MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 5    NO 51   DICIEMBRE DEL AÑO 2002    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 

 

 
La suerte de la salud
en los juegos de azar
En un país con 21 millones de personas pobres y 9 millones de indigentes según el último Informe de la Comisión Económica para América Latina -Ce-pal-, donde los grupos

familiares cada vez trabajan más y reciben menos por su esfuerzo y donde el trabajo cualificado se paga a precios demasiado bajos, buena parte de la población y de todos los estratos sociales, se juegan su futuro en una apuesta, en uno de los tantos juegos de suerte y azar que existen en nuestro país.
Sin caer en el peligro de tener una dosis de moral, mejor, de una "moralina" similar a la de un jugador australiano arrepentido, Jed McCade, que luego dedicó todos sus esfuerzos a combatir el juego incluso con la fundación de un Museo Antijuego, el Estado colombiano al igual que muchos de sus homólogos en el mundo, no prohíbió los juegos de suerte y azar sino que hizo una especie de “transacción moral” y los convirtió en un monopolio rentístico cuyas utilidades de explotación deben destinarse exclusivamente para atender las necesidades de la salud de los colombianos más pobres y vulnerables.
Ese propósito loable se ha visto entorpecido sin embargo, por las diferentes clases de corruptelas y triquiñuelas en que se han vuelto expertas muchas de las entidades que tanto operan como controlan estos juegos de suerte y azar. No en balde, informes sucesivos de la Contraloría General de la República, de la Defensoría del Pueblo, de la Fiscalía General de la Nación, dan cuenta una y otra vez de estas situaciones sucesivas y con apariencia de "sempiternas", sin que al parecer exista mecanismo efectivo para controlarlas y sancionarlas.
Las demandas del sector salud entretanto no dan espera y por eso el nuevo gobierno, con el señor ministro Juan Luis Londoño a la cabeza, se ha propuesto diseñar los mecanismos reglamentarios necesarios para poner fin a estas cadenas de sustracciones a los recursos de la salud, que idearon toda clase de métodos simples y complejos de evasión y elusión en el pago de estos aportes.
Quizás nunca termine de contarse la historia de los "atracos" a mano desarmada que le han hecho operarios particulares, funcionarios públicos y personas prestantes al sector de la salud a través de los juegos de suerte y azar, pero con las propuestas reglamentarias y el espíritu trabajador y regulador del nuevo gobierno nacional, quizá valga esperar "una segunda oportunidad sobre la tierra", para todos los colombianos cuyas vidas penden de la inversión que hacen otros compatriotas a los cuales les gustan sentirse en el "filo de la navaja", cuando aspiran a cambiar su destino en el resultado de una apuesta en un juego de suerte y azar.
Ojalá que en el empeño, no sea la salud de los colombianos pobres la perdedora del juego.

Mas información

Perspectivas de la crisis
en el régimen contributivo

El dilema que enfrenta Colombia para sostener el régimen contributivo es mantener el equilibrio financiero, a costa incluso de una reducción en la cobertura y de una mayor exclusión social; otra alternativa es conservar y aumentar la cobertura combinando fuentes de financiamiento o en últimas, modificando la fuente de financiamiento.
Mas información
Subsidios parciales
en Medellín
La capital antioqueña se convertirá en otro laboratorio del aumento de cobertura mediante la propuesta de los subsidios parciales, con recursos propios y participación del nivel nacional. La idea es establecer un mecanismo viable desde la parte presupuestal y una implementación óptima de los procesos.
Mas información
La encrucijada de las IPS
Existen elementos que obligan a revisar cuidadosamente la situación de la empresa dedicada a prestar servicios de salud y las condiciones actuales del mercado. No hacerlo es arriesgar un patrimonio caro al país, que le ha prestado un invaluable servicio.
Mas información
Telemedicina apenas
despega en Colombia
Es conveniente impulsar este avance dado el difícil acceso geográfico en nuestro territorio, para evitar el desplazamiento de personal en situaciones y lugares de orden público alterado y para suplir la poca disponibilidad de recursos económicos y clínicos. Aunque está contemplada en la Ley 100, no se ha puesto en marcha porque el Ministerio de Salud tiene como prioridad desarrollar la infraestructura mínima hospitalaria en lugares donde no llega la atención.
Mas información
Kaplan has over 60 years of combined experience
helping students and physicians successfully
tackle their board examinations.
You can trust us we are the # 1 name
in test prep around the world.
Join the 4 million students
that Kaplan has helped reach their career goals.
Call now!
Test Prep Center E.U.
Calle 93A No. 10-55 Bogotá D.C.
PBX: (571) 257 73 11
Fax: (571) 257 86 24

Transversal superior con calle 10
Calle 10A No 22-04 piso 3
El Poblado Medellín
PBX: (574) 312 49 65
Telefax: (574) 312 51 79

www.kaplan.com.co
e-mail:colombia@kaplan.com.co
World Leader in Test Preparation
*Representante exclusivo en Colombia de Kaplan International.
 

ediciones anteriores

 

Hoy Colombia tiene 48 facultades de medicina, más aún que España que tiene 26. Esta proliferación indis-criminada preocupa porque muchas de las facultades apro-badas no responden a criterios de calidad. ¿Qué tipo de médicos entregarán a la sociedad?

 

El Ministerio de Salud y el Invima revisan la legisla- ción vigente y preparan reforma para fortalecer la vigi- lancia y control en los medicamentos naturales, medidas que deberán acompañarse de conciencia médica y de responsabilidad individual de los pacientes.

 

A pesar de las dificultades, la Dirección Seccional ha liderado el mejoramiento de condiciones en salud pública, con el ánimo de garantizar el derecho a la salud y promover el desarrollo sostenible del sistema, generando bienestar y desarrollo integral a la población antioqueña.

 

Como síntesis perfecta, es la mejor novela de una vida y una obra. Es un festín de palabras. Vivir la vida para con- tarla es lo que ha hecho García Márquez en sus ya 75 años. Raros escritores han vivido su vida y la de los demás de manera tan visceral, tan intensa, tan esperpéntica y tan asida a la realidad y despegada de ella como el señor de Macondo.

 

Queda claro que esta es una importante fuente de recursos, por tanto ese gusto que tenemos en Colombia por el juego, debe aprovecharse en beneficio de la salud de la gente. Eso está perfecto. Adicionalmente, hay que hacer gestiones muy contundentes sobre la evasión y la elusión, que es mayúscula.
Hay que hacer una gran tarea en controlar el desvío de esos recursos que por su destinación son sagrados.

 

 


Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Monitoreo | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved