MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 12    No. 146  NOVIEMBRE DEL AÑO 2010    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 

 


Mesas de trabajo:
la salud del país a manteles

Hernando Guzmán Paniagua - Periodista - elpulso@elhospital.org.co
La ansiada reforma del sistema de salud está sentada a manteles, en las 12 mesas temáticas abiertas por el gobierno y las comisiones séptimas del Senado y la Cámara. Las apuestas siguen igual que en el mandato saliente: entre una reforma estructural del sistema, que garantice salud de verdad a los colombianos, y unos “ajustes” al actual, que aplique cuidados paliativos sin sanar las llagas profundas.
El presidente Santos y el ministro de la Protección Social, Mauricio Santa María, esbozaron en la mesa central de Bogotá su idea de la reforma: una ley estatutaria que regule el derecho a la salud en términos de equidad y sostenibilidad, basado en promoción y prevención, rectoría del sistema a cargo de un Ministerio de Salud, con mayor vigilancia y control, limitación de “excesos” en los servicios y en especial al alto costo, unificación progresiva del POS a más tardar en 2015, y por ahora, su “actualización”, entre otros puntos. El Presidente resumió la actitud oficial en frases que más parecen promesas de campaña que política de gobierno: “No habrá un colombiano más que se muera esperando atención”, “no les quedará escondite a estos corruptos”, y remató con el lema de “calidad, calidad, calidad”.

Reforma vs. Retoque
“En la Mesa central de salud, hubo consenso significativo en que ninguna de las propuestas presentadas al Congreso satisface las expectativas de cambio estructural que demanda el pueblo colombiano”, expresó Álvaro Cardona, decano de la Facultad Nacional de Salud Pública de la Universidad de Antioquia. La conclusión preliminar -dijo-, señala la necesidad de un proyecto de cambio profundo, que empiece por nuevos fundamentos conceptuales, no un simple remozamiento. Las ideas que generaron consenso, parten de una definición de la salud pública como disciplina científica y práctica social para el mejoramiento de las condiciones colectivas de salud y de vida, basada en los determinantes sociales, que garantice la seguridad alimentaria, habitacional, laboral, ambiental, etc., responsabilidad del Estado. Los compromisos de la familia deben articularse a esa acción gubernamental”.
Como propuestas de consenso, precisó: “Rectoría del sistema a cargo de un Ministerio de Salud Pública que contemple al menos dos viceministerios, uno de programas y políticas de salud pública, y otro para las prestaciones asistenciales, que tenga funcionarios con capacidad técnica para ejecutar las políticas y asesorar a departamentos y municipios. Estos entes deben tener secretarías o direcciones territoriales de salud, en un marco de descentralización y con una política articuladora. Se necesita asignación de recursos, con una contribución financiera departamental y municipal, un comité intersectorial donde participen los ministros con papel relevante en el mejoramiento de la salud y condiciones de vida (Ministerio de Salud Pública como líder, Vivienda, Hacienda, Medio Ambiente, Trabajo, Agricultura, Industria y Comercio) que defina planes decenales de salud con metas y objetivos precisos. La base debe ser la estrategia de atención primaria renovada, eje articulador entre la protección integral de los pacientes y los determinantes básicos, con participación de todos los sectores sociales del país. El Ministerio de Salud Pública debe promover, en relación estrecha con Colciencias, la investigación en salud pública y estimular la formación de una masa crítica que apoye las ideas esbozadas. Los planes decenales deben partir de la reconstitución del sistema de información para hacer la planificación adecuada”.
Agregó el decano que las mesas regionales, entre ellas la celebrada en Medellín, reflejan las mismas ideas: “El foro se centró en las 4 ponencias presentadas al Congreso. La mayoría de las voces fueron de insatisfacción con esas iniciativas e, igual que en Bogotá, se perfilan dos vertientes de pensamiento: la reformista radical cuya base conceptual es la garantía del derecho humano fundamental a la salud, y la continuista promovida por el gobierno y otros sectores, avalada por varios proyectos en curso. La Facultad Nacional de Salud Pública, por ejemplo, está por cambios significativos y presentará un documento de trabajo a consideración de parlamentarios antioqueños y otros actores en Antioquia, que recoja y enriquezca las ideas de consenso enunciadas en Bogotá, para contribuir a la discusión parlamentaria. Congresistas paisas, la Asociación de Empresas Sociales del Estado (Aesa), gremios de trabajadores de salud como Asmedas, Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas, Academia Nacional de Medicina, Asociación Colombiana de Sociedades Científicas y otras instituciones gremiales, profesionales, de pacientes y usuarios, respaldan el cambio estructural”.
Dijo también que la Comisión de Regulación en Salud (CRES), tomó nota de las inquietudes regionales. En otros foros, la viceministra de Salud, Beatriz Londoño, expresó opiniones que muestran que el gobierno es sensible al debate nacional y al clamor general por una reforma profunda; además, el Ministerio tiene algunas propuestas distantes de las que estudia el Congreso, incluida la de la senadora Dilian Francisca Toro. Voceros de las organizaciones que propugnan por una reforma estructural pidieron al gobierno no precipitar una reforma, tomar un tiempo prudentemente amplio en la consulta nacional, y avanzar hacia una concertación real con todos los actores del sistema para identificar las ideas mayoritarias que la sociedad colombiana apoya. En la mesa de Cali, dirigida por la Universidad Icesi, se agitaron opiniones similares. El ministro Santa María expresó en video-conferencia un perfil del proyecto de reforma, tendiente a mantener el núcleo conceptual y la estructura del actual sistema de salud con algunos cambios.
Ley Estatutaria: “conejo” a la Corte Constitucional
Ante la pretensión gubernamental de aplazar hasta 2015 la unificación del POS, una de las bases de la anunciada reforma, el abogado y miembro de la Comisión de Seguimiento de la Sentencia T-760/08 en nombre de la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, Jaime Gañán, conceptuó: “Desde principios del pasado mes de octubre, la Comisión de Seguimiento a la Sentencia T-760 de la cual formamos parte, avalada por la Corte Constitucional, examina las órdenes no cumplidas y presenta propuestas de cambio a los proyectos del gobierno para la reforma de salud. Hace dos semanas envió una carta al presidente Santos, con consideraciones sobre el proyecto de ley estatutaria que circula en las mesas temáticas de salud. En lo fundamental, expresamos desacuerdo con esa propuesta, por tener un sesgo económico parecido a los caídos decretos de la emergencia social, y poco del derecho a la salud. El incumplimiento de la unificación del POS, desde la ley 1393/10 o 'Plan B' es preocupante, pues determina que a más tardar en 2015 habrá unificación del POS, pese a los mandatos perentorios de la T-760, y esa ley al parecer se replicará en el proyecto de ley estatutaria. Ambas normas refuerzan lo que decía el ex ministro Diego Palacio sobre la sentencia: que era imposible de cumplir por no haber los recursos para ello y se legalizó el término a pesar de las órdenes de la Corte Constitucional, una forma de soslayar la Sentencia, que por ser anterior a la ley mencionada, prevalece en el término perentorio que establece. Sin embargo, la 1393 pone explícitamente el nuevo término; la parte final del artículo 34 dice: '...los planes deberán enmarcarse en un plan financiero integral del régimen subsidiado que incluya todas las fuentes que financia la unificación de los planes obligatorios de salud de los regímenes subsidiado y contributivo, unificación que deberá lograrse a más tardar el 31 de diciembre de 2015', en el mismo sentido que está el proyecto de Acto Legislativo”.
Indicó el jurista: “Ante esta situación cabe una actuación de oficio de la Corte Constitucional para hacer cumplir la sentencia que está en firme, y procede una demanda de inconstitucionalidad de la Ley 1393/10 y del proyecto de Acto Legislativo en curso. De la unificación del POS sólo se cumplió la parte de los niños y el mandato exigía presentar cronogramas de igualación de los planes de todas las personas; sin embargo, el gobierno estipuló un nuevo término que hoy es de 5 años, pero en 2008 hubiera sido mayor y en ese momento dijo que no se podía y pese a ello quedó como 'Plan B' con la 1393/10”.
Sobre la pretensión de castigar las supuestas faltas de auto-cuidado en salud con financiación extra de la atención a cargo de los usuarios, el constitucionalista expresó: “Ese proyecto revive por vía de ley estatutaria el espíritu y muchos puntos de los decretos de emergencia social; estamos en desacuerdo con el auto-cuidado tal como se concibe en el proyecto: como sanción por presunción de mala fe, y no se dice qué es auto-cuidado ni cómo se hace”. Gañán propuso un proyecto de ley estatutaria, adicionado con aportes de la Personería de Medellín y la Facultad Nacional de Salud Pública de la Universidad de Antioquia, basado no en auto-cuidado sino en co-responsabilidad (la Constitución -art. 95, 48 y 49- consagra derechos y deberes, cómo proteger la propia salud en la familia), en la solidaridad, en programas de promoción y prevención, pues si es auto-cuidado, deben dar condiciones para auto-cuidarnos y así contribuir con la co-responsabilidad, para el acceso real y efectivo a las prestaciones de salud, pero no se puede sancionar por fumar o tomar licor, mientras la Ley 1393 fija como fuentes de financiación de la salud el licor y el tabaco. “Algo totalmente contradictorio. Además, si me niegan la atención y a raíz de eso me acabo de enfermar, entonces: ¿fue porque no me auto-cuidé?”, concluyó el jurista.
Como están las cosas, desobedeciendo a la Corte Constitucional, la unificación del POS tendría que esperar hasta 2015; o sea que el Presidente Santos ya renunció a hacerla en su período, a menos que piense también en reelección. Y Dios le oiga su promesa de: “No habrá un colombiano más que se muera esperando atención”, será un verdadero milagro. Si alguno muere, naturalmente será por falta de “auto-cuidado”…

 
Otros artículos...
Mesas de trabajo: la salud del país a manteles
Una reforma de urgencia: tratamiento peor que la enfermedad
En el Hospital Universitario de San Vicente Fundación - Programa de Adicciones de alta complejidad y gran impacto social
En 2009 sí bajaron las tutelas, por efecto de Sentencia T-760
Mundo del medicamento - Uso del doble lenguaje en relación con falsificación de medicamentos
El Vigía : Una nueva “Superbacteria”
Insuficiencia Renal Aguda por picadura múltiple de abejas africanizadas. - Comunicación de 43 casos
Exitosa prueba de aterrizaje en helipuerto del Hospital San Vicente (Centros Especializados) en Rionegro
Nobel de Medicina 2010 a fertilización in vitro
Atención de mujeres agredidas corre por cuenta de las EPS
Disponible en Colombia vacuna contra enfermedad meningocóccica invasiva
Dolores que más padecen los afiliados a Nueva EPS
Programa “Séptimo Día” afecta donación de órganos para trasplantes
País y Niñez - Problemática de menores infractores
 

 

 



Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Monitoreo | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved