MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 9    No. 105  JUNIO DEL AÑO 2007    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 

 


Reglamento Sanitario Internacional:
reglas que protegen vidas

José Yesid Carrillo Cantillo Periodista - elpulso@elhospital.org.co

La salud pública de los habitantes del planeta Tierra se encuentra en peligro por amenazas trasnacionales. El cambio climático y sus consecuencias, desastres naturales y el bio-terrorismo son tan sólo algunas de las que pueden afectar la seguridad sanitaria de cualquier población. Y hay más, como lo señalara la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), doctora Mirta Rosés, al referirse el pasado mes de abril al lema del Día Mundial de la Salud 2007 (Invertir en Salud para Forjar un Mundo más Seguro): “Enfermedades nuevas y existentes amenazan nuestra salud y seguridad, e ignoran las fronteras nacionales. La amenaza de una pandemia global de influenza continúa siendo real, y el recuerdo del SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) permanece fresco en la memoria”.

¿Qué hacer entonces cuando los viajes internacionales son comunes, las enfermedades pueden desplazarse a la velocidad de los aviones, y el SARS ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad del actual mundo globalizado? La respuesta a tal interrogante han sido los acuerdos entre Estados para expandir el acceso a medicinas y vacunas, fortalecer los controles fitosanitarios, mejorar la infraestructura de la salud pública de países en desarrollo y el lanzamiento de programas de mejoramiento de la educación de los trabajadores de la salud pública a nivel global, siendo el más famoso de tales acuerdos el Reglamento Sanitario Internacional (RSI), conjunto de normas sanitarias para hacer frente a las emergencias de salud pública de interés mundial, mediante la armonización de acciones en salud pública, comercio y tráfico; éste fue materializado en 1969 por la Organización Mundial de la Salud, ante la necesidad de cooperación en materia de alerta y respuesta para evitar epidemias mediante la vigilancia transfronteriza de enfermedades.
Por las situaciones sanitarias de entonces, en la que existían limitaciones para la movilización internacional de pasajeros e incluso de carga, este Reglamento sólo hizo frente a un pequeño número de enfermedades infecciosas graves como fueron cólera, peste, fiebre amarilla y viruela. Sin embargo, en el contexto actual es evidente que con la globalización, hay una mayor facilidad de movilización en la parte comercial de mercancías, productos, animales y vegetales, así como de viajeros por todo el mundo, lo que conlleva a que la diseminación de enfermedades puede ser propagada en una forma más rápida.
Sumado a lo anterior, la emergencia de nuevas enfermedades como el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH/ sida), el SARS, la influenza aviar y la reaparición de otras antiguas amenazas para la salud pública internacional, han resaltado claramente la necesidad de ampliar el campo de aplicación del Reglamento. En atención a ello se aprobó el nuevo Reglamento Sanitario Internacional 2005 Ajustado, el cual fue adoptado por Colombia, y en virtud del cual el país se compromete a implementar las recomendaciones que se establecen en dicho Reglamento; en consecuencia, nuestro país deberá cumplir con los procedimientos y demás actuaciones allí determinados, tales como el mejoramiento de la capacidad nacional para la detección y respuesta oportuna de eventos de interés en salud pública internacional y realizar su notificación a la OMS en tiempo cronológico y real.
El RSI 2005 Ajustado comienza a regir -por lo menos en el papel- para Colombia y todos los demás países suscriptores (miembros de la Organización Mundial de la Salud), a partir de este mes de junio, lo cual representa para el país, según el representante de la OMS/OPS para Colombia, Pier Paolo Balladelli, “una oportunidad determinante para la sanidad nacional y la competitividad del país a nivel internacional. Entre los temas prioritarios a enfocar están la preparación del país ante enfermedades como la pandemia de influenza; la importación y exportación de alimentos; y el transporte de pasajeros y mercancía a nivel nacional e internacional”.
 
Otros artículos...
La política nacional de salud pública: algo más que reformar la Ley 9ªa
Clínica del Tabaquismo contra la enfermedad y la adicción del fumar
La mala novela del ISS
Reglamento Sanitario Internacional: reglas que protegen vidas
Colombia requiere mucho esfuerzo e inversión para RSI
Estudio de Naciones Unidas sobre violencia contra la infancia
Comienza Encuesta Nacional de Salud / En TLC se renegociaría acceso de más pobres a medicamentos
3 Guías de Práctica Clínica basadas en la evidencia
Donación de Fundación Ronald McDonald a Sala de Quemados Pediátrica del Hospital
Una mirada al arte de la endocrinología
Entre lo inconcebible y lo letal, una dosis de esperanza
De OMS - “Nueve soluciones para la seguridad del paciente”, para salvar vidas y evitar daños
Llueven demandas contra Ley 1122
Dengue clásico... Dengue hemorrágico... Dengue mortal
 

 



Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Monitoreo | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved