MEDELLÍN, COLOMBIA, SURAMERICA No. 245 FEBRERO DEL AÑO 2019 ISNN 0124-4388 elpulso@sanvicentefundacion.com

Recomendaciones de la OPS para organizar las RISS

Por: Redacción EL PULSO
elpulso@sanvicentefundacion.com

En Colombia desde el año 2011 con la expedición de la Ley 1438 se estableció el marco legal para organizar la prestación de servicios de salud a través de Redes Integradas que, atendiendo parámetros técnicos según las necesidades del país y de la población, permitan que IPS públicas y privadas trabajen de manera coordinada, colaborativa y armónica, en la solución de los problemas de salud de la población. El gran impedimento para su implementación ha sido que ese componente de la 1438 no se ha reglamentado y cuando se ha tratado de hacer, los decretos han estado en clara contravía del espíritu de la ley y de las consideraciones técnicas recomendadas por organismos como la Organización Panamericana de la Salud.

Las discordancias entre el gobierno anterior y los prestadores de servicios cuando se intentó reglamentar las RISS son claras, para los segundos una red integrada va más allá que garantizar la existencia de unos contratos entre EPS e IPS por más que estos contengan muchas clausulas y exigencias, para el primero en cambio los articulados propuestos evidenciaban el deseo de garantizar la existencia de redes adscritas a las EPS sin muchas consideraciones sobre las condiciones geográficas y necesidades de salud de los distintos territorios del país.

La Organización Panamericana de la Salud publicó recientemente el documento Hospitales en redes integradas de servicios de salud. Recomendaciones estratégicas, donde plantea que dada la diversidad de contextos de los sistemas de salud de las Américas, no se puede aplicar un modelo único a todas las situaciones, sin embargo si es posible señalar una serie de características que siempre deben estar presentes en las RISS relacionadas con cuatro grandes ámbitos: modelo asistencial, gobernanza y estrategia, organización y gestión, y asignación de recursos e incentivos.

Atributos de las redes

En cuanto al modelo asistencial, este debe estar adecuado a la población y un territorio claramente definido, con amplio conocimiento de sus necesidades en cuestiones de salud, que determinan la oferta de servicios. Este espacio para la OPS debe ser ate3ndido por una extensa red de establecimientos de salud que presta servicios de promoción, prevención, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación, gestión de enfermedades, y cuidados paliativos, y que integra los programas focalizados en enfermedades, riesgos y poblaciones específicas, los servicios de salud personales y los servicios de salud pública. Para esto se requiere un primer nivel de atención multidisciplinario que cubre a toda la población y sirve como puerta de entrada al sistema, y que integra y coordina la atención de salud, además de satisfacer la mayor parte de las necesidades de salud de la población.

Frente a la prestación de servicios especializados estos deben darse en el lugar más apropiado, y de preferencia en entornos extrahospitalarios. Asimismo se debe contar con mecanismos de coordinación asistencial a lo largo de todo el continuo de los servicios de salud. Se recalca que la atención debe estar centrada en la persona, la familia y la comunidad, teniendo en cuenta las particularidades culturales y de género, y los niveles de diversidad.

El sistema de gobernanza de las RISS para la OPS debe ser único para toda la red, con una gestión integrada de los sistemas de apoyo clínico, administrativo y logístico, y una participación amplia. Con acción intersectorial y abordaje de los determinantes y la equidad en salud. En cuanto a su gestión enfatiza en unos recursos humanos suficientes, competentes, comprometidos y valorados por la red. Un sistema de información integrado que vincule a todos los miembros de la red, con desglose de datos por sexo, edad, lugar de residencia, origen étnico y otras variables pertinentes. Finalmente el financiamiento debe ser adecuado y con incentivos alineados con las metas de la red.

Para la OPS la conformación de la redes puede alcanzarse mediante acuerdos institucionales y normativos, lo que tiene la ventaja de responder a las realidades de cada territorio, atacando de esta manera los problemas de fragmentación de los sistemas de salud. A su vez el trabajo en redes debe ir acompañado de indicadores precisos que confirmen los avances en cada uno de los atributos y en la dirección deseada en salud.

Resulta especialmente interesante en el documento el llamado de atención sobre uno de los que tal vez seas el principal inconveniente para lograr que las instituciones prestadoras de servicios de salud acepten la posibilidad de agruparse en redes integradas, y es la cultura de los gerentes y su rechazo a perder poder.

Para ofrecer un poco de claridad frente al tema, la OPS aclara que en políticas públicas, las RISS se definen como “patrones más o menos estables de interacción entre participantes autónomos e interdependientes, con el fin de resolver problemas específicos y poner en marcha programas comunes”.

Y agrega: “Las redes no son jerarquías y no se debe pretender que una de sus partes ejerza un mando directivo tradicional sobre otro. Las redes se basan en la interdependencia, la colaboración y la cooperación para lograr objetivos comunes. La gestión de la red no debe buscar la disciplina a corto plazo, sino la confianza en la capacidad de obtener resultados a largo plazo. Por esa razón, uno de los principales desafíos es el de incorporar los objetivos comunes y de largo plazo de la red en los incentivos, ya que suelen perderse de vista en la gestión cotidiana de los establecimientos”.

Por esta razón, la OPS reconoce que la propuesta de RISS requiere un análisis profundo y detallado de la realidad hospitalaria de cada región, incluida su función. “En la propuesta de RISS, los hospitales constituyen un agregado de instituciones especializadas que dan apoyo a un primer nivel de atención altamente resolutivo. El hospital en sí mismo aparece desfragmentado, lo cual es teóricamente correcto e innovador y, en cierto sentido, hasta visionario. La propuesta de RISS no trata de disminuir la influencia de los hospitales en el sistema de salud ni la importancia de su función. Por el contrario, trata de integrar estas instituciones de tal modo que todo su aporte esté alineado con los intereses generales del desarrollo de las RISS. Se da por hecho que sin hospitales no puede haber RISS, pero también se reconoce que sin redes eficaces los hospitales no pueden cumplir su función”.

Papel de los prestadores en RISS

Dentro de las recomendaciones de la OPS frente al papel de los hospitales reunidos en una RISS, señala por ejemplo que estos deben tener una cobertura adecuada de servicios de promoción de la salud y prevención de riesgos a su población asignada, con el fin de anticipar los daños y evitar la búsqueda tardía de atención hospitalaria. Recalca la importancia de contar con una capacidad resolutiva suficiente para evitar derivaciones innecesarias y dar seguimiento en terreno a las personas dadas de alta para evitar recaídas y reingresos. Contar con mecanismos de información clínicos y administrativos fidedignos. Tener recursos fuera del sector que permitan dar apoyo a los casos socialmente complejos para los cuales el hospital no está preparado. Y Tener capacidad de reacción en situaciones que amenazan la salud pública.


Dirección Comercial

Diana Cecilia Arbeláez Gómez

Tel: (4) 516 74 43

Tel: (4) 516 74 43

Asesora Comercial

María Eugenia Botero

Tel: (4) 313 25 23, Medellín