MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 3    NO 43   ABRIL DEL AÑO 2002    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 

 

 

 

 
En el ISS
Un pacto con hilos extranjeros

"Estamos en un punto de la historia, lleno de promesas y de peligros”
Bill Clinton 50 Asamblea Anual FMI y BM

El Acuerdo Integral firmado entre Sintraseguridadsocial, el Gobierno y la presidencia del Instituto de los Seguros Sociales, se manejó en los medios de comunicación como la ¡salvación de la Institución!, porque tras la negociación, el ISS logró que el Gobierno le entregará la mitad del billón de pesos prometido como crédito y que aseguraría la continuidad de su funcionamiento en el corto plazo. Así, logró que la Superintendencia de Salud levantara la sanción, según lo acordado con el Gobierno, y que emprendiera un ambicioso programa de afiliación que incluiría desde colombianos en el exterior hasta campesinos de las huertas de Cundinamarca.
Lo más grave de toda la negociación quedó en veremos y casi a la buena voluntad del Gobierno de turno que asuma la presidencia de la República, y es el reconocimiento y pago de la deuda histórica que por $42 billones tiene el Estado con el ISS desde 1967, y cuyo no pago realmente sí lo puede quebrar.
Claro que detrás de todas estas negociaciones con el gobierno también se vislumbran hilos tenues, casi invisibles, que tienen directa relación con los compromisos de Colombia con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, para conseguir créditos por US$2.700 millones. Con estos pactos, el país se obligó a asumir entre otras 114 condiciones, la reforma laboral, pensional, de transferencias y la privatización de empresas patrimonio de la Nación como Isagen, Carbocol, ETB, entre otras, en beneficio del capital financiero y especulativo que han convertido la salud y el bienestar social de Colombia en una mercancía que se compra, se vende o se abandona, según las leyes del mercado.
Sin embargo, en Colombia no solo hay una empecinada resistencia a privatizar las empresas más rentables del Estado como son las telecomunicaciones, la energía y la explotación de los recursos naturales como los hidrocarburos (especialmente el petróleo), sino también servicios públicos básicos y esenciales como la salud. Así lo reconocen el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial (BM), y el mismo Fondo Monetario Internacional (FMI), en diversos estudios realizados.
Aunque con el auge de la Ley 100 de 1993 la prestación de los servicios de salud se convirtió en una mercancía más y un negocio muy rentable para las EPS y no para la comunidad, el Instituto de los Seguros Sociales (ISS) también estuvo a punto de desaparecer y algunas de las acciones emprendidas por el Estado significaron un menoscabo para su operación y sus finanzas.
Por eso hoy, nuestras páginas de debate están dedicadas a analizar desde un ángulo histórico, político y socioeconómico la actual coyuntura por la que atraviesa el ISS tras la negociación de la Convención Colectiva de trabajo, el Acuerdo Integral firmado con el Gobierno y el Acuerdo Marco firmado con la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (éste último para la cancelación de servicios prestados, sin intereses de mora, y que daba fin a los cobros jurídicos que estaban en trámite ante la Justicia).

Mas información

Salud, en medio del conflicto

La decisión presidencial de terminar la zona de disensión y romper los diálogos con la guerrilla de las FARC, generó una oleada de planes de contingencia para proteger a la población de esa área y a los colombianos en general de las consecuencias nefastas de un recrudecimiento del conflicto armado. Entre estos planes, se encuentra el del Ministerio de Salud, que tiene como objetivo garantizar el acceso a la salud de habitantes y desplazados.
La situación de conflicto no es nueva en el país y de todo ese tiempo en medio de las balas, ha quedado claro que por falta de infraestructura hospitalaria, marginalidad de la población y hasta el deseo de los combatientes, muchas personas no pueden recibir atención médica básica. Así las cosas, la ayuda de organismos internacionales que desarrollan en nuestro país labores humanitarias, entre ellas la prestación de servicios de salud de primer nivel, es realmente la única esperanza de atención en ciertas regiones del país.
Mas información
Ingeniería Biomédica en Colombia
si tiene futuro
“El mundo médico moderno, de una manera u otra, ha de acostumbrarse a convivir entre equipos, máquinas, cálculos y técnicas similares. De este modo, el médico y el ingeniero están llamados a encontrarse en este gran complejo hombre-técnica, creado por el engranaje científico altamente especializado; por lo tanto, se hace necesario acrecentar el diálogo entre ambas disciplinas, comenzando por lograr un lenguaje unificado", afirmó el cardiólogo John Bustamante, de la Universidad Pontificia Bolivariana, durante la Primera Ronda Nacional de Proyectos y realizaciones en Tecnología Biomédica, realizada en Medellín en marzo pasado.
No ha sido fácil unir dos ramas de la ciencia sin que surjan dificultades, sin embargo, es ya un hecho que la ingeniería y la medicina tienden cada vez más a acercarse. No en vano en una obra de David Fishlock sobre la relación entre el hombre y la máquina (Man Modified, Cape, Londres, 1969), el autor ya analizaba la colaboración entre el médico y el ingeniero bajo los siguientes epígrafes: el hombre medido, el hombre ampliado, el hombre imitado y el hombre transplantado.

Mas información

Dengue en Bucaramanga

Un total de 772 casos de dengue hemorrágico a diciembre de 2001, 41 muertes desde mayo de 2001 hasta hoy (en menos de un año), es el llamado de alerta del caso de Bucaramanga, un caso con un par de paradojas que no tienen razón de ser: la contradicción de tener entre las manos una enfermedad que puede considerarse como rural, en una de las áreas metropolitanas más importantes del país, y el sumar ya 41 personas fallecidas por un virus que requiere tratamientos apenas elementales, poco costosos y con facilidad de aplicación mediante programas de prevención. ¿Qué falla?
Mas información

Salud Oral

Aunque el último Informe Nacional de Salud y Enfermedad Bucal publicado el año pasado demuestra mejoría en los indicadores de salud oral en Colombia, las cifras difícilmente coinciden con las desigualdades sociales que no han podido ser remediadas.
La reglamentación establecida en la Ley 100 de 1993, además de no cubrir todas las necesidades en salud oral de la población, afectó
profundamente al gremio de los odontólogos, quienes además de recibir salarios bajos, han visto como una profesión que tiene siglos de historia, entra en crisis. No sólo por la reglamentación en mención, sino por la falta de formación de los profesionales en el área gerencial, la cantidad de instituciones que ofrecen el programa en el país y el poco interés entre las nuevas generaciones por la carrera.
Mas información

 

ediciones anteriores

Como una estrategia que compromete la descentralización y la inversión social, para disminuir el déficit fiscal nacional, y con un notorio reduccionismo en Salud Pública, la nueva norma continúa como objeto de análisis por parte de los diferentes actores del Sistema General de Seguridad Social en Salud, en búsqueda de la coherencia alrededor de sus bondades y desventuras.

 

A pesar de ser la zona urbana más poblada del país, de la alta migración, de la llegada de desplazados, la capital presenta un significativo cubrimiento en aseguramien-to en salud, reducción de la mortalidad por violencia, compensación de camas cuando se cierran IPS, avances en cultura ciudadana para devolver subsidios, atención pre-hospitalaria y desarrollo del principal hemocentro en Colombia, a la par que concentración de las IPS en el norte de la ciudad, donde abunda el recurso económico.

 

Todo instrumento que el cerebro del hombre ha inventado, descubierto o desarrollado, lo ha dirigido también a la destrucción de sí mismo y de su entorno. Cabe entonces acá la pregunta: ¿así como hay un crecimiento y desarrollo de la ciencia y la técnica, hay una evolución psicológica y emocional proporcional, capaz de asimilar y adaptarse a dicho crecimiento?

 

El significado de tener una nueva Unidad de Cuidados Intensivos pública en el segundo departamento más pobre, con 72% de necesidades básicas insatisfechas, alto desplazamiento forzoso, la violencia como segunda causa de mortalidad, más afiliados en el régimen subsidiado que en el contributivo, 25 de 26 municipios investigados por desviación de recursos de la salud y apenas 3 UCI en clínicas privadas y una más en uno de los 3 hospitales públicos.

 

La historia de Ricardo Bustamante, un colombiano que llegó a ser primer bailarín del famoso American Ballet Teathre dirigido por Baryshnikov y, que luego de alternar con grandes figuras como Nureyev, vive ahora una nueva etapa como coreógrafo internacional y director de sus propios montajes.

El año anterior, dos hechos llenaron de expectativas el ambiente de la seguridad social en el país: la firma de los acuerdos de pago de las obligaciones del ISS con la red de centros asistenciales, negociada simultáneamente con la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas y con la Cámara de la Salud de la ANDI, y de otro lado, el "Acuerdo Integral entre el Gobierno, el Seguro Social y SintraseguridadSocial".
Todos los ciudadanos, no sólo los empleados o los afiliados, sino todos los ciudadanos, debemos y queremos estar pendientes de la ruta y el destino del Instituto, ya que todos hemos contribuido con él desde distintos ángulos.


Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Monitoreo | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved