MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 16    No. 229  OCTUBRE DEL AÑO 2017    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 

 

Superando la cicatriz con la inclusión social

elpulso@sanvicentefundacion.com

En Colombia, son las condiciones sociales y económicas causa y consecuencia de las quemaduras. La mayor causa de estas en los niños son líquidos calientes por accidentes en el hogar con frecuencia facilitadas por falta de condiciones de seguridad y compañía, y en los adultos, son las quemaduras por llama, como resultado de accidentes caseros o laborales debidos a la falta de prevención y de controles técnicos y humanos.

En cuanto a las consecuencias, preocupa que las lesiones generan con frecuencia severas cicatrices deformantes, pérdidas funcionales, de movimiento y amputaciones de segmentos corporales; como ejemplo, están las quemaduras por agentes químicos en el medio laboral que generalmente causan ceguera con un alto impacto funcional, y la pólvora, cuya explosión también causa amputaciones, ceguera y pérdida de la audición. Hay que señalar que en todo tipo de quemaduras, los trastornos emocionales y siquiátricos, el estrés postraumático y la sensación de minusvalía repercuten en las personas hasta el punto de muchas veces no poder integrarse sanamente a su familia, al medio laboral y social.

Al estudiar la epidemiología de las quemaduras en el país, se observa su mayor presencia en lugares con un alto nivel de subdesarrollo que se debe superar no solo con el cambio en las condiciones sociales y económicas, sino con generación de conciencia y educación.

El Hospital Universitario San Vicente Fundación abrió su Unidad de Quemados en 1984. El 23 de diciembrre de 2011 construyó la unidad de quemados infantil, con el fin de contar con más camas de atención y ubicar a los menores de 15 años en el área del Hospital Infantil para acceder fácilmente a las especialidades pediátricas.

Las Unidades de Quemados de San Vicente constituyen el más grande centro de referencia que tiene la región para este tipo de pacientes con 17 camas para adultos y 15 camas para niños, con exclusividad para este tipo de accidentes, además de un fácil acceso a Unidades de Cuidados Intensivos y Especiales tanto pediátricas como de adultos para el manejo de los casos más graves en las fases iniciales de estabilización del paciente.

Uno de los logros de la Unidad es la baja tasa de mortalidad que tiene, entre 2% y 3% anual, (2.6% en 2016), equiparable con el resto de unidades de quemados de referencia en el mundo. La mayoría de los pacientes quemados que fallecen corresponden a grandes quemados usualmente por llama, quienes tienen pocas esperanzas de vida en cualquier parte del mundo.

Las unidades de quemados de adultos e infantil son dirigidas por un cirujano plástico con más de 20 años de experiencia en cirugía reconstructiva de personas quemadas, y cuenta con un equipo multidisciplinario para acompañar su labor conformado por: un médico cirujano plástico, enfermeras expertas en manejo del paciente quemado, y según las necesidades, un equipo especialidades como medicina interna, anestesia, Infectología, oftalmología ottorinolaringología, siquiatría, sicología, fisiatría, terapista física y ocupacional, trabajo social, nutrición, entre otras, mas el soporte físico y tecnológico de la institución con quirófanos, cuidados intensivos, imágenes y laboratorios.

Banco de piel y de tejidos

Para complementar los procedimientos de curación de las personas con extensas quemaduras, el Hospital cuenta desde hace siete años con el Banco de Piel - único en Antioquia, y uno de los dos que hay en Colombia-, y con el Banco de Tejidos Osteomusculares. El fin del procedimiento de implante de piel y tejidos en los pacientes que lo requieren, es hacer una cobertura temporal mientras cicatriza su propio tejido, porque como apósito biológico permite que el paciente se recupere nutricional y metabólicamente y disminuya el riesgo de infección.

Cirugía reconstructiva: contra las huellas imborrables

La cirugía reconstructiva implica procedimientos como re-injertos en áreas de cicatrización no satisfactoria, resección de cicatrices para mejorar tanto el ancho como el aspecto final de la cicatriz, las Z plastias y W plastias permiten cambiar la dirección de la cicatriz y camuflarla para mejorar la elasticidad y el aspecto final de la misma.

Otro método de la cirugía reconstructiva es la expansión tisular que consiste en inflar el tejido con ayuda de una bolsa de silicona debajo de la piel con el objetivo de levantar y estirar el tejido sano contiguo al área afectada, una vez este tejido se expande, proceso que dura de dos a tres meses, se avanza hasta la zona de la quemadura permitiendo recambiar el tejido afectado por uno sano.

En casos más severos se recurre con frecuencia al uso de colgajos (segmentos vascularizados de tejido que se mueven del sitio sano hacia el sitio quemado), que incluso pueden requerir para su realización técnicas microquirúrgicas.

Quemaduras por líquidos calientes

Durante el año 2016 pasaron por las Unidades de Quemados Adultos e Infantil un total de 986 pacientes con un incremento del 12% frente a los egresos del año 2015. Si bien los medios de comunicación y las entidades gubernamentales, centran su atención en las quemaduras por pólvora, con gran incidencia en los meses de diciembre y enero, se ha perdido de vista que son los líquidos calientes los que representan la primera causa de quemaduras en los niños durante todo el año, con el 73% de los casos atendidos. Estos accidentes deberían elevarse a la categoría de vigilancia en salud pública, dado que se trata principalmente de incidentes caseros, que además generan grandes secuelas físicas y psicológicas para toda la vida de los niños que las padecen.

El Hospital inició hace más de 10 años la campaña “No más niños quemados con líquido caliente” la cual cuenta con el apoyo del Club Rotario Medellín. Hace dos años se retomó la idea con la vinculación activa de fundaciones y empresas que dieron una estructura a la campaña enfocada a la formación de docentes y otros multiplicadores en prevención y manejo de quemaduras.

Más información...
Los problemas de la salud quedarán para el próximo gobierno
“Mejor le mando las facturas, no me pague por la población no asegurada”
Medimás, entre la esperanza y la intervención
Ministerio de salud clasificó calidad de las EPS
Superando la cicatriz con la inclusión social
Campaña “Te quiero cuidar” en busca de la prevención de quemaduras evitables
Verdades, realidades y mitos financieros de la salud en Colombia
El ADRES: un mes de operación para una transición hacia un banco de la salud
Vivir con alas: vivir alegre
COMEDAL, una cooperativa saludable
Un proyecto académico que articula procesos comunitarios
¿Necesitamos un nuevo código de ética médica?
“Por nuestros pacientes, vale la pena estar aquí”
Huracanes: más allá de techos derrumbados y árboles caídos
América Latina debe apuntarle a la Prevención y Promoción



Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Monitoreo | Generales | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved