MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 6    NO 67    ABRIL DEL AÑO 2004    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 

 

Intereses económicos y políticos prevalecen sobre la salud pública
Alerta por aumento de protección de patentes a medicamentos en Colombia
Marcela Echavarría Aguirre - Periodista elpulso@elhospital.org.co
“En propiedad intelectual de medicamentos rige un axioma perverso: cada vez que se legisla a nivel nacional o internacional es para enriquecer a las multinacionales farmacéuticas y 'clavar' a la población de escasos recursos”
Germán Holguín Zamorano
En septiembre del año 2002, el entonces Ministerio de Salud expidió el decreto 2085, por medio del cual se reglamentan aspectos relacionados con la información suministrada para obtener registro sanitario del Invima, con respecto de las nuevas entidades químicas en el área de medicamentos.
En un año y medio luego de la expedición del decreto, seis moléculas han recibido la protección del 2085 (ver recuadro Moléculas protegidas). Sin embargo, solo hasta febrero pasado, cuando el Invima anunció la protección de patentes a 8 medicamentos para controlar enfermedades como demencia, disfunción eréctil, hipertensión y epilepsia, que no podrán producir los laboratorios nacionales, se reforzó la reflexión y la crítica acerca de las verdaderas consecuencias que dichas disposiciones traerán sobre los consumidores (alza en el precio de los medicamentos) y la salud pública del país (por el acceso a estos). Para el Director General de Misión Salud, Germán Holguín Zamorano, “ya comenzó en el país lo que quería el gobierno del norte: el bloqueo temporal de los medicamentos genéricos. Hasta el momento la prensa ha informado sobre ocho. Con el tiempo serán cientos o quizás miles, pues los cinco años de protección de los datos no se cuentan a partir del año 2002, sino a partir de la fecha del registro de cada medicamento protegido”.
Moléculas protegidas con el decreto 2085
Para el viceministro de salud, Eduardo José Alvarado, la posición del gobierno es muy clara: “El Ministerio tiene una política definida en defensa del derecho a la salud; procuraremos en un marco adecuado de calidad de los medicamentos, el acceso que está determinado por el precio de los mismos”. Solo queda esperar que este deseo no se convierta en una lírica expresión de buena voluntad o retórica declaración.
Antecedentes en el mundo
Entre 1986 y 1994, las multinacionales farmacéuticas en un afán desmesurado por apoderase del comercio de medicamentos y globalizar sus derechos monopólicos, redactaron el primer borrador del capítulo sobre “Aspectos de Propiedad Intelectual relacionados al Comercio” (ADPIC), para la Ronda Uruguay del GATT.
En 1994 logran su objetivo al incluir el "Acuerdo sobre los aspectos de derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio", conocido con la sigla inglesa TRIPS, en la Organización Mundial de Comercio (OMC). Solo cuatro años más tarde, el sector salud se despierta y empieza a evaluar las verdaderas consecuencias de este logro, y en noviembre de 2001 se llegó a un acuerdo histórico en la cuarta conferencia ministerial de la OMC en Doha, Qatar. Allí se estableció que las disposiciones relacionadas con las patentes no impedirán que los países miembros tomen medidas destinadas a proteger la salud pública o promover el acceso a los medicamentos.
Sin embargo, las exigencias de las multinacionales y las presiones de los gobiernos del norte, han obligado a los países en desarrollo a adoptar sus disposiciones, porque de lo contrario serán bloqueados económicamente. El panorama no es el más alentador y Colombia no se escapa del juego de las industrias farmacéuticas que se sortean el mercado mundial a punta de presión y sanción. Pero en el fondo se alberga la esperanza de que alguna liebre se pare en frente de los tigres y con voz de mando diga: NO, GRACIAS, y ponga punto final a este proceso de negociaciones, o mejor, de imposiciones.
Un sistema mundial de patentes: el núcleo del tema
Durante tres años, un nuevo Tratado Internacional de Patentes ha estado bajo negociación en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) en Ginebra. Ésta es una perspectiva atractiva para las corporaciones transnacionales y las grandes potencias como los Estados Unidos y la Unión Europea, quienes ven a las patentes como el instrumento de primer orden para controlar una economía globalizada.
Los países en desarrollo se encuentran entre la espada y la pared: O aceptan los Acuerdos sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC), con el propósito de asegurarse los beneficios en el acceso a los mercados de los países desarrollados para sus exportaciones agrícolas y textiles, o no hacen parte de la OMC en su totalidad.
Por qué Colombia no dice NO. Lo que está en juego
De la Iniciativa para las Américas formulada por George Bush (padre) en 1994, surge el proceso de creación del Área de Libre Comercio de las Américas, ALCA, que eliminará las trabas al libre comercio y la inversión. En abril de 2003 se determinó que en mayo de 2004 se realizarán negociaciones que culminarán a más tardar en enero de 2005, con la creación de la zona de libre comercio más grande del mundo.
En este juego de poderes e intereses económicos, para el gobierno colombiano no es tan fácil salir al ruedo y decir NO, cuando está de por medio el control sobre la economía mundial y la distribución de sus beneficios. No obstante, el Estado no puede dejar de lado su compromiso y responsabilidad con el pueblo y el interés público, para favorecer los intereses privados.
El director de Misión Salud puntualiza: “no es tarea fácil, como quiera que son inmensos los intereses comerciales de la industria farmacéutica multinacional y del gobierno norteamericano que están en juego, pero primero está el derecho al acceso a medicamentos, que es una extensión del derecho fundamental a la vida, el cual está por encima de los intereses comerciales y de todos los derechos económicos y sociales”.
Sin embargo, en pelea de tigre con liebre no es difícil deducir quien es el ganador: Las multinacionales farmacéuticas son el sector industrial que percibe mayor porcentaje de ganancias del planeta y tienen una enorme disponibilidad de dinero para imponer sus condiciones; mientras, a los países en vías de desarrollo, entre ellos Colombia, solo les queda la opción de obedecerlas, porque de lo contrario la respuesta es simple: bloqueo y sanciones económicas.
Para la senadora Dilian Francisca Toro, “Colombia como país respetuoso del Derecho Internacional y en respuesta a las obligaciones que contrae al suscribir tratados, debe hacer bloque de constitucionalidad, es decir, homologar sus leyes internas con las obligaciones que internacionalmente pacta”. Por lo tanto, “el gobierno atendiendo las inminentes necesidades de la población frente al deterioro de los indicadores de salud pública y el impacto fiscal que tiene para el Sistema General de Seguridad Social en Salud las enfermedades de alto costo, debe mejorar el acceso a aquellos medicamentos que por su naturaleza misma son escasos y de elevado precio” .
Consecuencias
Para Antonio Da Silva, director de la Organización Médicos Sin Fronteras en Colombia, se trata de una intromisión internacional fuerte por parte del gobierno de Estados Unidos. Como consecuencia, indicó que en el país “se generará un aumento de precios en cadena, desaparecerá gradualmente la pro ducción de genéricos y se incrementarán los costos en los servicios de la salud”.
Otra es la opinión de María Claudia García, directora ejecutiva de AFIDRO (Asociación de Laboratorios Farmacéuticos de Investigación), quien considera que con el decreto, “los laboratorios nacionales tienen la oportunidad, una vez vencido el periodo de protección, de producir nuevos medicamentos genéricos”. Y frente al costo de medicamentos, agregó: “El consumidor en ninguna forma se ve afectado, ya que en el mercado actual de medicamentos existe para cada patología un sinnúmero de opciones o alternativas terapéuticas a las cuales puede acudir para el tratamiento de cualquier enfermedad, obviamente respetando las indicaciones de su médico”.
No obstante, para la senadora Dilian Francisca Toro, la realidad es otra: “La multinacional dueña de la patente y en uso de la explotación de los derechos que provienen de ella, no enfrenta competencia alguna, lo cual puede terminar generando distorsiones sobre el precio y una posición dominante que proviene de un monopolio único de patente”. Por lo tanto, advierte la senadora, “es allí donde debe operar de forma efectiva la vigilancia y control para evitar distorsiones de precios y la quiebra de los laboratorios nacionales”.
Acorde con esta postura, Germán Holguín Zamorano afirma que “la medida, como toda norma dirigida a crear monopolio, genera efecto precio. Primero, porque los medicamentos que ingresan al mercado lo hacen a precios de monopolio, que son los más altos de la plaza. Segundo, porque impide la comercialización de los genéricos respectivos con precios accesibles”.
Colombia asume retos en
integración andina de medicamentos
Del 15 al 17 de marzo del presente año, se realizó la XXV Reunión de Ministros de Salud del Área Andina (REMSAA) en Puerto Ordaz, Venezuela, donde Colombia ratificó su papel de cooperador activo en políticas de salud y asumió nuevos retos y políticas en integración de medicamentos.
En la resolución “Acceso a Medicamentos: hacia una política conjunta”, se concluyó que los países de la subregión andina tienen limitaciones de acceso a medicamentos esenciales y de alto costo e insumos estratégicos, lo que constituye un grave problema de salud pública. Por lo tanto, se pactó que los medicamentos deben ser considerados como un bien público, en especial los esenciales, ya que son parte del derecho fundamental de salud. También, que se trabajará en lograr que la población de la subregión andina tenga acceso con equidad a medicamentos de alto costo e insumos estratégicos, eficaces, seguros y de calidad, disponibles al menor costo y en el marco de su uso racional.
El Consejo de Cancilleres Andino ha promovido un proceso de integración entre la población andina. Ahora, con base en la solicitud de los Ministros de Salud en la XXV REMSAA, la Comisión Técnica de Medicamentos de la Subregión Andina, en reunión llevada a cabo en Lima en Febrero de 2004, recomienda establecer una política Subregional para el Acceso y disponibilidad de medicamentos, que cuente con un plan de trabajo, estrategias y normas que estén a cargo de una comisión asesora permanente.
Por otro lado, dentro del Proceso de Negociación Subregional-Acceso Integral VIH/sida, se elabora un proyecto para presentar ante el Consejo de Cancilleres, que permita adoptar mecanismos ágiles para compras nacionales de medicamentos antirretrovirales, incluyendo la posibilidad de liberación del gravamen arancelario para estos productos.
Herramientas para enfrentar el problema
Germán Velásquez, director del Departamento de Medicamentos Esenciales y Política Farmacéutica de la Organización Mundial de la Salud, considera que la solución está planteada en el artículo 39 sobre la “Protección de la información no divulgada” del acuerdo de los ADPIC/ “TRIPS”. Velásquez explica: “En éste, se deja una flexibilidad a los países y lo que es más importante, permite, en el párrafo 3 del artículo, hacer excepciones para 'cuando sea necesario proteger al público'…”.
Por lo tanto, resulta perfectamente legítimo y coherente con el tratado internacional sobre normas de propiedad intelectual, que un país juzgue necesario “proteger al público” y no otorgar protección exclusiva a la información presentada por la compañía originadora, si el gobierno considera que dicha cláusula puede demorar la salida de los genéricos al mercado, o disminuir la concurrencia con las conocidas implicaciones de aumento de costo y por lo tanto, riesgo de limitar el acceso de la población a los medicamentos.
Para Velásquez, los artículos 7 y 8 sobre objetivos y principios del acuerdo de los ADPIC son bastante claros: “La protección y la observancia de los derechos de propiedad intelectual deberán contribuir a la promoción de la innovación… en beneficio recíproco de los productores y de los usuarios… de modo que favorezcan el bienestar social y económico… (Artículo 7). Mientras que los Miembros, al formular o modificar sus leyes y reglamentos, podrán adoptar las medidas necesarias para proteger la salud pública… (Artículo 8)”.
La mejor solución al problema, es poder entender que el salvar una vida está por encima de cualquier interés económico o político, y que el medicamento no puede ser de la persona que lo inventa ni del intermediario que lo compra y lo vende, sino del paciente que lo necesita.
Otros artículos...
Acreditado Laboratorio de Las Américas
Habilitación de Administradoras del Régimen Subsidiado: solo operará al 100% en el año 2005
¿Cómo se forma la política de salud en Colombia?
Metas y prioridades del nuevo Viceministro de salud - Eduardo José Alvarado
Nuevos logros del Hospital Universitario San Vicente de Paúl en Medellín - Primer trasplante en Colombia de células madre de médula ósea a corazón y primer trasplante compuesto de laringe y tráquea
Servicio de Salud Ósea en el Instituto de la Mujer de Clínica Las Américas - Un soporte para la vida y la salud
Se empieza a sentir vigilancia y control en el sector salud
Primera implantación de prótesis anal en Colombia
Intereses económicos y políticos prevalecen sobre la salud pública - Alerta por aumento de protección de patentes a medicamentos en Colombia
Sistema de Información para el Sistema General de Seguridad Social en Salud
Antigüedad: talón de Aquiles de la cobertura
De los Rotarios para el Hospital / Pacto por la salud pública en Antioquia / Calidad certificada en la Clínica Medellín
Realidades de la reproducción artificial
Aportes del 2º Congreso Sectorial de la Salud
 



Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Monitoreo | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved