MEDELLÍN,   COLOMBIA,   SURAMÉRICA    AÑO 7    NO 83    AGOSTO DEL AÑO 2005    ISSN 0124-4388      elpulso@elhospital.org.co






 

 

La donación de sangre en Colombia
pide una política de Estados

Juan Carlos Arboleda Zapata - elpulso@elhospital.org.co
Según los especialistas en medicina transfusional, en el país no existe una política de donación de sangre, lo que se traduce en bajos índices de captación, falta de equidad en la distribución, diversas calidades en la sangre captada, sobrecostos e ineficiencia, y ante todo, en falta de una cultura de la donación. Para el doctor Carlos Vallejo, director del Banco de Sangre del Hospital Universitario San Vicente de Paúl en Medellín, la falta de una política se refleja en un vacío de normatividad: “La norma que regula el tema, el decreto 1571 de 1993, está desactualizado y es necesario ajustarlo; se requiere una política de Estado para que haya una generación de actividades a corto, mediano y largo plazo, que asegure que los próximos ministros que van a regir la seguridad social la encuentren dentro de su agenda oficial”.
Existen propuestas
El gobierno nacional, en cabeza del Instituto Nacional de Salud (INS), prepara un documento que sería la base de transformaciones al decreto 1571. El doctor Rafael Romero, Director del INS, señala los puntos fundamentales del documento: Incentivar la donación voluntaria y altruista para ir desapareciendo la donación por reposición; contener elementos de equidad; y propiciar en el país bancos de sangre sin ánimo de lucro, sin que implique que no existan operadores privados. La propuesta busca mejorar la calidad de la sangre ante todo en las grandes ciudades, con bancos modernos en que se logren cifras de donación cercanos a estándares internacionales, y que esos centros ayuden a compensar las cifras de las ciudades alejadas; sin embargo, el doctor Romero reconoce que el documento no motiva la creación de Hemocentros como el existente en Bogotá, por la dificultad para repetir las circunstancias de la capital en otras regiones del país.
El director del INS también considera que luego de 5 años de trabajo en el tema ya hay suficiente ilustración, y que es el momento de tener una política nacional de sangre que garantice acceso con buena calidad; el compromiso del gobierno es tenerla este año, y si se requiere, para “clavarle dientes”, hacer ajustes al decreto 1571 que eviten que sea letra muerta, sino un instrumento de trabajo para todo el país.
El documento es resultado de múltiples consultas, pero existe el temor de que finalmente no pase de ser un catálogo de buenas intenciones por falta de respaldo, y así lo declara el doctor Sergio Jaramillo, Presidente de la Asociación Colombiana de Bancos de Sangre y Medicina Transfusional: “No creo que vaya a tener carácter de ley, es un documento lleno de buenas intenciones y sueños, pero no parecería que fuera a salir como comuníquese y cúmplase; creo que a partir de él se trabajarían el Manual de Buenas Prácticas en Bancos de Sangre y la renovación del decreto 1571 que fue extraordinario, pero que ya es corto”.
La donación en Colombia: un asunto de reposición
En el país la donación de sangre se basa en la reposición, consistente en solicitar a los familiares de un paciente una donación supuestamente voluntaria, pero en realidad obligada por las circunstancias, práctica que impide la cultura de donación desinteresada y reduce la calidad de la sangre captada; por esto, como lo dice el doctor Bernardo Camacho, Director del Hemocentro Distrital de Bogotá, el donante por reposición no informa toda la verdad con el fin de lograr el procedimiento de su allegado, haciendo que personas con patologías que no lo harían apto para la donación, terminen poniendo en riesgo a los receptores. Este tipo de donación tiene su causa en el origen de los bancos de sangre en Colombia, ligados con centros hospitalarios que tenían como objetivo proveerse de la sangre necesaria para sus procedimientos; actualmente se lucha por llegar a la donación voluntaria como mecanismo ideal de captación.
Calidad de la sangre
El control sobre la calidad de la sangre se encuentra dividido entre el Invima y el INS. La doctora Maribel Ayala, Coordinadora de análisis de pruebas del INS, señala que en el país se aplican pruebas para HIV, Hepatitis B y C, Chagas y serología para sífilis; las unidades que salen no reactivas llevan el sello de calidad que debe ser verificado al momento de trasfundir sangre por parte del médico, garantizando en teoría que las pruebas se realizaron
A pesar de los controles e informes estadísticos que todos los bancos deben enviar mensualmente al INS, la doctora Martha Jiménez, gerente del Hemocentro del Café, opina que se manejan varias calidades de sangre debido a situaciones económicas y geográficas de ciertas regiones, y que los pacientes reciben sangre de diferentes calidades.
El altruismo de la donación en riesgo por TLC
El concepto altruista de la donación incluye a las entidades captadoras en el país, que solo cobran sus costos de procesamiento: las utilidades ocasionales se utilizan en promoción de la donación, y en el caso de los bancos hospitalarios, en apoyar a sus mismos hospitales. Sin embargo, ha comenzado en el país cierta integración vertical entre laboratorios farmacéuticos y bancos que podría poner en peligro el sentido humanitario que tiene el manejo de la sangre, ya que la presencia de intereses privados necesariamente lleva a la intención de distribuir dividendos, trasladando el tema de la esfera humanitaria a la del negocio. Por esta razón, el doctor Sergio Jaramillo llama la atención sobre la necesidad de que los ciudadanos al momento de donar, pongan cuidado en qué tipo de entidades lo hacen, por cuanto es probable que los intereses que las mueven no sean necesariamente altruistas y estén atravesados por el deseo de lucro.
Sin embargo, la doctora Jiménez del Hemocentro del Café, que tiene como socios a la Cruz Roja de Caldas y del Tolima en compañía de un laboratorio multinacional, opina que la situación en su caso particular no se puede ver como perjudicial, por cuanto la asociación ha redundado en modernización tecnológica, mejores costos en insumos por descuentos del laboratorio accionista, sin que haya existido obligación de contratación exclusiva con ellos, con una ventaja: la reducción de costos se trasladó a los usuarios en menor costo por unidad de sangre. Frente al posible interés comercial que generaría la participación de un laboratorio, la doctora Jiménez opinó que “la Cruz Roja de Tolima y Caldas que son socios, continuan aplicando sus utilidades en su misión institucional”.
Una amenaza adicional que puede convertir el tema de la sangre en un negocio se cierne desde el Tratado de Libre Comercio -TLC-, ya que laboratorios farmacéuticos y bancos norteamericanos podrían incursionar en el país sin el sentido humanitario que tienen los bancos nacionales, considerando que como lo comenta el doctor Camacho, “Estados Unidos es el más importante colector y exportador de plasma, con el 80% del que se emplea en el mundo para producir hemoderivados, y es obtenido en grandes centros de plasmaféresis mediada su captación por el pago”. Si tenemos en cuenta el no pago a los donantes en Colombia, querría decir que para dichos laboratorios la materia prima no tendría costo de donación, factor atractivo en el mundo de los negocios.
Por esta razón, los especialistas han hecho un llamado para que se defina claramente en el documento base de la política nacional de sangre, que los aspectos relacionados con la sangre no pasen por el lucro. El doctor Romero del INS, afirma que en principio se quiere garantizar que la donación sea sin ánimo de lucro: ”De cara al TLC ese será un tema que el Ministerio de la Protección Social junto con el INS van a vigilar, para que esa puerta de atrás que puede ser el TLC, no sea para generar monopolios o comercialización de sangre o sus derivados, que son los más susceptibles de comercialización, oponiéndose al propósito altruista de la captación de sangre”.
Aseguradoras sin compromiso ni seguimiento
El papel que han jugado las aseguradoras en la promoción de la donación de sangre ha sido nulo. El doctor Sergio Jaramillo lo explica desde la filosofía de las aseguradoras, señalando que por ser una acción que promocionarían pero posteriormente no facturarían, no les genera interés. Pero más preocupante es la falta de seguimiento por parte de las aseguradoras a los donantes que resultan positivos en alguna de las pruebas que se realizan a su sangre; para el doctor Jaramillo, las aseguradoras son responsables de la salud del donante que se volvió paciente y debe hacerle un seguimiento, pero lo que está pasando es que se evade y se diluye en el tiempo su atención.
Esta situación es ratificada por el doctor Carlos Vallejo, quien señala que es necesario poner cuidado a la hemovigilancia, ya que no hay claridad ni una regulación adecuada para que las EPS y ARS manejen de manera oportuna los donantes que tienen una infección, agravado por el hecho de no tener una verdadera red de bancos de sangre que permita tener acceso a una información en línea: ”Cuando se detecta una infección, se envían muestras al laboratorio de referencia del Estado y ellos informan al responsable de la seguridad social para que llamen a ese donante y lo traten; sin embargo, muchas veces no lo llaman y esos donantes no se enteran que están infectados, que son portadores y transmisores de una enfermedad; por esto es necesario que las EPS junto con los entes del Estado, busquen a esos pacientes para tratarlos de la patología que presentan”.
Cruz Roja: pionera de la donación hace 40 años
En nuestro país la Cruz Roja ha promocionado la donación de sangre voluntaria, altruista y repetitiva. Sus bancos aportan 23% de la sangre que se capta en el país. La doctora Beatriz Franco, directora del Banco de Sangre de la Cruz Roja en Antioquia, considera que actualmente es insuficiente el manejo de la sangre en el país: “Falta establecer directrices y lineamientos que permitan tener resultados eficientes y oportunos en el manejo de la sangre en captación y distribución”. Adicionalmente, señala como ante los altos costos de la tecnología en el campo transfusional, la solución serían bancos grandes de acuerdo con las necesidades de cada región, y establecer bancos distribuidores que tengan recursos suficientes para mantener abastecidos los centros de transfusión”.
El clamor de la medicina transfusional en el país es que hayan organismos encargados de crear una cultura ciudadana de la donación de sangre, que parte desde la escuela; para lograrlo, se requiere de una política nacional de donación, no dependiente de la voluntad de un gobierno de turno, sino que sea una política de Estado.
 
Otros artículos...
Sector salud analiza propuesta de Manual Tarifario del Ministerio
Pasivo prestacional de las ESE: espada de Damocles
Una cruzada que salva vidas - Campaña de mamografías como servicio social
Unidosis ECAR® - Una realidad en Colombia
Del derecho de la niñez a una familia - ¿Qué te hice yo para que me abandonaras?
Seguridad Social y Salud, protagonistas en la XI Ronda del TLC
País y Niñez - Desnutrición infantil en Colombia: continúa la emergencia silenciosa
Consideraciones para segundo debate del proyecto de ley 052 - Reforma a Ley 100/93 ¿sólo para equilibrar intereses del sistema?
Ires y venires del Conpes 90 - Recorte de transferencias a departamentos: cuestión de leyes
Lucha contra el VIH-sida: prioridad nacional
En el año 2004 - Se perdieron $4.3 billones por evasión de aportes a seguridad social
Congreso internacional de salud público - Globalización Estado y Salud
La donación de sangre en Colombia pide una política de Estado
Reformas neoliberales del sector salud en Latinoamérica
Urgente Saber de Urgencias
Libros de la Asociación Nacional de Trasplantados
Hospital Central del Magdalena sería cerrado / 10 años de Monhel
Hospital Santa Clara cumple 63 años de servicio
El drama de la maternidad en Colombia
El color hace la diferencia y el estrato la confirma
 

 



Arriba

[ Editorial | Debate | Opinión | Monitoreo | Generales | Columna Jurídica | Cultural | Breves ]

COPYRIGHT © 2001 Periódico El PULSO
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
. Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved