre la misma de varios expertos e investigadores del país, subsisten preguntas y reparos no resueltos.
Talvez el consenso se ubica en la necesidad de profundizar un debate necesario sobre el desempeño del sistema de salud, sus principales instituciones y recursos, lo cual debe estar basado en la evidencia y en la formulación de escenarios de futuro, en los que se tome como base fundamental el rescate de la relación de confianza que debe primar entre el médico y el paciente.
Colaboración y proyección
Como quedó de manifiesto en el tercer Congreso de ACOES, el país cuenta con recursos humanos cada vez más calificados para enfrentar los retos económicos a que se enfrenta el sistema de salud colombiano. La economía también hace aportes importantes a la salud y al sistema de salud, y por ello es importante dar a conocer las investigaciones en curso, las publicaciones y los esfuerzos que se adelantan en el país. Este congreso sirvió para presentar 30 trabajos provenientes de varias universidades y centros de investigación, así como de diversas ciudades.
 
¿Cuánto al fin gasta Colombia en salud?
En el reciente Congreso de la Asociación Colombiana de Economía de la Salud -ACOES-, que tuvo como tema central los mercados y la competencia regulada, también se dio lugar para discutir el tema del financiamiento y el gasto en salud. Partiendo de la conferencia central de Bill Savedoff, quien abordó la cuestión “¿Cuánto debería gastar un país en salud?”, se dio una mirada sobre el panorama latinoamericano, por parte de Juan Carlos Ramírez de la Cepal, y se presentó una reflexión sobre la sostenibilidad financiera del sistema de salud colombiano, por parte de Carlos Medina del Banco de la República.
Al mirar la cuestión colombiana sobre la financiación del sistema de salud, se considera imperativo realizar un mayor diálogo entre investigadores, y de estos con el público en general, pues las cifras deberían reflejar lo mejor posible la realidad. Es además crucial hacer explícita la metodología que emplean los distintos trabajos, dar a entender con claridad los alcances y las limitaciones de los mismos, y adoptar unos indicadores relevantes para informar al público periódicamente.
Colombia destina
6,5% del PIB a salud
Se notan discrepancias entre tres fuentes de información o estudios recientes, y el trabajo publicado por Fedesarrollo en 2012 (ver cuadro). Este último da cuenta de un gasto en salud que en 2011 ascendería a 8,3% del Producto Interno Bruto -PIB-, lo que según el monto del PIB de aquel año ($606 billones) representaría algo más de $50 billones y no $45,5 como lo refiere el propio estudio. En cambio, en el trabajo de Cuentas Nacionales de Salud que adelanta el Ministerio de Salud y Protección Social, que tuvo un primer reporte para 1993-2003 y ahora uno para 2003-2011, así como en la base de datos del Banco Mundial y de la Organización Mundial de la Salud, el gasto para 2011 estaría entre 6,12% y 6,5% del PIB, lo que significaría unos $40 billones en aquel año.
Puede asumirse el dato del 6,5%
del PIB en 2011 como el monto de recursos
destinados por la sociedad colombiana al gasto en salud,
lo que de mantenerse constante para 2013 puede
significar unos $46 billones.
Otro estudio que ofrece resultados similares a los del Ministerio y del Banco Mundial, es el adelantado por dos investigadores del Banco de la República. Aunque éste solo aborda el gasto público, su estimación es muy cercana a la que ofrecen los otros dos estudios (para 2010, el 4,92% del PIB frente a 5,02% y 4,87%). Así que puede asumirse el dato del 6,5% del PIB como el monto de recursos destinados por la sociedad colombiana al gasto en salud, lo que de mantenerse constante para 2013 puede significar unos $46 billones.
Además de resolver el monto del gasto en salud y su participación en el PIB, es importante poner de presente la evolución que éste ha tenido en un período largo de tiempo (1995-2001). Como puede observarse en la gráfica, al poner en marcha un aumento de recursos públicos a partir de 1995 se dio un incremento en el gasto, pero éste resultó ser transitorio, pues a partir de 2000 se dio un descenso, y si bien en los años siguientes se presentaron ligeros aumentos, en 2011 se retornó al mismo porcentaje de 1995. Es importante resaltar que esto no significa que el gasto haya disminuido, pues él ha crecido al mismo ritmo del PIB, solo que el país no habría aumentado la parte de sus recursos que destina a salud.
El porcentaje del gasto público sobre
el gasto total en salud está alrededor del 75%,
indicando que cotizaciones e impuestos
(generales y específicos) son las principales
fuentes de financiación.
El gasto privado asciende a 25%.
La anterior afirmación merece ser examinada con sumo cuidado, pues en todo caso debe actualizarse la información al año 2013; en los dos últimos años se dio un aumento de recursos por encima del crecimiento del PIB, como es el caso de los originados en la Ley 1393 de 2010 y en las asignaciones dadas para garantizar la unificación del POS. En todo caso, a partir de la información del año 2011, es claro que el país puede hacer mayores esfuerzos para financiar la salud. No obstante, hay consenso entre los analistas sobre la necesidad de mejorar la eficiencia, y por tanto el incremento de recursos debe ser posterior a un serio análisis de eficiencia.
Por último, es importante destacar una coincidencia de todos los estudios, que en sí misma constituye una de las principales distinciones del sistema de salud colombiano en el contexto internacional. Se trata del porcentaje del gasto público sobre el gasto total en salud, el cual se encuentra alrededor del 75%, indicando esto que las cotizaciones y los impuestos (generales y específicos) son las principales fuentes de financiación; en cambio, con un indicador bastante positivo cuando se compara con los demás países, el gasto privado asciende a un 25% y en éste se encuentran los gastos en seguros privados y los denominados pagos de bolsillo o gasto directo, que corresponde al gasto que realizan las personas cuando reciben un servicio.
Cuadro. Gasto en salud en Colombia (comparación de estudios)
Gráfica gasto en salud total (% PIB)
 
 
 







 



Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Monitoreo | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved