MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 3    NO 37    OCTUBRE DEL AÑO 2001    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 

 

 

 

 
Salud y fumigaciones
a cultivos ilícitos

La borrasca informativa y el ilícito cultivo de la imprecisión
Foto: Patricia Velásquez

En medio del centelleo de posiciones encontradas, el tema de las fumigaciones aéreas a los cultivos ilícitos en Colombia aún se debate con poca claridad, no existen, como lo ha reconocido el Ministerio de Salud, estudios experimentales sobre el impacto de la aspersión aérea en la salud humana y, además, la estirpe política de la discusión interviene análisis tan fundamentales como el de las implicaciones, a veces reales, a veces supuestas, en el equilibrio ambiental, la seguridad alimentaria y muchos aspectos más. EL PULSO abre sus páginas a diferentes testimonios que permitan introducir una primera reflexión sobre el tema. Se repasan opiniones acerca de los componentes de la mezcla utilizada en la fumigación y se presentan reportes sobre la toxicidad, no sólo del Glifosato. Algunos dicen que este químico en sí mismo no es el problema y que lo que debe revisarse es la formulación comercial, los surfactantes que se adicionan para mejorar su penetración, así como su aspersión aérea y su plan de manejo. Se concede espacio aquí a las versiones de la comunidad, de los técnicos y del Gobierno; se reseñan algunas actuaciones de la Defensoría del Pueblo y se recogen ecos del rebote internacional de los sucesos. Algunos entrevistados se arrepintieron a última hora de hablar con EL PULSO, prefirieron recogerse en silencio, evitar confrontaciones y, como recomendaba el Cándido de Voltaire, sólo "cultivar su pequeño jardín". No de coca, claro. "Este no es el mejor de los mundos", dijeron. Así que el miedo es otra especie que se advierte entre el escandaloso follaje.
Mas información

En un tira y afloje la investigación colombiana
Respaldados por su disciplina de trabajo, de estudio, y por la convicción de poder resolver problemas por complejos que parezcan, los científicos del país sostienen que la falta de apoyo a su trabajo, más que el reflejo de una crisis fiscal, es la respuesta a un desinterés muy evidente en encontrar, a través de la ciencia, medios para satisfacer y mejorar las necesidades humanas.
Muestra de ésto es el poco apoyo económico que reciben del Gobierno y del sector privado las investigaciones que se adelantan en la actualidad. Para los científicos resulta increíble que en Colombia el sector productivo tenga los ojos vendados ante las posibilidades que la investigación ofrece para la generación de ventajas competitivas, tan necesarias en el globalizado mundo de hoy.
Mas información.
En Bogotá, fusionan
administración de 17 hospitales
Con la intención de mejorar las condiciones económicas de 17 centros de atención de I y II nivel, la Secretaría de Salud de Bogotá decidió unirlos en siete administraciones. Con esta estrategia, se intenta mejorar la situación de estas entidades, pues antes de la fusión administrativa competían entre ellas ofreciendo un portafolio de servicios similar y tenían una facturación deficiente.
Esta reestructuración tuvo como consecuencia inmediata la supresión de 740 cargos y un aumento en las posibilidades de negociación con proveedores. Con este nuevo esquema, el Distrito Capital espera ahorrar 16 mil millones de pesos en el 2002 y 216 mil millones en los próximos diez años.
Mas información.

Educar médicos,

¿una nueva unidad
de negocios?
Aunque oficialmente la EPS Sanitas no se ha manifestado al respecto, ya se conoce la noticia de que esa entidad abrirá un programa académico para formar médicos en Bogotá, para ello, la EPS presentó a finales de septiembre, y a través de la Fundación Sanitas Internacional, el estudio de factibilidad de este proyecto ante el Icfes. Decanos de algunas facultades de medicina cuestionan la necesidad de abrir un nuevo programa de Medicina, pues en Colombia existen 46 facultades y cada año se gradúan más doctores de los que el Sistema de Salud puede recibir.

La sobreoferta de médicos, unida a la estrechez económica del sector salud a causa de la Ley 100, han hecho que se bajen los salarios y la calidad de la contratación para estos profesionales. De otro lado, existe la preocupación de que a los médicos formados por una EPS sólo se les enseñe el concepto económico de la medicina, dejando de lado los preceptos ético.
Mas información.

Y con una sola llamada haga su donación de la Unidad Pediátrica para el tratamiento del cáncer en el Hospital Universitario San Vicente de Paúl, con cargo a su factura de servicios públicos.*
DE OCTUBRE 12 A NOVIEMBRE 11 DE 2001 USTED PUEDE HACER MUCHO POR UN NIÑO CON CÁNCER
*Donaciones desde $5.000 hasta $50.000. Sólo es permitida una donación por cada línea telefónica.

Sólo válido para el área de cobertura de EE.PP.M

 

ediciones anteriores

Las previsiones indican que alrededor de febrero o marzo del próximo año, el Fosyga no va a tener ninguna capacidad de respuesta, lo que significa que prácticamente se avecina un colapso del Sistema.

El Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud presentó su informe anual al Congreso de la República. Presentamos un análisis de este documento desde los aspectos de cobertura, financiamiento y mercado de aseguramiento.

Aunque la Ley 100 establece la posibilidad de que las personas que van a afiliarse al Régimen Subsidiado escojan libremente la ARS, el cumplimiento de requisitos por parte de estas entidades y la forma en que opera el mismo sistema subsidiado, hace que la realidad sea muy diferente.

 

En todo el territorio nacional y a partir del marco jurídico establecido por las autoridades de salud del país, cientos de profesionales se encargan de vigilar permanentemente que las condiciones ambientales de las diferentes poblaciones no afecten la salud de sus habitantes.

 

Crónica de don Luis Cano, hijo de Don Fidel,
acerca de los primeros años del periódico. Censuras, carcelazos...paraban la imprenta que empezó a crujir en 1887 en una sombría casa de la Calle El Codo, de Medellín, dando a luz desde devocionarios y almanaques, hasta editoriales revolucionarios que eran considerados "pecado mortal".

 

El fuerte componente político del tema del uso de Glifosato, no se restringe sólo a la toxicidad inmediata de un producto químico, sino a lo que su utilización implica en otros campos como el social y el económico.
Independiente de la política del Gobierno y de los acuerdos o compromisos internacionales, en lo local queda siempre flotando la preocupación por la utilidad futura de la tierra y por la lesión a la fauna y a los mismos habitantes. Sin embargo la acción de rociar Glifosato en aviones, da cuenta de lo vasto de los cultivos y de la complejidad del problema. Y es claro, nadie fumigaría con un avión una simple matita de rosas. El Gobierno tiene que ser consiente de las implicaciones de su decisión, puesto que por todas las vías, prensa, funcionarios públicos, Congreso y demás, se ha puesto de presente el peligro y la gravedad del daño al hombre y al suelo.

Mas información


Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Observatorio | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved