MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 3    NO 35  AGOSTO DEL AÑO 2001    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 

 

 

Medicamentos, entre la responsabilidad médica y las fuerzas del mercado

Luisa Fernanda Restrepo - Periodista, Medellín

El tema de la salud no puede ser sólo un asunto revisado en términos económicos; variables como la responsabilidad, la calidad del servicio, la oportunidad de un tratamiento, entre otros, deben ser tenidas en cuenta. Por esta razón, una propuesta para que las EPS entreguen los medicamentos de uso hospitalario a las IPS, comienza a generar discusiones.

Guardadas las proporciones, llevar a un restaurante los insumos para que los cocineros preparen con los productos entregados por el cliente el plato que éste desea, es un poco la lógica que parece operar en una propuesta que viene haciendo carrera en algunas EPS, que pretenden entregarle a las IPS los insumos y medicamentos que estas instituciones requieren para uso hospitalario en la atención de sus pacientes.
El cambio, que pone en juego la responsabilidad médica además de la estabilidad económica de las IPS, radica en que ya las clínicas y hospitales no podrán decidir sobre los medicamentos y el material hospitalario que determinada enfermedad les exija bajo sus criterios, sino que deberán estar sujetos a los suministros que les hagan las EPS, quienes argumentan reducción de costos con este procedimiento.
Aunque desde el punto de vista económico el planteamiento podría ser válido, pues el poder de negociación de la EPS se incrementaría y los medicamentos tenderían a tener bajas al comprarlos, el problema está en que ahí las EPS tedrían el control total sobre el insumo, condicionando al hospital a que lo reciba en el tiempo, la calidad y la cantidad en que ésta lo estime.
A lo anterior se suma, lo que es muy grave, que las clínicas y hospitales no tendrían ningún control sobre esa droga, asunto que impediría que estas IPS puedan responder por la aplicación de los medicamentos, lo que es de su competencia.
Además de ésto, los centros hospitalarios obtienen algún porcentaje de ganancia en el cobro de dichos productos a las EPS, gracias a ello estas instituciones logran aportar nuevos recursos a sus presupuestos para el funcionamiento. En el caso entonces de suspenderse este procedimiento, un elemento más entraría a agudizar la crisis económica de las IPS, argumentan muchos directores de estas instituciones.
"Hay que reconocer que existe un gasto administrativo que debe ser cancelado por quien esté pagando la prestación del servicio", expresa el doctor Ricardo Betancur, director Científico del Hospital General de Medellín.
En este orden de ideas, el precio que tienen insumos y medicamentos está representado lógicamente por el trámite, la gestión y la capacidad de compra de las IPS.
Con esa decisión de las EPS, éstas no sólo controlarían el mercado sino también los insumos, convirtiendo al médico en un simple aplicador de éstos y a los hospitales y clínicas en una especie de hoteles.
"No es solamente el servicio de hotelería el que estamos vendiendo sino un servicio de salud integral y tenemos que manejar totalmente los insumos que requerimos con responsabilidad, idoneidad y ética", reitera el doctor Betancur.
La responsabilidad es de las IPS
Para de la Cámara Sectorial de Salud de la Andi, no es difícil entender por qué deben ser los profesionales de las IPS y esas organizaciones las que definan con criterios de costo/bene-ficio, de efectividad, de confianza y de evidencia terapéutica, los diferentes insumos que ellos van a utilizar dentro del proceso de curación o de prevención de complicaciones a un paciente. "Son ellos los directamente responsables ante la sociedad por las consecuencias de sus actos y no pueden delegarlos, so pena de sufrir las consecuencias de decisiones tomadas por terceros, pues por las características del servicio en cuestión -servicios de salud que tienen que ver con la calidad de vida y la muerte-, la elección no cuidadosa de un determinado producto médico siempre tiene consecuencias importantes para el beneficio o el detrimento de la salud de las personas".
Aunque el procedimiento no ha sido asumido en su totalidad por las EPS y la mayoría argumentan que no les interesa tomar este tipo de decisiones, los directivos de algunos centros hospitalarios y clínicas del país afirman que ya han recibido propuestas en esta dirección.
"El Hospital ha recibido propuestas sobre todo de insumos, de material médico quirúrgico, sin embargo, no las hemos aceptado, pues somos responsables de lo que se le aplique al paciente", comenta el doctor Antonio Lopera, director médico del Hospital Pablo Tobón Uribe, de Medellín.
"Responsabilidad y credibilidad es lo que se están jugando las IPS", agrega el director de Cajanal Seccional Antioquia, Claudio Mantilla.
Para el doctor Carlos Paredes, gerente de la Empresa Social del Estado Hospital Universitario Ramón González Valencia de Bucaramanga, si el paquete es absolutamente de manejo hospitalario debe autorizarse a las IPS la administración de los medicamentos.
El directivo acepta que si se trata de medicamentos de alto costo por patologías específicas y manejos de volúmen muy altos podría negociarse con las EPS un proceso que generara ganancia para las partes. "Yo no sería radical en esto. Primero tendría que mirar si el tratamiento es hospitalario común y corriente o segundo, si esto obedece a un tratamiento de muy alto costo y habría que hacer importaciones o contratar la producción nacional de determinados productos. En este sentido hago referencia a situaciones de algún tipo de cáncer o a patologías muy específicas que requieran medicamentos que en el país no existen. En estos casos, podría negociarse un proceso de beneficio de partes".
Finalmente, el subdirector científico del Hospital Militar Central de Santafé de Bogotá, Hugo Velásquez, insistió en que no tiene ninguna presentación que las EPS suministren a las IPS los medicamentos hospitalarios porque son productos que tienen que estar disponibles las 24 horas, además de que deben obedecer a unas guías de atención y de manejo determinadas por los médicos tratantes y frente a las que se presentan variaciones de acuerdo con la presentación del tipo de enfermedades que se esté tratando.

La posición de las EPS
Un elemento importante a tener en cuenta frente a este tema de discusión es que las IPS además de cuidar a sus pacientes, deben cuidar también el gasto de quien asegura a sus pacientes, ya sea el Estado, una EPS, una ARS o cualquier otro tipo de Asegurador en Salud.
El impacto económico que tiene el uso de los diferentes insumos médicos es enorme en cualquier sistema de salud y en este sentido las IPS son responsables de la utilización de éstos.
Algunos aseguradores han venido insistiendo en prácticas orientadas exclusivamente a contener los costos de los diferentes insumos médicos. Susalud, por ejemplo, ha señalado que en determinados casos ha tenido inconvenientes con la aplicación de un sistema tarifario pues al no existir un esquema de regulación de precio máximo público, se abusa en los cobros.
Para solucionar este problema, esta EPS hace su propia negociación y ha puesto en el mercado un único listado oficial de precios, estableciendo unos topes de precios máximos.
Mónica Ruiz, gerente de Colsanitas afirmó que su empresa nunca ha pensado en intervenir en el tema de los medicamentos intrahospitalarios, "obviamente tenemos auditoría para garantizar de esta manera el control".
La posición del gerente de Cruz Blanca es más crítica. Según David Ignacio Palacio se vienen presentando fuertes abusos por parte de algunas IPS en cuanto a los cobros de insumos.
En un sistema neoliberal, en el que no hay reglamentaciones en cuanto a tarifas de medicamentos, la lógica del libre mercado se excede en muchos casos. Por esta razón, el directivo afirma que debería haber una limitante moral y ética frente al tema.
"Las EPS estamos buscando a través de ACEMI fórmulas para el tema de insumos y medicamentos hospitalarios. No se ha pensado en comprar las drogas y entregárselas a los pacientes, sino que se le ha pedido a la Asociación de Hospitales que tenga cuidado con el manejo de los insumos y medicamentos en cuanto a costos, pues si ellos manejan unos márgenes razonables no hay problema, pero si vamos a tener inconvenientes empezaremos a crear algunas figuras que para el caso de elementos de ortopedia ya se manejan", explica Palacio.
"En algunos momentos se le ha dicho al paciente que vaya con determinado medicamento a una institución para la quimioterapia. Eso sí se ha dado y aunque los hospitales se oponen, creo que es la consecuencia del abuso de precios que ellos manejan al interior", puntualizó el Gerente.
Señaló también que las EPS aceptan la intermediación, pero solicitan un margen razonable en los recursos que se obtienen por esta actividad. "Eso debe darse mediante un proceso de concertación, ya hemos aceptado que haya un margen pero no puede ser de más del 20% pues en estas condiciones del mercado, una intermediación mayor es abuso".
Elementos de juicio
Costo: Es importante a la hora de definir la utilización de cualquier insumo médico una relación de costo/beneficio adecuada y un costo razonable. Esa relación sólo pueden definirla de manera precisa estudios de costo/efectividad y estudios basados en evidencia. Igualmente, es válido el concepto de que no todos los insumos más costosos son necesariamente los mejores.
Confianza: El obligatorio uso de los diferentes insumos médicos orientados a la curación de la enfermedad y prevención de sus complicaciones requieren del conocimiento profundo de los mismos por parte de quien trata al paciente, pues la confianza que le generen al terapeuta es fundamental para su utilización. Esa confianza parte no sólo de la exposición comercial de quien produce el insumo y de los reportes técnico-científicos del caso, sino que también obedece a la experiencia que el terapeuta tenga con su aplicación clínica y profesional.
Calidad: En buena medida es uno de los factores claves de éxito terapéutico. Es evidente que no todos los insumos usados para la salud tienen los mismos estándares de calidad y que estándares más elevados usualmente conllevan a incrementos en costos. A veces bajo el pretexto de productos de alta calidad, se esconden exagerados precios de venta que no siempre guardan una relación lógica con su costo de producción.
Fuente: Cámara Sectorial de Salud, Andi, Antioquia.
 



Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Observatorio | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved