MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 15    No. 195  DICIEMBRE AÑO 2014    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co

 

 

“Pérdida de oportunidad” hará imposible la práctica médica
Jorge Luis Jiménez Ramírez - Abogado

Es propio de nuestros servicios de urgencias la demanda de atención que desborda la capacidad instalada de los hospitales, tanto lo que hace referencia a los profesionales disponibles para la atención como a las instalaciones físicas, díganse quirófanos, Unidad de Cuidados Intensivos o Especiales, camas para hospitalización, disponibilidad de sangre, etc., para no referirnos a las ya conocidas demoras para que las Empresas Administradoras de Planes de Beneficio autoricen la práctica de procedimientos médicos, las regulaciones a otros centros.
Todas estas situaciones demoran la atención de los pacientes, y para los profesionales y las instituciones, son imposibles de resistir.
Con la aplicación por parte del Consejo de Estado del principio de “la pérdida de oportunidad”, se responsabiliza a las instituciones prestadoras de servicios por la salud de los pacientes ante circunstancias que no fueron generadas por ellas y ante las que se encuentran en imposibilidad física de resolver.
No podemos dejar de reconocer que la práctica médica tiene muchas limitaciones y exigir éxito en todas las circunstancias hará imposible la práctica médica ante los riesgos de esta exigencia. Queremos llamar la atención a la posición del Consejo de Estado, por la importancia que esta posición tiene en nuestro diario vivir en las instituciones prestadoras.
El Consejo de Estado anota: “La pérdida de oportunidad es un concepto jurídico que permite definir problemas de imputación, en aquellos eventos en que no existe prueba suficiente del nexo causal que define una determinada relación causa-efecto”.
Así las cosas, ante una lesión de naturaleza mortal generada por un tercero, a una persona en un servicio de urgencias con todos sus quirófanos ocupados por pacientes sometidos a cirugía, con las UCI que se requieren después del procedimiento quirúrgico llenas, no puede predicarse responsabilidad civil y por ende indemnización, pues estamos ante una real imposibilidad de respuesta. Y nada qué decir del traslado a instituciones que se encuentran en igualdad de ocupación o dependiendo de la voluntad de un tercero.
El aforismo de que a lo imposible nadie está obligado ha quedado desvirtuado, agravado con lo afirmado por el Consejo de Estado de que ésta es una forma de definir problemas de imputación.
¿Ante la duda responde la IPS?
jljr@sanvicentefundacion.com
 

 

 









Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Monitoreo | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved