MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 3    NO 36    SEPTIEMBRE DEL AÑO 2001    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 

 

 

 

 

 
El nuevo Código Penal y la salud
Al oído de injustos, triviales e impostores

¿Más normas, menos abusos? Para algunos esta es una conjetura de excesiva ingenuidad, un despilfarro más de los optimistas puesto que, se ha dicho a EL PULSO, "la realidad ha demostrado la ineficacia de las normas sancionatorias para evitar la comisión de conductas lesivas socialmente", basta ver lo que ocurre, por ejemplo, con el secuestro. No obstante el nuevo Código Penal no es un simple articulado por el que discurren los teóricos penales, nutriendo de fervores y dogmas a los profesores de derecho. La entrada en vigencia del nuevo Código el pasado 24 de julio constituye un hecho importante para el país y, específicamente para el permisivo sector de la salud tan acostumbrado a una omnipotencia arbitraria, tradicionalmente incuestionable. Nuevos delitos como la llamada omisión de socorro podrían llevar a prisión de 2 a 4 años a quien, sin justa causa, no auxilie a una persona cuya vida o salud se encuentre en peligro. El homicidio por omisión y otros asuntos graves, hacen pensar en las consecuencias que pueda tener el nuevo Código en este sistema de salud que tantas veces procede de manera irregular, evadiendo sus responsabilidades de atención cabal y oportuna a las personas. Es claro que los profesionales de la salud aparecen también como "víctimas" en la escena de los abusos. Y no son pocos los asuntos que ponen de presente que el solo hecho de trabajar en salud es exponerse. Del vasto índice de temas novedosos se destacan las lesiones al feto, el aborto, los delitos contra la salud pública; temas como el consentimiento informado, la manipulación genética, entre otros, que aparecen como protagonistas de un riesgoso debate, lleno de dudas que perforan la tranquilidad, sobre todo, la de quienes durante años han abusado con tantísima confianza.
Mas información

Vigilancia bioética

Los cinco Ministros y los 17 observadores permanentes que conforman la Comisión Intersectorial de Bioética, ya iniciaron sus labores como asesores del Gobierno Nacional en cuanto a los temas que tengan que ver directa o indirectamente con los asuntos éticos derivados de la investigación científica. Para realizar un análisis más acucioso en los asuntos a tratar, los miembros de la Comisión fueron divididos en dos comités: el primero estará encargado de estudiar y documentarse en todo lo concerniente al Genoma Humano y el segundo, lo hará en lo que corresponde a las fumigaciones con Glifosato.
Mas información.

El mito de la infraestructura hospitalaria
El tema de la infraestructura hospitalaria en el país vuelve a ubicarse en un punto de análisis y reflexión. Mientras el Ministerio de Salud y diversos actores reconocen que Colombia tiene los hospitales y clínicas que requiere, aunque en muchas zonas se necesitan inversiones de mejoramiento o ampliación, algunas EPS ponen en cuestión esta infraestructura argumentando no contar con la calidad que exigen para la contratación, frente a lo cual comienzan a resolver este proceso a través de la creación de sus propias IPS, cerrando así el ciclo entre ellas mismas.
Mas información.

Cobertura universal:

Promesa incumplida

En el proceso de aprendizaje que ha representado para toda Colombia la construcción del nuevo sistema de salud a partir de la Ley 100 de 1993, el principal objetivo de alcanzar la cobertura total de la población nacional para el año 2000, continuará como una meta pendiente, a pesar de los logros obtenidos en la ampliación de dicha cobertura, la separación entre el aseguramiento y la prestación de servicios de salud y el mecanismo de solidaridad para atender a los más pobres, alcances reconocidos incluso por la Organización Mundial de la Salud.
Antes de la Ley 100, la cobertura en aseguramiento de salud en el país era de 28%, según un estudio de Carlos Eduardo Vélez de la Misión Social de la DNP en 1992, ésta estaba concentrada en Bogotá, Antioquia, Valle y Atlántico. Las personas aseguradas eran aquellas de más recursos, además se presentaba una alta exclusión de niños y mayores de 60 años, así como de la población
rural.
A pesar de que no se cumplió con la promesa de un aseguramiento universal, el números de beneficiarios sí creció, gracias a la inclusión de los beneficiarios de los cotizantes (trabajadores) y los subsidios de los entes territoriales y los aportes de los trabajadores para el régimen solidario. De acuerdo con los datos del Ministerio y la Superintendencia de Salud, consolidados a diciembre de 2000, muestran que de una población nacional de 42'299.403 colombianos, 9'510.566 estaban afiliados al régimen subsidiado, representando un 22.48% de cobertura en el país. En el régimen contributivo, los afiliados alcanzaban una cifra de14'409.142 personas, con una cobertura de 34.06%.
¿Qué causas impidieron alcanzar la calificación del 100% de cobertura? y ¿Cuáles son las perspectivas para su obtención, cuando la misma supervivencia del sistema implantado hasta el momento está en juego, por amenazas de viabilidad financiera?.
Mas información.

 


Existe voluntad política y administrativa al inte-rior del Seguro Social para que este mes les sea levantada la sanción que hace tres años les impuso la Supersalud. El pago a proveedo-res y convenios con IPS, son algunas de las acciones emprendidas para cumplir con el acuerdo suscrito con la entidad reguladora.

 

Entre la gran variedad de plantas que crecen en Colombia de manera silvestre, existen varias que tienen propiedades medicinales, reconoci-das por los chamanes de las culturas indígenas pero también por médicos, biólogos e incluso, laboratorios farmacéuticos internacionales que ya las usan en sus productos.

 

Los trasplantes de intestinos serán el próximo paso en este campo de la medicina en Colom-bia. De otro lado, el congresista Manuel Ramiro Velásquez, autor del proyecto de Ley 089, es-pera que Minhacienda proponga cómo hacer viable la creación de un fondo para financiar trasplantes y tratamien-tos de enfermedades catastróficas y así salvar el proyecto.

 

Este instrumentos de control creado por el Go-bierno Nacional surgió para controlar el cumpli-miento de los aportantes al Sistema General de Salud, la prestación adecuada del servicio y un manejo correcto de la información concerniente a pagos.

 

Los amigos, entre ellos Gabriel García Márquez, han escrito con tintas desaforadas sobre este pintor, muralista, escritor y grabador nacido en Barcelona, que transformó, sin duda, el arte moderno en Colombia.

 

En las rutas impredecibles que toma la mente, nada sorprende y todo sorprende. Los profe-sionales y las instituciones que dedican todo su esfuerzo y sus energías al bienestar de la hu-manidad, se preocupan por los destinos de la ciencia, no por dudar que la mayoría de las ve-ces la intención de ella y sus propósitos son sanos, sino por la angustia que a todos nos produce pensar en la utilización que se pueda hacer de ella en beneficio de intereses eco-nómicos o de otro tipo, y sobre todo por la posibilidad de que procederes equivocados pueden lastimar el respeto al ser humano, lesionar su integridad, ofender su individua-lidad, y llegar ser una amenaza para las per-sonas, al utilizarlas y ponerlas a ordenes y ser-vicio de criterios y conceptos que desdibujan la importancia que tiene la persona para sí, para sus allegados y para la sociedad.
Nadie quiere ser explotado ni tenido en cuenta por la importancia comercial que pueda repre-sentar para un ambiente de mercado y nego-cios como proveedor inconsulto y con fines oscuros de células, genes o cualquier otro tipo de tejido o material. A esta situación, en lo posible, hay que anticiparse pero de no lograrlo, hay que penalizar.

Mas información


Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Observatorio | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved