MEDELLÍN, COLOMBIA, SURAMERICA No. 248 MAYO DEL AÑO 2019 ISNN 0124-4388 elpulso@sanvicentefundacion.com

Con el PND 2018-2022 comienzan las preguntas

elpulso@sanvicentefundacion.com

Una vez aprobado el Plan Nacional de Desarrollo el trabajo tanto del gobierno nacional, como de los diferentes sectores productivos y sociales del país, se debe enfocar hacia la búsqueda de las mejores alternativas para que lo decidido, más allá de reconocer la existencia de diferentes miradas, produzca los mejores resultados para el país.

En ese orden de ideas, los más de 300 artículos contenidos en el PND generan una tarea monumental que si bien en algunas áreas puede estar bastante adelantada, en otro como la salud, son más las preguntas que se generan.

Sin que el orden de su exposición sea equivalente al de su importancia, estas son algunas de las que horas después de la aprobación en el Senado, comienzan a rondar.

A partir del año 2020 será la Adres la que asuma la financiación de las tecnologías no cubiertas por la UPC del régimen subsidiado, lo que le quitará una carga significativa a los departamentos, sin embargo debemos preguntarnos qué pasará con el trámite de lo adeudado hasta ahora. El mismo PND establece que se adelantará un proceso de auditoría para revisar qué se pagará de lo incurrido hasta el 31 de diciembre de 2019, y si bien ese es un procedimiento comprensible, el problema es estipularle tiempos razonables, puesto que los prestadores del país, que soportan una cartera superior según la ACHC los 10 billones de pesos, no es mucho el margen de maniobra con que cuenten, y el reconocimiento y pagos de esta deuda podría ser un alivio muy significativo.

Un poco en la misma línea se encuentran las expectativas por el pacto de punto final, el cual de por sí ya es un avance, pero, ¿cuándo se estudiarán y saldarán las deudas generadas por prestaciones incluidas en el Plan de Beneficios? Si bien la cartera puede ser desglosada de múltiples formas, sacar del problema el componente de lo si PBS es dejar el pacto de punto final en un acuerdo de saneamiento intermedio. Se agradece y reconoce el esfuerzo e interés del Ministerio de Salud y Protección Social por darle una solución a las finanzas del sector, pero hay que llamar también la atención sobre el riesgo, si las medidas son muy parciales, de que la cartera continúe aumentando en otros componentes.

El Ministerio ha resaltado la alternativa que se abre con el PND al establecer un modelo de reconocimiento financiero con base en incentivos por calidad, y eso en líneas generales es positivo para todos, pero también acarrea riesgos. La eficiencia debe estar unida a resultados en salud, y no en la contención de costos a expensas de los pacientes. En este punto en particular el país deberá estar muy atento a la reglamentación.

La figura de subsidios parciales ya ha sido explorada en el sistema con resultados poco alentadores. Ahora se vuelve a plantear con la propuesta de generar pagos parciales por parte de la población afiliada al subsidiado. Acá hay dos elementos. Quienes se encuentren en el subsidiado sin merecerlo, deben ser retirados sin ninguna duda ni cortapisas, pero se debe evaluar muy bien cuál será el impacto de cobrar un porcentaje, aunque este varíe solo entre el 1 y 15% a la población pobre, ya que si en algo le ha aportado el RS a la equidad es precisamente quitar de los hombros de millones de colombianos los costos de la salud y la búsqueda de recursos frescos para el sistema no debería darse afectando la canasta familiar de las personas de nivel económico más bajo.

Son muchas las acciones que se deberán adelantar entre todos para que este PND 2018-2022 cumpla los objetivos de lograr desarrollo para el país. Las discusiones seguirán abiertas y deberán ser bienvenidas con el fin de enriquecer lo que se ha dado en llamar un Pacto por la Equidad.


Dirección Comercial

Diana Cecilia Arbeláez Gómez

Tel: (4) 516 74 43

Tel: (4) 516 74 43

Cel: 3017547479

diana.arbelaez@sanvicentefundacion.com