MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 18    No. 233 FEBRERO DEL AÑO 2018    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 

 

El informe de la discordia

Juan Carlos Arboleda Z. - elpulso@sanvicentefundacion.com

El segundo Informe de Resultados Financieros del Sector Salud publicado por la Superintendencia Nacional de Salud a mediados de 2017 despertó una serie de comentarios y dudas sobre el destino de los recursos del sistema. En dicho informe, la Supersalud muestra los resultados financieros del Sector incluyendo a los actores del SGSSS y a las aseguradoras que participan en otras ramas como riesgos laborales, SOAT, y pólizas, además de las entidades que ofrecen planes voluntarios de salud. El corte se hizo con información de los años 2015 y 2016.

Según el informe y las cifras reportadas a la Supersalud, con excepción de las entidades de regímenes especiales y de excepción, los ingresos totales ascendieron a $49.9 billones de pesos de los cuales la principal participación es de las aseguradoras del SGSSS, cuyos ingresos totales fueron de $39.9 billones de pesos, (el 59.6% las EPS del régimen contributivo y 39.9% a las del régimen subsidiado) y el 0.5% restante a entidades adaptadas al sistema.

Por su parte ingresos de las entidades que ofrecen planes adicionales de salud alcanzaron los $5 billones de pesos, con una participación del 47.2% de las Empresas de Medicina Prepagada, seguidas por las Aseguradoras que ofrecen Pólizas de Salud con un 28.4%, y con un porcentaje del 24.4% se encuentran las entidades con Servicios de Ambulancia Prepagada, y Planes Complementarios. El informe también señala que las entidades que ofrecen seguros de accidentes de tránsito y de riesgos laborales, tuvieron ingresos similares a los de los planes adicionales de salud, por un valor cercano a los $4.9 billones, donde los ramos de ARL y SOAT registraron primas por valor total de $3.1 y $1.8 billones de pesos, respectivamente.

En cuanto a los prestadores, sus ingresos totales superarían los $49 billones de pesos con un promedio de ingreso por entidad aproximado a $8 mil millones, cálculo realizado por el ente de control. Las cifras reflejarían los ingresos de 6.114 prestadores de naturaleza privada y pública (entidades que reportaron información) y distribuidos así: $37 billones de pesos instituciones privadas y $11.9 billones las públicas.

Según el informe de la Supersalud, del total de los ingresos de los prestadores, el 93,4% de estos es explicado por los costos totales en los que incurren las aseguradoras y los usuarios tanto nacionales como internacionales. Y enfatiza que específicamente, del total de ingresos de los prestadores de salud, el 70% es explicado por los costos en los que incurren las aseguradoras del SGSSS. Un 13% se explica principalmente por los pagos de bolsillo y las exportaciones del servicio de salud, mientras que los Ingresos no operacionales de los prestadores representaron 6% de los ingresos totales. Finalmente, los costos de las aseguradoras de SOAT, ARL y planes adicionales de salud, representan el 11% de los ingresos totales de los prestadores.

Ahora bien, una vez señalados los montos contables de ingresos, la Supersalud señaló en cuanto a las utilidades del ejercicio que: “de acuerdo a la información reportada a la Superintendencia Nacional de salud con corte a diciembre de 2016, las aseguradoras del SGSSS tuvieron pérdidas, mientras que las entidades que ofrecen planes adicionales en salud y los prestadores tienen utilidades”. E hizo el siguiente análisis: “ El subsector asegurador obligatorio del SGSSS, en el agregado, genera pérdidas por valor de $1.2 billones de pesos, de los cuales aproximadamente el 15% son del contributivo y el 85% del subsidiado, en el cual 4 EPS incluyeron correcciones de ejercicios anteriores que no habían sido reconocidas y que fueron identificados por la Superintendencia. Sin embargo, de las 41 EPS que reportaron información, 17 generan utilidades por $194 mil millones de pesos, de las cuales el 70% corresponde al régimen subsidiado, mientras que, de las 23 entidades que generan pérdidas, el 83% es atribuido a aquellas que operan el régimen subsidiado y el 17% al contributivo”.

Y posteriormente agregó una afirmación que generó las discusiones: “Este panorama es diferente cuando se analizan los prestadores de salud, ya que para las entidades que reportaron información, este subsector, en el agregado genera utilidades cercanas a $1.9 billones de pesos, de los cuales el 12.5% es atribuido a entidades públicas y el 87.5% a entidades privadas. Al interior de este subsector también se encuentran entidades que generan utilidades, así como entidades que generan pérdidas, no obstante, el 82% de las entidades analizadas generaron utilidades por valor de $2.7 billones de pesos”. La información dada de esta manera escueta, generó una serie de declaraciones de representantes de las EPS que de inmediato salieron a los medios de comunicación a señalar que su crisis se debía al enriquecimiento de los hospitales y clínicas, e incluso trataron de aprovechar la oportunidad para voltear la opinión que hasta ese momento habían manifestado los colombianos de que eran las EPS quienes se quedaban con los recursos del sistema.

Por su parte, Juan Carlos Giraldo, director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas ACHC indicó en ese momento: “Me parece que es un análisis al que le faltan varias columnas y simplemente se ha mirado en un agregado y no han querido explicar ampliamente que debajo del tema de las utilidades que se dan en el papel, utilidades contables, hay un problema de flujo de recursos y recuperación de cartera, entonces lo que falta decir es que se han mostrado unos efectos meramente contables, sin descontar ni analizar cuál es el porcentaje de cartera, estamos seguros que un inmenso porcentaje de esa cifra se debe a ese ítem, entonces esos dineros figuran en la liquidez, y se confunde lo facturado con lo recaudado dando la impresión de que hay un sector nadando en la liquidez cosa que no es cierta. Le faltan columnas al análisis para que quede completo”.

Lo cierto, y que no se puede tapar ni explicar en el informe de la Supersalud, es que los hospitales, públicos y privados, vienen padeciendo una crisis desde años atrás originada por el lento flujo de los recursos, una cartera creciente que además se envejece de manera constante, y unas deudas que han dejado EPS liquidadas sin que se hayan saldado en su totalidad, y sin que se vean posibles pagadores. Esto abre otro panorama, y es la necesidad de incluir otros elementos al análisis para que la visión sea más completa y las culpas dejen de pasar de un lado al otro de la cancha.

Más información...
El informe de la discordia
¿Dónde está la bolita de los recursos de la salud en Colombia?: cambio de paradigma
La otra mirada de la realidad financiera de las IPS
¿Cuál es la realidad financiera de los hospitales y clínicas en Colombia?



Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Monitoreo | Generales | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved