MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 3    NO 38   NOVIEMBRE DEL AÑO 2001    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co
Proveedores,
ahorcados por la iliquidez
Muy crítica es la relación actual entre los proveedores de insumos médicos y hospitalarios con las instituciones prestadoras de servicios en general, especialmente de la red pública. Con carteras que tienen hasta un año de "cuelga", los problemas del sector salud también ahorcan a los proveedores.

Las dificultades económicas que tienen al sector salud colombiano al borde de un colapso, establecieron un preocupante eslabón en la cadena de efectos secundarios derivados de la iliquidez que afrontan los hospitales: carteras morosas que han implicado incluso la quiebra de algunos proveedores.
Crisis compartida
Las empresas consultadas coincidieron en afirmar que están afrontando con mucha cautela los retrasos en los pagos de las obligaciones que tienen con ellas las ESES. Son conocedores de la complicada etapa económica que atraviesan muchos actores del sector salud, pues algunos registran hasta un 60 por ciento de cuentas pendientes por cobrar en sus libros, como es el caso de EMCO S.A., empresa que suministra equipos médicos para cuidados intensivos, cirugía y pediátricos. Su gerente comercial León Darío Jiménez reveló con notable preocupación como la rotación de cartera se amplió de 90 a 180 días, especialmente en el vínculo que establecen con los hospitales privados, porque con los públicos la relación es más complicada aún. "Son muy pocos los que responden por sus deudas, hecho que nos obliga a acudir al cobro coactivo como última instancia ".
"Apareció la cultura del no pago. Además el deterioro financiero es muy grande, y aunque en los acercamientos los morosos presionan para detener las demandas, al final de todas maneras no pagan, y sí lo hacen, no reconocen intereses, argumentando que la ley se los impide" puntualiza el representante de EMCO S.A.
Otros proveedores optaron por clasificar los hospitales: no a todos se les vende, indicó Willian Castrillón representante de Baxter Sueros. "La mora es absoluta, algunos hospitales se llevaron a proceso jurídico y en las conciliaciones se hicieron convenios para pagar a 120 días, pero ni así cumplieron. En el departamento de Córdoba, por ejemplo, suspendieron definitivamente el suministro a un centro asistencial público que le fallo al pacto de pago".
Quirúrgil, empresa de equipos médicos con sede en Bogotá, tiene un 40 por ciento de su cartera en mora, calcula su gerente comercial Yovani Arrubla. "Es una utopía pensar en pagos a 30 días y en algunos casos las deudas están más que perdidas" enfatiza al señalar que ahora no se puede tener una cartera muy alta por el riesgo que implica tener congelados capitales hasta de 300 millones de pesos, costo de algunos de los equipos de tecnología de punta que existen en el mercado.
Fórmulas de arreglo
Concertar, hacer convenios de pronto pago, cruzar la cartera con facturas "sanas", es decir que no tengan glosas, y hacer evaluaciones financieras, son algunas de los pasos previos a las ventas de insumos o equipos.
Según el mencionado representante de Baxter Sueros, han hecho cosas poco ortodoxas desde el punto de vista del comercio. Antes de recibir la orden de compra se acuerda que la factura se cruzará por cuentas de lento pero seguro recaudo, que una E.P.S , por ejemplo el Seguro Social, le deba al hospital, siempre y cuando éstas no tengan glosas.

La crisis ha llevado a los proveedores a desplegar toda la iniciativa posible para mantener la relación con sus clientes naturales, relación que en las actuales circunstancias se ha convertido en una verdadera paradoja: sin los hospitales no existiría el mercado, pero con ellos al borde del colapso, se corre el riesgo de hundirse con ellos.
Antes de la crisis de las instituciones prestadoras de salud, los proveedores recibían incluso pedidos telefónicos. Hoy, en la mayoría de los casos, sólo despachan después de tener totalmente formalizadas las órdenes de compra, y eso sí, previo concepto del respectivo departamento financiero.
Para efectuar un despacho a una clínica o a un hospital, también se están realizando acuerdos previos de pago contra entrega o previa cancelación de cuentas vencidas.
El rebusque obligado
Maribel Maya Zuluaga, Gerente Comercial de la Planta de Sueros de Corpaúl, afirma que la actual crisis, los ha impulsado a pensar en convertirse en exportadores, a buscar nuevos nichos del mercado, tanto en cuanto a clientes potenciales para sus productos tradicionales, cómo para nuevas líneas de producción o "ampliar el portafolio" .
Por su parte, Horacio Muñoz, Gerente Comercial de Ronelly S.A., otra empresa distribuidora y comercializadora de material quirúrgico, dice que las medidas que han adoptado para no perder su clientela, han sido principalmente reducir radicalmente los márgenes de comercialización y garantizar precios hasta por un año, eso sí, a cambio de pagos de contado.
Pero esta iniciativa, es bastante riesgosa, al punto que ha llevado a la quiebra a varias empresas, como Biosistemas, y amenaza a otras con el mismo fin, según lo afirma León Darío Jiménez de EMCO S. A.
El "rebusque" coloca a los proveedores de insumos y equipos médicos en riesgo de desaparecer, bien porque los vaya llevando paulatinamente a un cambio radical de su naturaleza, bien porque los conduzca a la ruina.
El eslabón más débil
Los proveedores de los hospitales, se quejan de ser el "eslabón más débil de la cadena", pues según el Gerente Comercial de Ronelly cuándo las empobrecidas ESE reciben algún dinero de las EPS o de las ARS, pagan primero compromisos más apremiantes como la nómina y los servicios públicos, y si algo les queda cancelan las deudas con los proveedores.
Su queja dejar ver otra dura realidad: muchos de los proveedores son a su vez distribuidores de multinacionales del ramo, que simplemente exigen de su representante el pago a sesenta días máximo, pague o no pague el cliente final.
En fin, todo esto es una enmarañada cadena en el que quienes surten a las instituciones de materiales necesarios para asegurar su funcionamiento, exigen contratos, pagarés u otros métodos que buscan que el pago sea puntual. Pero de en el otro lado, quienes son los destinatarios de estos bienes, no pagan en el término requerido, porque a ellos, los intermediarios del sector salud tampoco les pagan oportunamente la atención de sus afiliados.
Esta cadena, no es cualquier cadena, en el sólo eslabón de las instituciones prestadoras de salud hay 33 mil entidades, entre hospitales, laboratorios, clínicas, consultorios públicos y privados, según un estudio realizado el año anterior por Fedesarrollo. Se podría decir que es un gran mercado, pero lo grande no es sinónimo de rentable, al menos en las actuales circunstancias.
El Doctor Horacio Muñoz de Ronelly S. A., afirma categóricamente, que además de los proveedores, los otros "grandes sacrificados son los hospitales, pues son las EPS las que están ricas". A esto se suma un tercer sacrificado: los pacientes, pues la calidad del servicio, se ha visto directamente deteriorada. Según el periódico El Tiempo en un informe especial sobre salud aparecido el domingo 7 de Octubre, del año en curso "un 66 por ciento de 112 médicos encuestados por Market Research en Bogotá, reconocen que la calidad del servicio obligatorio de salud ha desmejorado a partir de la Ley 100. "De 1 a 5 dan baja calificación en actualización de equipos, sólo 2.76 y en stock de medicamentos 2.59".
El informe del diario capitalino, es ratificado por la afirmación de algunos de los proveedores consultados por el Periódico El Pulso para este artículo. El representante de Quirúrgil por ejemplo, afirma que "los hospitales sólo están comprando elementos para el día a día, con una inversión casi nula en tecnología de punta".
Por su lado el representante de Ronelly, dice que "la regulación de precios para los insumos, determinada por lo bajo por las EPS, implica la adquisición de productos de baja calidad".
Queda revelada otra de las tantas caras del colapso inminente del sistema de salud en Colombia. Proveedores que en apariencia no corrían riesgo alguno en su rol dentro de la cadena de la prestación del servicio a los usuarios, han sido colocados por la Ley 100 en un escenario de alto riesgo.
Actualizado con las últimas normas legales
Manejo de RIPS
¡Que la liberación de tarifas no lo coja fuera de base!

Nuevo módulo de COSTOS
PBX: 351 21 40 FAX: 351 32 96 Carrera 66 #35-21
xenco@epm.com.co www.xenco.com.co
MEDELLIN - COLOMBIA
 











Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Observatorio | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved