MEDELLÍN, COLOMBIA, SURAMERICA No. 245 FEBRERO DEL AÑO 2019 ISNN 0124-4388 elpulso@sanvicentefundacion.com

El Subsidiado: ingresos billonarios con inestabilidad financiera

Por: Jaime Alberto Peláez Quintero, Especialista en economía de la salud, UPB.
elpulso@sanvicentefundacion.com

Adres publica mensualmente los resultados de la Liquidación Mensual de Afiliados LMA, que describe y consolida los montos y las fuentes por departamento a través del cual se financia el Régimen Subsidiado, que en 2018 tuvo un valor record de $18.9 billones en siete grandes conceptos del gasto que a su vez recogen 17 grandes fuentes de recursos. Este valor fue superior en 11% a lo girado en la vigencia de 2017 que ascendió a $17.1 billones.

No obstante del crecimiento real, estos no guardan proporción de correspondencia con el gasto y operación del régimen, más allá de los esfuerzos por lograr inyectar recursos, sanear las organizaciones y darle continuidad empresarial a estas aseguradoras.

Tres grandes fuentes de financiamiento aglutinan el 91.45% del total de los $18.9 billones de la LMA a diciembre 31 de 2018, 1.97% del PIB y 8.06% del Presupuesto General de la Nación, y de 27.14% del gasto total en salud, siendo estas en su orden: aportes del PGN y/o ADRES por $8.5 billones (44.64%); recursos del Sistema General de Participaciones con $6.9 billones, y el FONPET con $2 billones, que equivale a una contribución de 10.44%.

Debido a la redistribución o reclasificación de nuevas atribuciones, dos conceptos de las fuentes de financiamiento tuvieron una muy baja participación en 2018, y fueron subsumidas por Adres, las referidas a esfuerzo propio – Coljuegos -FONPET (separada como fuente propia) en apenas $240.032 millones, lo que equivale a una participación de 1.27%. Igualmente, de recursos de esfuerzo propio a girar por los entes territoriales tan solo alcanzaron el 1.05% de participación con $198.291 millones. Por el contrario y según estos resultados en disminución, se constituye el concepto de esfuerzo propio girado por Adres con $1.2 billones (6.09%), y que es el cuarto grupo aportante en la LMA.

Antioquia, el departamento con mayores aportes de cofinanciación

Un análisis por departamentos permite concluir que Antioquia, Valle del Cauca, Bogotá y Atlántico en su orden, son los que en mayor proporción contribuyen y reciben aportes para la cofinanciación de sus poblaciones afiliadas. Antioquia, de cada $100 del total de $18.9 billones, recibió y aportó $10.7, toda vez que aforó un total de $2 billones; le sigue Valle del Cauca con $8.3, al consolidar $1.6 billones; Bogotá registró aportes de $1.2 billones, lo que equivale a una participación de $6.1, y el departamento del Atlántico con igual porcentaje, es decir $6.1, dado que acuñó ingresos de LMA por $1.1 billones. Entre estos cuatro departamentos del 100% total de los recursos ($18.9 billones, que representa $100), equivale a $31.2 consolidados.

Según los montos aportados y los conceptos o fuentes agregadas, se destaca el Departamento de Antioquia, que de siete fuentes, en seis de ellas, es uno de los de mayor participación, del total de los 32 departamentos y Bogotá en 2018, tan solo en Aportes de Cajas de Compensación Familiar presentó $0 (cero pesos), los demás son ampliamente mayores que el resto de departamentos, donde el esfuerzo propio fue de $27.578 millones, que equivale a una participación de 13.9%, o sea que de cada $100 aportados por este concepto, Antioquia contribuyó con $13.9, superado por el departamento de Cundinamarca con $34.356 millones, que representó el $17.3; el Valle del Cauca con $22.522 millones fue el tercer mayor departamento aportante con $11.4.

En este mismo sentido, Antioquia lidera el cuadro de mayor aportante de Recursos de Esfuerzo Propio girado a Adres con $235.502 millones que representó 20.4%, seguido de Bogotá con $216.506 millones que participó con el 18.7% y el Valle del Cauca con $100.890 millones que equivalen a 8.7%.

En el sexenio 2013 a 2018 el agregado general en las 7 fuentes de cofinanciación del régimen subsidiado, consolidaron una cifra récord de $91.2 billones, para un promedio anual de $15.2 billones, entre un límite inferior de $12 billones en 2013 a un valor máximo de $18.9 billones en 2018, lo que equivale al 131.4% del gasto total en salud en Colombia estimado para 2018, siendo por tanto una cifra considerable para las finanzas públicas y su contribución para el financiamiento de los 22’658.108 de colombianos afiliados en este régimen. Se destacan acá los recursos del SGP con el 48.5% en un monto de $44.2 billones, seguido de los aportes del PGN y/o Adres con $35.5 billones que representaron el 38.9%, en otras palabras, estas dos rentas cofinanciaron $80 billones del total de los aportes, en tanto que el esfuerzo propio a girar por las entidades territoriales fueron de $5.2 billones, lo que equivale a una participación del 5.7%, es decir que sumadas las tres fuentes consolidan en total $85.7 billones que corresponden al 85.4%.

Como se pude observar la LMA registró incrementos promedio anual del 13.2%, en los seis años de observación, en tanto que el incremento promedio anual de la UPC en el régimen subsidiado, sin considerar la vigencia 2012 que presentó un incremento del 36.6%, fue de 8.89%, superior al incremento del promedio anual de la UPC del Régimen Contributivo que se situó en 6.64% y ambas UPC muy superiores al promedio del incremento anual del salario mínimo mensual que fue de 5.50%. Tales incrementos notorios en LMA y UPC son muy inferiores al crecimiento del gasto médico, técnico o de servucción en el contributivo, con un efecto directo en los indicadores de las EPS y donde las del subsidiado acumulaban a diciembre 31 de 2016, la suma de $3.4 billones, mayor que las del contributivo con un resultado igual negativo de $1.9 billones.

rado sobre la idea de dos regímenes en atención a la capacidad adquisitiva y uno temporal denominando Atención a Vinculados (hoy PPNA), en el entendido de unos supuestos macroeconómicos de pleno empleo y estímulo a la demanda agregada, crecimiento económico que se estableció superior al 4% y ello permitiría acelerar afiliaciones en el contributivo y por tanto financiamiento solidario del subsidiado, pero tales presupuestos no se cumplieron y el estado se vio seriamente presionado en sus finanzas públicas para garantizar la universalización. A este fenómeno se suma el hecho de que las demandas sociales, judiciales y de mercado presionaron ampliaciones en los contenidos de los planes de beneficios lo que no tuvo correspondencia directa con los ajustes en la unidad de capitación, lo que generó un desequilibrio y desarreglo institucional y sectorial, no obstante que se reconocen ingentes incrementos en UPC especialmente en los años 2012 (unificación de planes de beneficio), 2013, 2016 y 2019.

El sector está a la espera de lograr un alineamiento y respaldo a través de la Ley de Punto Final, pero es vital cerrar brechas entre el ingreso y el costo médico, pero es claro que gastamos más de lo que como sociedad podemos soportar en el financiamiento del sector de la salud, haciendo necesario aumentar el gasto pero con mayores eficiencias, controles, adecuados modelos preventivos, adopción de tecnología costo efectiva y una claridad en las fuentes reales de ingresos.


Dirección Comercial

Diana Cecilia Arbeláez Gómez

Tel: (4) 516 74 43

Tel: (4) 516 74 43

Asesora Comercial

María Eugenia Botero

Tel: (4) 313 25 23, Medellín