MEDELLÍN, COLOMBIA, SURAMERICA No. 245 FEBRERO DEL AÑO 2019 ISNN 0124-4388 elpulso@sanvicentefundacion.com

Se vende EPS: buen precio, muchos usuarios y algunos problemas

Por: Redacción EL PULSO
elpulso@sanvicentefundacion.com

Inicialmente se confirmó que Medimás se encontraba en proceso de venta, sin embargo algunos días después en declaraciones a medios de comunicación fuentes de la EPS afirmaron que se trataba de una “inversión de capital extranjero” y no de una venta total, lo que genera aún más preguntas sobre la naturaleza y alcance del posible negocio. A pesar de esta incertidumbre, quien si se ha pronunciado favorablemente ha sido la agente liquidadora de Saludcoop Ángela María Echeverry, entidad en liquidación sobre la cual también existiría interés en ser adquirida por los mismos inversionistas que van tras Medimás; la funcionaria públicamente señaló que si bien el negocio no se ha finiquitado si “hay un interés en adquirir activos y estamos en negociaciones, pero no se ha cerrado”. Además agregó que para los afiliados esta podría ser una buena noticia en la medida que “se descongestionaría el sistema”.

Ángela María Echeverry, una vez conocida la decisión del Tribunal Superior de Cundinamarca de suspender cualquier negociación, declaró que acata la medida pero dejó la puerta abierta para interponer los recursos de ley con el fin de que se reconsidere, con lo que deja de manifiesto su interés para que el proceso continúe. En este mismo sentido se pronunció Jorge Gómez Cusnir, uno de los socios de las empresas dueñas de Medimás, quien afirmó que se estudiarán los alcances de la acción del Tribunal: “Procederemos dentro del ámbito jurídico para adelantar las medidas que correspondan, con el fin de avanzar en la búsqueda de soluciones para el sistema de salud, sus actores y, principalmente, los pacientes y sus familias”.

Medimás y sus deudas

Si bien todos los entes de control, el Ministerio de Salud y Protección Social, y los mismos involucrados en la transacción, han recalcado que en una posible negociación se garantizará el derecho a la salud de los afiliados, hay que considerar que dicha garantía no depende en la realidad solo de una declaración de buena voluntad (como sucedió con la venta de Cafesalud a Medimás y el consecuente calvario que han vivido los usuarios) ya que en el sistema de salud colombiano son tantos los involucrados y las variables a considerar, que tal afirmación no es cumplible si no se toman medidas paralelas como el pago total, antes de finiquitar la venta, de las deudas que actualmente tiene la EPS, de lo contrario la situación de los demás actores del sistema se varía tan afectada que incluso algunos de ellos correrían el riesgo de desaparecer, lo que finalmente redunda en la calidad y el acceso a la atención de los afiliados. Antecedentes existen: las más de 36.000 quejas y denuncias contra Medimás recibidas por la Supersalud en solo seis meses por deficiencias en la prestación de servicios y entrega de medicamentos a los usuarios, demuestran que la supuesta garantía en los servicios anunciada cuando la venta de Cafesalud se oficializó, quedó en palabras al viento.

La primera gran deuda de Medimás se da con el incumplimiento de los pagos por la compra de Cafesalud, el monto del negocio llegó a los 1,4 billones de pesos y como argumentó el Procurador Fernando Carrillo al pedir la revocatoria de la transacción, Prestnewco se ha retrasado en sus obligaciones. “Por el pago de acciones de Cafesalud, hay una deuda de 74 mil millones de pesos, y frente al contrato de compra de acciones de Esimed, no se ha hecho un solo pago, por lo que la deuda asciende a 117 mil 500 millones de pesos”.

A Medimás en 2018 se le habrían entregado más de 2 billones de pesos como distribución de la UPC para atender a sus más de 4 millones de afiliados, pero la cantidad ha sido insuficiente para cumplir sus obligaciones, a los hospitales públicos del país, según Olga Lucia Zuluaga, directora ejecutiva de ACESI, se les deberían más de 198.738 millones de pesos, y con las IPS privadas la cifra es mucho mayor. En Antioquia, por ejemplo, a las IPS agrupadas en 14 más Uno Medimás les adeudaba más de 80 millones de pesos a diciembre de 2018, y a los públicos más de 40 mil.

Y es que si bien Medimás recibe por concepto de UPC cerca de 440.000 millones de pesos mensuales, lo que sería la gran motivación para cualquier comprador, las deudas se extienden a todos los sectores, y con los laboratorios farmacéuticos fácilmente superan los 200.000 millones, situación que llevó a que el subsector le hiciera un llamado al gobierno para que garantice el cumplimiento de Medimás y se logre fluidez en los recursos y se atiendan las deudas con los proveedores de medicamentos. “El pedido es que sin perjuicio de las discusiones de índole legal que sucedan en torno a Medimás, la vigilancia de la prestación de la salud compete a la Supersalud y en este sentido no solo hay que asegurar la prestación de los servicios de salud, sino también que a los proveedores y terceros que están prestando sus servicios se les pague”, manifestó Ana María Vesga, directora ejecutiva de la Cámara de la Industria Farmacéutica de la Andi, en el marco del 25º Foro de la Salud.

Y agregó: “no nos pueden llevar a seguir entregando medicamentos con el compromiso que tenemos con la salud de los colombianos, pero sin recibir el pago”, situación que ya se ha presentado con los casos de Saludcoop y Cafesalud, y similar a la de los prestadores, quienes también han padecido esta serie de reorganizaciones.

Auditorías siguen rajando a Medimás

En una auditoría entregada a la Supersalud a finales de 2018 y realizada por Never Enrique Mejía Matute, contralor con funciones de revisor fiscal, se detallan hallazgos en la EPS que ameritarían la cancelación total de la habilitación, y no solo la parcial presentada en la tercera semana de enero. Las 104 páginas del informe muestran el estado crítico de Medimás: “La EPS no cumple con los indicadores de permanencia, como condiciones financieras y de solvencia. De igual forma, presenta dificultades en la gestión del riesgo en salud de la población afiliada por deficiencias en el proceso de caracterización de la población, indicadores de impacto en salud y la deficiente red de prestadores de servicios de salud” señala el documento.

La auditoría, con corte al mes de agosto de 2019, indica que existen dificultades económicas en la EPS en la medida que los son 1,9 billones de pesos mientras los pasivos ascienden a los 2,1 billones, lo que significa un patrimonio negativo de 212 mil millones. Que se suma a una pérdida acumulada al corte, de 750.542 millones, lo que llevó al contralor a registrar en su informe: “la EPS no presenta liquidez siquiera mínima para atender el pasivo exigible de $2,1 billones, compuesto por proveedores, IPS y demás acreedores en la suma de $1,4 billones, y la cancelación gradual de la deuda producto de la adquisición de Cafesalud, registrada en la suma de $674 mil millones…” y agrega más adelante: “La entidad no posee liquidez para cumplir con sus obligaciones a corto o mediano plazo”. Lo que se demuestra en la auditoría al mostrar que las cuentas por cobrar de Medimás son apenas de 757 mil millones, un 35,26 % de los activos.

Como en auditorias anteriores, EL PULSO ha registrado, nuevamente se señalan problemas graves en la gestión de la aseguradora a la que califica en el concepto de recuperación como ineficiente pero con agravantes, como el hecho de haber girado directamente a varias IPS más de 230 mil millones para garantizar la prestación del servicio sin que aparezca facturación que respalde la cifra, o el pago a un grupo de 14 IPS de anticipos sin que la facturación radicada luego por estas instituciones hayan tenido una auditoría. En este caso la cifra supera los 55 mil millones. Esta situación particular demostraría un cierto favorecimiento a unas entidades con el evidente perjuicio hacia otras que no se ven “beneficiadas” al momento de los pagos. El informe señala que Medimás ha cancelado deudas por prestaciones de servicios por un valor de 568 mil millones de pesos (hasta la fecha de corte) pero un 43 % de ese monto (248 mil millones) se concentró en 16 IPS de las 714 contratadas, y donde curiosamente algunas se encontrarían relacionadas con los socios de Medimás, como Esimed.

Otro problema verificado, que confirma una realidad difundida a voces, es el abandono masivo de afiliados de la EPS, y que llega a un 16 %, o en cifras puras, significa hay 805 mil usuarios menos, número que podría seguir aumentando debido a la inconformidad general representada en el incremento de quejas y tutelas. Entre enero y agosto de 2018 la auditoria relaciona 137.556 quejas, reclamos, peticiones y denuncias, un promedio mensual de 18.737, centradas ante todo en fallas en la entrega de medicamentos y autorizaciones de servicios de alto costo. Pero incluso otros hallazgos rondan con el delito: “Esta contraloría se permite manifestar como hecho preocupante que la EPS ha venido certificando a los proveedores de bienes y servicios, distintos a las IPS, sobre la no obligatoriedad de facturar IVA (…) Se evidencian valores por concepto de IVA presuntamente dejados de facturar por los proveedores en la suma de $17,9 mil millones, lo que puede repercutir en las responsabilidades tributarias a las que hubiere lugar”.

Frente al informe de la auditoría Medimás manifestó de nuevo que: la agente liquidadora no tiene competencia para decidir la revocatoria; la deuda de Medimás con el estado por la compra de Cafesalud está en discusión; y frente a la iliquidez manifestó: “La situación financiera está acorde con las proyecciones de habilitación entregadas a la Superintendencia de Salud en julio de 2017 para la aprobación del Plan de Reorganización Institucional… el flujo de caja se ha visto impactado al haber asumido servicios de salud no prestados por Cafesalud EPS”, y señala que un fallo anterior del Tribunal Administrativo de Cundinamarca que ordena pagar prestaciones económicas por $600 mil millones ($40 mil millones mensuales), sí ha afectado el estado financiero, agregando que la situación no es ajena a la que viven el resto de aseguradoras en salud en el país originada en los recobros pendientes de ser cancelados por la Adres.


Dirección Comercial

Diana Cecilia Arbeláez Gómez

Tel: (4) 516 74 43

Tel: (4) 516 74 43

Asesora Comercial

María Eugenia Botero

Tel: (4) 313 25 23, Medellín