MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 6    NO 71   AGOSTO DEL AÑO 2004    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 
Titulares
Ante hospitales que mueren
¿Qué vamos a hacer Colombia con tus hospitales?

No solucionar esta crisis de grandes y pequeños hospitales, es convertirnos en una sociedad suicida sin presente ni futuro.
¿Las ARS se habilitarán para desaparecer?
Poco después de fijarse la habilitación en régimen subsidiado, el presidente Uribe propuso entregar la administración solo a cajas de compensación familiar y a Caprecom.
Más que pobre el balance en salud
El Ministerio de la Protección Social demostró una vez más como salud perdió relevancia técnica y política en ese Ministerio.
Recertificación del personal de salud: ¿Negocio de intermediación?
Si en teoría se busca garantizar calidad idónea del servicio que presta el personal de salud, en la práctica puede ser pérdida de la autonomía profesional o un nuevo negocio.
Una mirada al primer año de escisión del Seguro Social
Cualquier propuesta es insuficiente si no existe la suficiente voluntad política para salvar al Instituto y mantener la promesa del presidente Uribe de que "no se privatizará el ISS".
Ante hospitales que mueren
¿Qué vamos a hacer
Colombia con tus hospitales?
En los últimos años, se ha vuelto costumbre en la historia colombiana que cada cierto tiempo la crisis hospitalaria se convierte en titular de medios de comunicación de primer orden, y en “alarmante”, “grave”, "peligrosa” y “urgente” situación que demanda soluciones efectivas de corto, mediano y largo plazo. A pesar del reiterado llamado, esa solución definitiva todavía no llega, y antes por el contrario, la crisis recurrente de los hospitales se ha desbocado en loca carrera que hoy más que nunca tiene grandes y pequeños hospitales a la puerta del cierre.

Al igual que cada ser humano, cada hospital es una historia, son lugares para nacer, para morir y para volver a nacer. Son las instituciones donde día a día se enfrenta la enfermedad y la muerte, donde cada día se ganan todo tipo de victorias de la vida cotidiana, y por tanto son entidades indispensables para garantizar la supervivencia de la sociedad que las rodea.
¿Cómo concebir un municipio sin su hospital? O, ¿cómo concebir una ciudad sin un hospital de tercer o cuarto nivel de complejidad, donde se defiende la vida, el bienestar y la integridad de los seres humanos ante las más graves dificultades clínicas? ¿A dónde entonces acudir en un pequeño pueblo ante el acoso apremiante de la enfermedad o la muerte, o en una ciudad ante la grave complicación de una patología o un trauma mayor de un ser querido?
Estas y más delicadas preguntas tendrá que responder el país si no quiere convertirse en una sociedad suicida y desvirtuar su presente y su futuro. Tal vez no sea asunto de soluciones mesiánicas, sino de considerar todos los sobre-diagnós-ticos ya realizados al sector hospitalario del país dentro del actual sistema de salud. No en balde, muchos claman que la salida está en reformar la Ley 100 y un sistema que hasta el momento dejó como grandes perdedores a los usuarios, a los hospitales y a la salud pública. Pero sea cual sea la salida propuesta, tendrá que ser radical para garantizar a futuro no solo la supervivencia sino el engrandecimiento de los hospitales, porque, ¿de qué serviría mejorar la economía del país si su supervivencia como sociedad misma está en entredicho si desaparecieran instituciones tan necesarias a la vida misma como un hospital?
Mas información
Arriba

¿Las ARS se habilitarán para
desaparecer?

A sólo cuatro meses de expedido el decreto 515 de habilitación de Administradoras del Régimen Subsidiado (ARS), el presidente Álvaro Uribe propone entregar la administración del régimen subsidiado solo a cajas de compensación familiar y a Caprecom.
Este viraje de 180 grados evidencia la preocupación del gobierno por encontrar soluciones definitivas a los problemas del régimen, pero también muestra una falta de políticas coherentes y de largo plazo que permita a las empresas planificar su trabajo. Cabe preguntarse: ¿Habilitación para qué? O, ¿el decreto 515 fue una habilitación para desaparecer?

Mas información
Arriba

Más que pobre el balance en salud
A mitad de este gobierno, en el II Consejo Público de Ministros rindió cuentas el Ministerio de la Protección Social, demostrando una vez más como salud perdió relevancia técnica y política en el Ministerio fruto de la fusión. Fuera del balance quedaron temas tan graves como crisis hospitalaria pública, altibajos en salud pública, debilitamiento de la Supersalud, carencia del sistema de información, aumento de centros de formación en salud y otros que evidencian el progresivo deterioro del sistema de salud. Y, ¿cuándo se humanizará la Ley 100, base del sistema de salud que deja lo social en manos del mercado?
Mas información
Arriba

Recertificación del
personal de salud: ¿Negocio de
intermediación?

Si en teoría se busca garantizar que la calidad del servicio que presta el personal de salud sea idónea, en la práctica puede ser el comienzo de la pérdida de la autonomía profesional, dependiendo del tipo de recertifica-ción aplicado (exámenes o créditos),
y qué clase de entidad la lleve a cabo; de esto dependerá que sea una verdadera búsqueda de la calidad o un nuevo y jugoso negocio en el sector salud.

Mas información
Arriba

 

Una mirada al primer año
de escisión del Seguro Social

La situación del Instituto continúa siendo muy compleja. Por ejemplo, si continua tratando solo pacientes de alto costo y mayores de 60 años, sería inviable en 10 o 15 años.
La expectativa de salvarlo incluye reestructurarlo, reorganizarlo y modernizarlo en RED, evaluando capacidad real del mercado y demanda en cada región. Además, sin pensarlo como empresa grande, sino con capacidad para competir e imponer calidad. Otra solución sería articular las ESE de orden nacional con las municipales y territoriales para evitar la competencia, y tener una red pública sólida y grande. Pero cualquier propuesta es insuficiente si no existe la suficiente voluntad política para pagarle antiguas deudas e inyectarle capital. El presidente Uribe lo dijo en su campaña y lo ha reiterado en su mandato: “NO SE PRIVATIZARÁ EL ISS”, pero no basta con buenos propósitos.
Mas información
Arriba
 

ediciones anteriores

Una posible reapertura de este hospital que en
octubre cumple 430 años, impulsan el gobierno y el Concejo capitalino. Un fallo del Consejo de Estado definirá la naturaleza jurídica de la Fundación San Juan de Dios, a la que pertenecen el hospital y el Instituto Materno Infantil.

 

Ante indicios de corrupción, es deber de las entidades de control y de la sociedad indagar e investigar, pero también iniciar gestiones que vuelvan más transparente el sistema de salud y que aminoren riesgos de corrupción y sus efectos, logrando prevenirla y no enfrentarse a hechos cumplidos.

 

Dos razones obligan a reglamentarla: puede deteriorar y amenazar la función promotora de la salud que conlleva el aseguramiento. Además, hay empresas que también hacen integración horizontal, aprovechando ventajas tributarias y legales que anulan la igualdad de competencia entre esas compañías, situación que generaría oligopolios.

 

Como una contribución al quehacer periodístico y a la sociedad en general, el periódico El Pulso realizará el próximo 7 de octubre en Medellín, el Seminario “Comunicación Sectorial y Científica. Construcción de sociedad a través de la información”, con la presencia de destacados conferencistas.

 

La producción literaria de Piedad Bonnett es un desafío a todos los modos del mal y formas de muerte que asedian la condición del hombre, y una auténtica exaltación de la vida, del reto de existir y del amor.

Cerrar un hospital significa el mayor desapego y la más grande falta de consideración y de sentimiento humanitario, porque estamos hablando de los hospitales de Colombia, país donde la mayoría de la gente es pobre. La solución no está en el cierre ni en la privatización, sino en la voluntad y en la solidaridad. El país que cierre un hospital, necesitándolo, no sólo se le puede mirar como el más cruel, sino que merece que la comunidad nacional e internacional ponga el grito en el cielo.


Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Monitoreo | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved