MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 6    NO 67  ABRIL DEL AÑO 2004    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 

 

En esta edición...

EPM, historias de gerentes - Diego Calle Restrepo, sus cantos, sus congojas

Empleos singulares: Lectores de tabaquerías

El Remolino

EPM, historias de gerentes
Diego Calle Restrepo,
sus cantos, sus congojas

Ana Ochoa Acosta Periodista elpulso@elhospital.org.co
Hoy, cuando muchos afrontan el poder desde su precariedad espiritual y subrayan con cada acto aquello de que "la cuestión no es hacerse entender, sino hacerse admirar", y cuando vemos a los gerentes de empresas como EPM nadando en empedrados, intentando salvar prestigios y espantando diabluras y soberbias, hoy, decíamos, algunos recuerdan a personajes que, aunque controvertidos y no exentos de
Alfred Nobel. El primer premio se otorgó en 1901 al frances Armand.

error, han sobresalido por su inteligencia, por su sensata consideración de lo humano, por el vigor de su pensamiento y la magnitud de sus iniciativas. Uno de ellos es Diego Calle Restrepo, gerente de EPM entre 1976 y 1985, director del Banco Interamericano de Desarrollo, Ministro de Hacienda, Jefe de Planeación Nacional, Embajador, Gobernador de Antioquia y Senador de la República... Economista no graduado, formado con el pulso gozoso de autodidacta y con la ayuda accidentada de dos becas, Diego Calle Restrepo fue un profesional de exitosas empresas y memorables audacias. Había nacido en 1926, en Bolívar, Antioquia, en la pura "clase media de pueblo", como le gustaba señalar:

“De aquellos tiempos ya no quedan
sino fragmentos y retazos.
Y mucho remordimiento,
de haber tirado al viento
tanta pólvora en gallinazos".

“Prefería el contacto con los humildes. Pasaba horas enteras conversando con el sastre, el artesano...". A su mayordomo en Rionegro, compañero de cuentos y aguardientes, le escribió algunos de sus mejores versos. Bohemio, tiplero, serenatero y músico de rara vena, fue autor de bambucos como el conocido "Cuando estoy lejos de ti".
Templado por la lectura, hizo de la economía una ruta intelectual y de la filosofía una exploración gustosa de dudas y pesadumbres. Tuvo espejismos juveniles de aviador y fabricante de vinos y su vida fue aventura de inquietud y singular hondura. Fueron años gastados sin miedo. "No le gustaba consultar a los médicos ni seguir sus indicaciones", recordaba su esposa. "Tampoco le gustaba reconocer que estaba enfermo. Prefería automedicarse vitamina B y Redoxón. 'Son muy buenos', decía". Para su amigo, Rafael Vega Bustamante, fundador de la Librería Continental de Medellín, Diego Calle Restrepo murió prematuramente, privándose el país de una persona excepcional, "con auténtica vocación de mando y proyección al futuro... Su preparación, inteligencia y modo de ver el mundo lo habrían puesto en lugares a los que sólo muy pocos han merecido llegar". Sus versos y comentarios, recopilados por su esposa, ahuyentan un poco la congoja. Y a los que les guste "el aguardientico de mi Dios" como decía Carrasquilla, les recomendamos estas coplas sencillas que bien merecen un repaso.
Diego Calle Restrepo, el día de su posesión como
Gobernador de Antioquia. Agosto 28 de 1970
Diego Calle Restrepo, Ex gerente de Empresas Públicas de Medellín (1975-1985).
Según su voluntad, las cenizas de Diego Calle Restrepo fueron llevadas al embalse de la represa de El Peñol. Cuenta su esposa que días antes de su muerte ocurrida el 20 de octubre de 1985, les hizo prometer a ella y a sus hijos que no habría velación y que la ceremonia sería lo más corta posible.
Décimas del Aguardiente
“Mi querido amigo Luis:
hace seis meses cumplidos
que aquí en Estados Unidos
suspiro por un anís;
porque en este gran país
por espantosa ironía
cualquier cosa se hallaría
que la fantasía invente,
pero un trago de aguardiente
nunca se conseguiría.

Qué dolor, qué desencanto,
me tienen el alma presa
unos Andes de tristeza
y un Magdalena de llanto.
Fuera menor mi quebranto
y mi mal menos doliente
si tuviera el aliciente
que es propio de los varones:
un farallón de limones
y un Atrato de aguardiente.

No hallo en la existencia halago
ni fuerzas para luchar,
cuando no puedo gozar
la satisfacción de un trago;
para hablar me siento gago,
para ver me falta un ojo
para andar me siento cojo
y hasta pienso en mi aflicción
que si no estoy copetón
no debo llamarme "rojo".

Yo nunca abrigo en mi mente
místicas aspiraciones
o infelices ilusiones
de las que abriga el creyente;

Más te digo francamente
sacar anís de una roca
que en esta ocasión quisiera
ser Moisés que pudiera
cuando mi vara la toca
y beber el que quisiera.

Anís, precioso tesoro
que no se produce en mina,
pero que en cualquier cantina
lo dan nada más por oro,
tan claro, tan incoloro,
y tan fiel a su pureza,
que no hay humana destreza
que falsificarlo pueda,
pues pierde color y queda
al descubierto la empresa.

¿Qué es un país sin anís?
¿Qué soy yo sin aguardiente?
Soy una nación sin gente,
soy un árbol sin raíz,
soy un Nevado del Ruíz
lóbrego, desierto y frío,
una embarcación sin río,
sin mar y sin quieto lago.
Un antioqueño sin trago
es un cántaro vacío.

Es pues, de necesidad,
no teniendo más a quién,
como tú sabes muy bien,
pedirte la caridad
de que a mayor brevedad
atiendas este pedido
y me envíes de corrido
una media de aguardiente

por lo que eternamente
te quedaré agradecido.

Si logras satisfacer
este afán que está conmigo,
probarás que eres amigo
como lo dijiste ayer
te portas como un señor
y que tienes por honor
refrescar nuestra amistad
en la blanca claridad
de una copa de licor.

Parece poco decente
escribirte tantas décimas
que yo bien sé que son pésimas
no más pidiendo aguardiente.
Mas sé que serás clemente
y excusarás mi torpeza,
ya que por naturaleza
y, obra el destino aciago,
eres inclinado al trago
y lo bebes sin pereza.

Pongo aquí punto final
y silencio mi laúd
deseándote salud
y éxito comercial.
Te doy mi abrazo cordial,
te agradezco este favor,
te deseo lo mejor
y en nombre del aguardiente
me suscribo atentamente
tu seguro servidor.

Con cariño,
Diego Calle Restrepo"

Según su voluntad, las cenizas de Diego Calle Restrepo fueron llevadas al embalse de la represa de El Peñol. Cuenta su esposa que días antes de su muerte ocurrida el 20 de octubre de 1985, les hizo prometer a ella y a sus hijos que no habría velación y que la ceremonia sería lo más corta posible.
Sin Título
Con su hija Ana María, actual Directora de Planeación de EPM.

"Con el primer aguardiente
siento una inmensa alegría
se despierta el alma mía
y sueña plácidamente
que de una fresca vertiente
que el verde valle domina
una fuente cristalina
baja con suave rumor.
Y pienso que es de licor
y el segundo ya está encima.

El segundo, francamente,
ya me hace considerar
que después de comenzar
se debe ser consecuente
y no parar de repente
por escrúpulos morales.
Mil aguardientes triviales
le dan respaldo al tercero
el cual ordeno ligero
para mitigar mis males.

de tristezas y alegrías,
de recuerdos de otros días
y de locas ilusiones.
El quinto, con canciones,
lo sirve Emilia Macías.

Emilia me sirve el quinto
y me pone un disco viejo.
Yo escucho medio perplejo
en un sencillo recinto
aquel aire medio extinto
de tan triste melodía
y entonces el alma mía
encuentra un bello pretexto
y le pido a Emilia el sexto
de media noche pa´l día.

De media noche pa´l día
con el sexto me emborracho;
empiezo a sentirme macho
como no me conocía,


El tercero cuando llega,
suelta la imaginación
y entonces el corazón
a la quimera se entrega.
Nos coge una fuerza ciega
a la que no resistimos
y de corrido pedimos
que nos alisten el cuarto,
para emborracharnos harto,
que eso es lo que perseguimos.

Con el cuarto ya comienza
la borrachera segura.
Después de que lo apura
ya la cabeza no piensa;
lo envuelve una nube densa

y llega a tal la porfía
que aunque el licor me marea
no desmayo en la pelea
y pido el séptimo trago
que no me causa empalago
aunque la gente lo crea.

El octavo y el noveno
me los tomo como nada;
apenas son la carnada
para sentirme bien bueno.
Nuevamente el vaso lleno
pido por décima vez,
y cuando me tomo diez
que todos han sido dobles
con sentimientos muy nobles
canto por primera vez.


Cuando comienzo a cantar
es porque ya estoy feliz
y se lo debo al anís
que me acabo de tomar.
!Ay! quién pudiera libar
sin afán y sin pereza
y asesinar la tristeza
que nos mata lentamente
con borrascas de aguardiente.
Emilia, ponga otra pieza.

Después de catorce anises
mis condiciones son pésimas.
Por eso cierro estas décimas
con frases poco felices...”

Ocioso lector
Empleos singulares: Lectores de
tabaquerías

Ana Ochoa Acosta Periodista elpulso@elhospital.org.co
“Tradición antaño orgullosa, convertida hoy en agonizante profesión, el lector de tabaquería ha entretenido a generaciones de trabajadores mientras seleccionan, cortan y enrollan hojas de tabaco para producir habanos.
Los lectores desaparecieron de la industria tabacalera de Florida en 1931, pero algunos, como la mujer cuyo perfil presentamos a continuación, mantienen viva la llama en Cuba.
Oficio: Lectora de trabajadores de tabaquerías.
Lugar de trabajo: Fábrica de tabacos Francisco Donatién, Pinar del Río (a unos 160 kilómetros al suroeste de La Habana).
Qué lee: Por la mañana, novelas y revistas (en particular "Bohemia", una de las más populares en Cuba). Por la tarde lee noticias y artículos que recomienda la Federación de Mujeres Cubanas.
Su público: Unos 200 hombres y mujeres que producen, cada cual, alrededor de 120 habanos liados a mano durante un turno de 8 horas.
Cómo obtuvo el empleo: En 1998, mientras estudiaba la carrera de bibliotecaria, se enteró de que ofrecían una plaza de lector en esa fábrica.
Autores favoritos: José Martí, revolucionario cubano del siglo XIX, y el poeta chileno Pablo Neruda.
El aspecto más difícil de su trabajo: Se-leccionar material que mantenga el interés de los trabajadores y evite el aburrimiento.
¿Fuma? No. Pero algunos obreros fuman habanos o cigarrillos mientras trabajan (el propio Castro renunció al tabaco)."
National Geographic Magazine. Enero, 2004.

Carlos Fuentes, autor mexicano nacido en 1928, regresa a la literatura fantástica con su libro de cuentos "Inquieta compañía", publicado por Alfaguara. Títulos como "La amante del teatro", " La gata de mi madre" o "Calixta Brand", ingresan ahora, por la puerta de la imaginación, a esa sólida obra del autor, ganador de premios como el Cervantes y el Rómulo Gallegos.

Un billete de mil, que para tan poco alcanza, tiene historias interesantes. Muchos recuerdan apenas su imagen de Jorge Eliécer Gaitán, pero ahora el billete será el primer signo monetario expuesto museográficamente por el Banco de la República en todas sus etapas de elaboración. Lugar: La Casa de la Moneda, Bogotá.

”Mi temática preferida es la relación de la gente con el poder", dice Quino, observador agudo de los imperfectos humanos y creador de Mafalda, niña que cumple 40 bien vividos años, que le celebrarán en países adoptivos como España y México con eventos tan singulares como ella.

Comfenalco Antioquia ha efectuado una destacada labor cultural, especialmente exitosa en su área de Bibliotecas. La EPS adelantará un plan de promoción de la lectura desde la infancia, entregando un llamativo obsequio de libros infantiles a las madres afiliadas que han tenido su parto en alguna de las clínicas de la ciudad.



Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Monitoreo | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved